Sur de la Florida

Rick Scott regresa de Washington con las manos vacías

“Tuvimos una buena conversación… pero no tenemos una resolución”, dijo Scott tras hablar el miércoles durante cerca de una hora con la secretaria de Salud y Servicios Humanos (HHS) Sylvia Burwell sobre renovar un programa de financiamiento de hospitales por $2,200 millones.
“Tuvimos una buena conversación… pero no tenemos una resolución”, dijo Scott tras hablar el miércoles durante cerca de una hora con la secretaria de Salud y Servicios Humanos (HHS) Sylvia Burwell sobre renovar un programa de financiamiento de hospitales por $2,200 millones. Florida Governor’s Office

La reunión de Rick Scott el miércoles con la principal funcionaria de salud de la administración de Obama no consiguió resolver el estancamiento en la discordia sobre los fondos, llevándolo a decir que prepararía un presupuesto emergente de “base” para mantener al gobierno estatal operando después del 30 de junio.

“Tuvimos una buena conversación… pero no tenemos una resolución”, dijo Scott tras hablar durante cerca de una hora con la secretaria de Salud y Servicios Humanos (HHS) Sylvia Burwell sobre renovar un programa de financiamiento de hospitales por $2,200 millones.

HHS ha dicho a la Florida que el Fondo para Bajos Ingresos (Low Income Pool, LIP), está siendo eliminado gradualmente, y que el gobierno quiere que el estado expanda Medicaid para cubrir a 800,000 residentes adicionales sin seguro médico.

La agencia dijo el miércoles que la propuesta alternativa de Scott “se queda corta”.

El plan del gobernador republicano llama a distribuir los fondos para hospitales de un modo más amplio que a unos pocos hospitales selectos. No obstante, favorecería de todos modos a aquellos hospitales que usen fondos locales para atraer fondos paralelos del gobierno federal.

El mismo no llama a que la Florida acepte fondos federales de expansión de Medicare, como había propuesto el Senado de la Florida. “Eso no va a pasar”, dijo Scott a la prensa antes de su viaje a Washington.

Funcionarios federales de salud dijeron que “habían escuchado la solicitud del gobernador de una respuesta a tiempo para permitir que el estado cumpla con su fecha límite para el presupuesto”, pero agregaron que querían esperar a que terminara el periodo de comentarios públicos en la Florida el 22 de mayo para dar una decisión final sobre el plan.

Al preguntársele por qué esperó hasta el 20 de abril para presentar un plan, Scott sugirió que la culpa era de HHS. Pero HHS informó al estado en julio del 2014 que LIP no se extendería en su forma actual más allá de junio del 2015.

La líder demócrata del Senado estatal Arthenia Joyner, senadora de Tampa, acusó a Scott de “reescribir la historia”.

“Las familias de bajos ingresos de nuestro estado no han estado esperando por el gobierno federal, gobernador Scott, han estado esperando por usted”, agregó ella en un comunicado.

El debate dominó la temporada de sesiones legislativas y contribuyó a una abrupta suspensión de las mismas la semana pasada y a que no haya un presupuesto estatal listo para el año fiscal que comienza el 1 de julio.

El Senado está favor de la expansión de Medicaid pero la Cámara de Representantes, más conservadora, lo ha rechazado porque la expansión está ligada a Obamacare.

Los legisladores acordaron el miércoles celebrar una temporada especial de sesiones del 1 al 20 de junio.

“Ahora estamos apurados”, dijo Scott, rodeado de periodistas en una esquina cerca del centro de salud federal. “Si no tenemos una respuesta, nuestra única solución es un presupuesto de base. En eso es en lo que estoy trabajando ahora, para asegurar que el gobierno se mantenga trabajando”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios