Sur de la Florida

Ni la lluvia empapó el entusiasmo por la Copa Guinness

El feroz aguacero que cayó sobre el sur de la Florida el lunes no impidió que los aficionados desafiaran la caída de agua y sacaran el máximo provecho posible a todo lo que ofrecía la final de la Copa Guinness en el Sun Life Stadium entre los más exitosos clubes ingleses, Liverpool y Manchester United.

A las 4 p.m., cuando estaba anunciado el inicio del fan fest y cuando la lluvia se había desatado con toda intensidad, los aficionados ya estaban rondando en las afueras del estadio, algunos protegidos con impermeables, otros refugiándose en los bares bajo la tribuna, donde tomaban cerveza y bebidas gaseosas a la espera de que escampara, y muchos sencillamente mojándose de buena gana.

Predominaban los aficionados con las camisetas rojas del Manchester United y del Liverpool, y en especial las de los jugadores latinos del ManU, el mexicano Javier “Chicharito” Hernández y el ecuatoriano Antonio Valencia. Pero también habían hinchas con camisetas de diversos equipos: Real Madrid, Barcelona, Nacional de Medellín, Boca, Universitario de Lima; y las selecciones de España, Argentina, Alemania, Colombia, Ecuador, Inglaterra y Estados Unidos, entre otras.

La Copa Guinness se disputa por segundo año consecutivo en Estados Unidos. Se trata de un torneo en el que participan ocho de los mejores clubes del mundo, que son divididos en dos grupos de cuatro equipos cada uno que juegan en diversas ciudades del país. Los vencedores de cada grupo disputan la final en Miami.

Las emociones dejadas por el Mundial de Brasil 2014 siguen latiendo en Estados Unidos y más de 700,000 aficionados asistieron a los 12 partidos de la II Copa Guinness, incluyendo los 109,318 espectadores que abarrotaron el estadio de la Universidad de Michigan, el sábado último, para ver el triunfo 3-1 de ManU sobre Real Madrid y establecer la mayor asistencia jamás alcanzada para un partido de fútbol en Estados Unidos.

En Miami se replicó ese entusiasmo por el fútbol que se ha esparcido a nivel nacional.

“Venimos a ver a Chicharito”, explicó Gil González, mexicano de profesión cocinero, quien llegó a Miami dos días atrás desde Bradenton para estar presente en la final. “Vi el gol que le hizo Chicharito a Real Madrid y me entusiasmé”.

González viajó acompañado de Janet Anaya, ama de casa, y Jair Moreno, jardinero.

“No pudimos ir al Mundial de Brasil 2014 porque estaba muy caro”, comentó Anaya. “Pero si pudimos viajar a Miami, que está más cerca de Bradenton”.

Mientras la lluvia continuaba cayendo, los aficionados seguían desafiándola y recorriendo los kioskos donde se ofrecía entretenimiento y premios.

Había una sala de juegos de video de fútbol; también habían varios puntos donde un artista pintaba la cara de los aficionados con los colores de su equipo favorito. ESPN, Chevrolet y los Strikers de Fort Lauderdale los tenían instalados sus porterías y los aficionados tenían que dar en el blanco pateando una pelota para ganarse una camiseta o acceder a un sorteo para un implemento deportivo, que podía ser un balón, una gorra o una bufanda.

“Trajimos 12 porristas para animar a los aficionados a que participaran en nuestros sorteos”, comentó Omar García, de los Strikers. “Pese a la lluvia, la gente no se intimidó y vienen a divertirse pateando el esférico y a ganarse un premio”.

El hondureño Félix “Chino” Miraldo lucía la camiseta argentina con el número 10 del astro Lionel Messi y llegó para la final de la Copa desde Nueva Orleans, donde reside.

“La llevo porque es el mejor jugador del mundo”, afirmó el Chino, quien dijo haber jugado a nivel profesional por el equipo Vida de Honduras. “Viajé a Miami porque no hay muchas ocasiones de ver en persona a dos equipos de tanto linaje como ManU y Liverpool”.

En efecto, el choque ManU contra Liverpool es una de las más grandes rivalidades en Inglaterra y entre ambos suman 38 títulos en la Liga Inglesa. Valía la pena mojarse un poco para tener la oportunidad de ser testigo de un gran clásico del balompié internacional.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios