Sur de la Florida

#SOSVenezuela vínculo entre dos comunidades y el mundo

La ciudad de Miami celebró este domingo el Día de las Redes Sociales, o Social Media Day, en el centro Adrienne Arsht del downtown.

Mashable, la red digital masiva de noticias que hace cinco años originó la idea de celebrar anualmente el Día de las Redes Sociales, colocó a Miami como la ciudad número uno para celebrar este día, que puede hacerse a través de fiestas, reuniones, o en el caso de Miami, una conferencia educativa.

Aproximadamente 900 personas se inscribieron para la conferencia este año, en la cual un grupo de profesionales locales, con el apoyo de más de una docena de patrocinadores, organizaron 23 presentaciones informativas lideradas por más de 25 oradores expertos en comunicaciones y redes sociales, todos provenientes del sur la Florida.

Adriana Serna, especialista en redes sociales y mercadeo hispano, era uno de ellos, y traía consigo un mensaje que resuena con la gran comunidad hispana del sur de la Florida: el poder de las redes para provocar cambios sociales, particularmente en el caso de Venezuela.

“Quiero ponerle nueva relevancia al tema de lo que está ocurriendo en Venezuela”, dijo Serna al Nuevo Herald. “Cuando existe una situación en la que un pueblo está reprimido y los medios de comunicación ya están limitados y controlados, los medios sociales, sobretodo para la juventud, impulsan todo. Se hacen clave”.

La presentación de Serna se enfocó en #SOSVenezuela, un hashtag utilizado en redes sociales para transmitir un mensaje de solidaridad con la realidad actual de Venezuela. El hashtag cobró popularidad a partir de febrero de este año, cuando los estudiantes venezolanos iniciaron una serie de protestas masivas en contra de la elevada inflación, la escasez de suministros básicos y la creciente inseguridad. En cuestión días, las protestas fueron reprimidas con violencia por parte del estado venezolano, incurriendo las fuerzas de seguridad en reiteradas violaciones de los derechos humanos y dejando un saldo de 43 muertos.

Durante su presentación frente a un grupo compuesto en parte de venezolanos, Serna aseguró que Twitter, Facebook y hasta Instagram, que ha sido un medio esencial para divulgar fotografías, son medios sociales ideales para movilizar este tipo de protestas, dar una voz a aquellos que desean mostrar insatisfacción, y sobre todo, recaudar apoyo internacional.

La campaña SOS, la cual se convirtió en el principal vehículo para crear conciencia global y levantar la voz de ayuda, obtuvo una gran popularidad entre las comunidades venezolanas que residen en el exterior. Cuando el hashtag #SOSVenezuela comenzó a rodar masivamente por las redes sociales, estas comunidades se consolidaron en más de 250 ciudades alrededor del mundo, tanto en las principales como en las más remotas, para formar una representación humana de las letras S.O.S. cuyas fotografías aéreas dieron la vuelta al mundo.

Entre estas ciudades se encontraba Miami, donde se concentra un gran número de inmigrantes venezolanos que participan activamente en la campaña, a veces hasta llevando el hashtag #SOSVenezuela pintado en las ventanas de sus automóviles.

“Adriana y su tópico definitivamente representan un interés grande en Miami”, aseguró Natascha Otero-Santiago, líder comunitaria de la conferencia y directora de la firma de relaciones públicas Nos Communications.

Aunque el pueblo venezolano lleva más de cuatro meses en protestas, el movimiento sigue dejando su huella en el mundo virtual, especialmente en Twitter.

De acuerdo a la página Hashtracking.com, que colecciona estadísticas de uso de hashtags en Twitter, en los últimos treinta días hubo 120,861 tweets que utilizaron el hashtag #SOSVenezuela.

De la misma manera, en el último mes se registraron 8,437 tweets que utilizan el otro popular hashtag #prayforvenezuela, y 32,250 tweets con el hashtag del lema de las protestas opositoras venezolanas, “El que se cansa, pierde” (#elquesecansapierde).

A estas estadísticas debe sumarse también el uso de los mismos hashtags en Facebook e Instagram.

En el caso de Venezuela, las redes sociales, dijo Serna, cumplen un rol aun más importante en cuanto a mantener a los venezolanos informados de sucesos diarios, tanto dentro como fuera del país, ya que muchos de los medios de comunicación tradicionales han sido víctimas de censura.

“Yo sé lo que está pasando porque sigo las redes sociales. Sé cuando mi familia va a protestar. Si veo que algo pasó, algo de importancia, lo distribuyo, y así lo hacemos todos los demás. Es una manera de permanecer informados”, dijo Serna.

Serna también habló del concepto del ‘clicktivismo’, “la idea de sentir que estás ayudando al venezolano con un click”. El movimiento venezolano capturó la atención del gobierno estadounidense hace poco más de un mes cuando se aprobó una resolución en la Cámara de Representantes para aplicar sanciones a los responsables de cometer violaciones de derechos humanos durante las protestas.

La campaña también atrajo la atención de celebridades como el actor Kevin Spacey, quien escribió una reseña en apoyo a Venezuela que se distribuyó por la red masivamente y llegó a importantes medios de comunicación a nivel internacional.

“Probablemente esto no hubiese pasado si no hubiese sido por la fuerza del movimiento que se formó con el hashtag. Tuvo un impacto tremendo”, comentó Serna.

Las redes sociales tienen “un inmenso poder” para fomentar una conexión emocional entre los que permanecen en el país y “los que estamos afuera”, dijo Serna, tanto para los venezolanos como para otros inmigrantes.

“Uno como inmigrante hispano comparte esta situación con muchos otros aquí en la Florida”, dijo Serna. “El cubano que vive en Miami está apoyando a la comunidad venezolana en esta lucha porque lo sienten, porque vivieron y siguen viviendo lo mismo. Entonces no solo se mantiene una conexión con tu país, si no también encuentras la manera de identificarte con otras personas que sufren la misma situación”.

Serna culminó su presentación con una pregunta abierta.

“Los medios sociales lo que hacen es activar la conciencia humana hacia alguna situación. Son realmente un inicio, son lo que impulsa el movimiento y lo trae a la luz, pero cómo podemos llegar al punto de generar un verdadero cambio social tangible?”

Según Serna, la respuesta es todavía una incógnita que ciertamente será el enfoque de estudio para futuros movimientos sociales que cojan impulso en el mundo virtual. Sin embargo, en el caso de Venezuela, es un esfuerzo que debe continuar creciendo dentro y fuera del país.

“Nuestro país está en una lucha ahorita, y participar por medio de un hashtag, o pidiendo cartas a congresistas de este país, ayudará a efectuar un cambio allá”, dijo Serna. “Eso nos une como comunidad acá, y aunque seas solo una persona, el esfuerzo colectivo puede cambiarlo todo”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios