Sur de la Florida

Aprueban gigantesca torre en el downtown de Miami

Los electores de Miami-Dade le dieron la luz verde a la construcción del rascacielos Skyrise Miami, una torre de 1,000 pies de altura, pero el alcalde de Miami Tomás Regalado se opone a que sea financiado con fondos públicos.
Los electores de Miami-Dade le dieron la luz verde a la construcción del rascacielos Skyrise Miami, una torre de 1,000 pies de altura, pero el alcalde de Miami Tomás Regalado se opone a que sea financiado con fondos públicos.

Se acercan cambios en el horizonte de Miami.

Los electores de la municipalidad aprobaron en las urnas el martes tres enmiendas importantes relacionadas con el uso de los terrenos públicos litorales.

Con todos los votos reportados, un 68 por ciento de los electores dio luz verde a la construcción de Skyrise Miami, una torre de 1,000 pies de altura con forma de un gancho de pelo que se edificará detrás del centro comercial Bayside, frente a la bahía. 22,447 personas votaron por la propuesta.

El proyecto incluye un pago por adelantado de $10 millones a la Ciudad. Los promotores de Skyrise aseguran que la torre de observación, centro comercial y parque de diversiones se convertirá en un símbolo global de Miami.

Jeff Berkowitz, el urbanizador de la torre, incluso ha comparado el proyecto con la Torre Eiffel de Paris.

“Con este proyecto el pueblo es el que gana, sin poner un centavo”, dijo el alcalde de Miami Tomas Regalado el martes por la noche.

En las semanas previas a las elecciones Regalado emprendió una campaña de apoyo a la aprobación de las enmiendas y el proyecto de Skyrise.

“Ahora nuestra misión es hacer que lo que se haga se haga rápido y sea beneficioso para downtown, Miami y todo el sur de Florida”, dijo el alcalde.

Como parte de esa misma propuesta, los votantes también aprobaron extender a 99 años el arrendamiento del espacio público donde está el centro comercial Bayside Marketplace; incrementar el número de espacios en el garaje público; y cambios al acuerdo de la participación de los miembros de grupos de minorías en los negocios del área. El trato también incrementaría el precio de la renta que los negocios de Bayside pagan a la Ciudad de Miami.

Los electores también aprobaron dos enmiendas a la carta constitucional de la Ciudad.

Una permitiría incluir en el reglamento la aprobación bajo referendo de toda extensión de las licencias de construcción para proyectos en terrenos públicos que no se hayan ejecutado en cuatro años.

El comisionado Frank Carollo, quien propuso la enmienda, dijo que busca proteger a la Ciudad de pérdidas económicas.

“Por la gran aprobación de los votantes es obviamente algo que se necesitaba y será para el beneficio de la ciudad de Miami”, dijo Carollo.

La aprobación fue de 78 por ciento, con 21,717 votos registrados.

Carollo propuso la enmienda tras una controversia por un proyecto de desarrollo urbano en Watson Island, una valiosa área litoral de Miami, que fue aprobado en el 2011 y que aún no se ha empezado a construir.

Los urbanizadores de ese proyecto dijeron recientemente que por fin habían empezado la construcción, pero como los términos del acuerdo con la ciudad no cambian, los urbanizadores pagaran renta anual basada en el valor de la propiedad según cifras del 2001. Ahora también se podrá renegociar la cantidad de dinero que el urbanizador debe pagar a la ciudad, basada en los cambios del mercado.

En Miami, las construcciones en las tierras litorales públicas deben ser aprobadas en las urnas.

“Los votantes fueron quienes dieron la aprobación en primer lugar y ellos son los que deben decidir el futuro de nuestras tierras públicas”, dijo Carollo.

Un 57 por ciento de 21,833 votantes también aprobó una enmienda que permitiría que la Ciudad arriende tierras del fondo de la bahía a entidades que posean tierras firmes colindantes.

María Rivero, una cubanoamericana republicana que votó en el recinto del Miami-Dade County Auditorium, dijo que había votado a favor de las tres enmiendas de la Ciudad de Miami.

Por su parte, Senovio González, también de origen cubano y que se identificó como demócrata, dijo que había votado sí por la enmienda sobre el Bayside.

“Voté porque hagan el edificio”, dijo González, entrevistado después de sufragar en ese mismo recinto.

El reportero Alfonso Chardy contribuyó con esta información.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios