Sur de la Florida

Advierten sobre invasión de lagartos sudamericanos en Florida

El comercio de animales exóticos ha traído de nuevo una amenaza potencial a las especies nativas de la Florida. Escamosos, grandes y voraces, los lagartos tegus ponen en peligro a las poblaciones de caimanes, cocodrilos, y tortugas por su hambre insaciable.

Los investigadores han documentado a los lagartos tegus en el acto de robar huevos de los nidos de caimanes y tortugas. En un caso, cámaras escondidas grabaron por video a dos tegus sacando huevos cada día hasta que el nido quedó vacío. Esta evidencia de su actividad dañina fue publicada como parte de un estudio nuevo hecho por un equipo de científicos de la Universidad de la Florida, el Servicio Geológico de Estados Unidos, y la Comisión para la Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de la Florida (FWC), publicado este mes.

Desde su primera observación documentada hace cinco años, los lagartos, que pueden llegar a medir 1.5 metros de largo, ahora están establecidos en los condados de Miami-Dade, Polk y Hillsborough. En el área de Miami hay casi 700 casos reportados de los tegus, según datos recolectados por la FWC.

“Nuestro objetivo principal es la contención, y si somos exitosos en la contención entonces podremos considerar si es posible la erradicación”, dijo el docor Frank Mazzotti, el principal autor del estudio y profesor de Ciencias en la Universidad de la Florida.

Otro especie invasiva que ha ganado atención nacional son los pitones birmanos, cuya población en los Everglades sigue creciendo y ahora parecen que serán parte permanente de la naturaleza, a pesar de los esfuerzos para erradicarlos. Pero Mazzotti dice que los tegus son una amenaza mayor al ecosistema que las serpientes invasivas.

“La mayoría de la gente que está mirando a las dos especies está mucho más preocupada por los tegus que por los pitones”, señaló.

A diferencia de los pitones, los tegus pueden sobrevivir en un clima más frío que el clima tropical de Miami, y por eso tienen la capacidad de extender su territorio a otras regiones del estado, como lo han hecho. Según Mazzotti, hay un caso documentado de un lagarto que sobrevivió a un invierno en Panama City, en la costa noroeste del estado.

“Tienen el potencial de tener un grave impacto ecológico basado en lo que comen y su tolerancia al frío”, dijo Mazzotti.

Además de los huevos, el alimento preferido de estos reptiles, los lagartos comen también cualquier tipo de mamífero pequeño, como indicó el estudio. Mazzotti dice que la presencia de los tegus añade aún más presión al hábitat de Florida, que ya está sufriendo bajo la proliferación de especies no autóctonas.

“La situación con las especies invasoras es tal que realmente no tenemos la opción de esperar y ver si las amenazas van a concretarse”, dijo Mazzotti. “Si esperamos quizá sea ya demasiado tarde.”

Los funcionarios del FWC han pedido a los residentes de la Florida que reporten cualquier avistamiento de tegus a la línea directa de especies exóticas al 1-888-483-4861 y, si es posible, sacar una foto.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios