Sur de la Florida

Acusan a venezolano de traficar con corales exóticos

Un traficante de animales marinos exóticos fue acusado el lunes en una corte federal de Miami por la exportación y venta ilegal de especies raras de corales, informaron las autoridades.

El acusado es Oscar H. Córdova Cobián, de 42 años y originario de Caracas, Venezuela, quien opera un negocio para el comercio de animales marinos, incluyendo peces y corales ornamentales, para clientes en Venezuela, de acuerdo con un comunicado conjunto de Wifredo Ferrer, fiscal federal para el distrito sur de la Florida, y David Pharo, agente de la Comisión de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos.

De acuerdo con las autoridades, Córdova Cobián intentó en mayo pasado enviar los corales para su comercialización en Caracas en piezas de equipaje facturadas en el Aeropuerto Internacional de Miami. Al hacer una inspección, los agentes encontraron 136 especímenes marinos, que incluyendo especies de corales y almejas protegidas.

El hombre es acusado de violar la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, un componente del Acta de Especies en Peligro de Extinción que representa un tratado internacional que protege a las especies de la explotación excesiva. Aunque existen permisos que se pueden obtener para vender ciertas especies, Córdova Cobián no tenía ningún permiso, según el comunicado.

Si es condenado, enfrenta una sentencia de hasta cinco años de cárcel y una multa criminal de hasta $250,000.

Según Thomas Watts-FitzGerald, el fiscal que está procesando este caso, la recolección ilegal es un problema grave en el sur de Florida por la cantidad de peces y corales ornamentales en el área.

“Si hay algo en el agua que se puede usar para decorar, seguramente hay alguien que está en el agua tratando de recolectarlo”, dijo Watts-FitzGerald.

La detención de Córdova Cobián se dio como parte de la Operación Rock Bottom, un esfuerzo conjunto de múltiples agencias para identificar y llevar al juicio a gente que recolecta ilegalmente recursos marinos en los Cayos de la Florida. La Operación Rock Bottom ha llevado a juicio casi diez casos que involucraron más que 20 personas en el tráfico ilegal de especies marinas. Durante el año pasado, Watts-Fitzgerald ha llevado tres casos de trafico ilegal en los cayos y sostiene que el método de recolección es tan dañino como la pérdida de la biodiversidad.

“Algunas de las prácticas que usan para recolectar están destruyendo los arrecifes y la vida silvestre”, afirmó Watts-FitzGerald.

Córdova Cobián, según FitzGerald, no está acusado de recolección ilegal sino del comercio con especies marinas sin permiso.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios