Sur de la Florida

Policía no considera a padrastro como sospechoso

La Policía de Miami dijo el miércoles que no está considerando como un sospechoso al padrastro de Martha Guzmán, una niña de 11 años que el domingo fue hallada con un cuchillo clavado en la garganta en La Pequeña Habana.

Amaury Alvarenga, la madre de la víctima, había revelado el martes la existencia de un video en el que, según ella, se observa a su ex pareja, Miguel Angel Ruiz –de quien se separó en meses recientes– entrar el domingo al apartamento y salir un rato después.

La portavoz de la Policía, Kenia Reyes, confirmó que los detectives de homicidios revisaron un video de vigilancia de una vivienda cercana en el que aparece Ruiz, quien posteriormente fue interrogado.

“Hemos hablado con el hombre del video, que ha sido identificado como el padrastro y podemos decir que definitivamente él no es un sospechoso”, declaró Reyes.

La policía no ofreció detalles sobre el video de vigilancia.

Reyes dijo que el caso continúa bajo investigación y que no se ha realizado ningún arresto. Tampoco se ha determinado la causa de la trágica muerte.

El martes Alvarenga contó a el Nuevo Herald que había salido a hacer un mandado el domingo, y cuando regresó a su modesto apartamento hacia las 2 de la tarde, encontró a su hija ensangrentada, tirada en el piso boca abajo, con un cuchillo enterrado en la garganta y las venas de los antebrazos cortadas.

De acuerdo con Alvarenga, Martha tenía un golpe en los labios.

La niña fue declarada muerta el mismo domingo en el Centro de Traumatología Ryder del Hospital Jackson Memorial.

Alvarenga tiene un hijo de un año con Ruiz, con quien compartía el apartamento sobre la cuadra 800 de la calle 4 del NW, y de quien se había separado hace un par de meses.

La mujer aseguró que desde su la separación, su ex marido la asediaba.

Alvarenga tiene tres hijas mayores de una relación previa.

El martes Alvarenga y el padre de Martha, Jorge Guzmán, hicieron fuertes declaraciones en contra de Ruiz. El Nuevo Herald no ha podido contactarlo.

Los padres también confirmaron la versión de los amigos de Martha, quienes contaron que ella se cortaba los brazos y las piernas algunas veces. Los padres dijeron que habían buscado ayuda para corregir el problema.

Sin embargo, Alvarenga y Guzmán niegan la posibilidad de que la niña se haya quitado la vida.

“Ella fue a terapia para eso [las cortadas] y dijo que no lo volvería a hacer”, dijo Jorge Guzmán, quien viajó desde Jacksonville a Miami tras enterarse de la tragedia.

Una vocera del Departamento de Niños y Familia de la Florida (DCF) dijo que la agencia inició una investigación sobre las circunstancias de la muerte de Martha inmediatamente después de que el incidente fue reportado.

La familia tiene un historial previo con DCF por un caso del 2004, cuando Martha tenía un año, que nombra a la madre y la niña como participantes. De acuerdo con un reporte del incidente obtenido por el Miami Herald tras un pedido de récords públicos, la investigación de hace una década involucró al padre biológico y a un medio hermano o hermana.

El documento no ofrece mayores detalles.

La familia planea trasladar el cuerpo de Martha a Honduras, el país origen de sus padres.

La reportera del Miami Herald Carol Marbin Miller contribuyó con este informe.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios