Sur de la Florida

Veterano policía roba medicamentos de un muerto y luego miente

Eduardo Mesa, agente de la policía de Broward (BSO), se enfrenta a varias acusaciones graves —entre ellas robo en gran cuantía y tráfico armado de hidrocodona— luego que según dijeron detectives que investigan el caso, robó medicamentos pertenecientes a un hombre muerto y luego mintió sobre ello.

Scott Israel, jefe del BSO, dijo que con su comportamiento el veterano patrullero se deshonró a sí mismo y a la agencia.

“El agente Mesa manchó su placa, y este es un mal día para un jefe de policía y para cualquier miembro de un departamento de policía”, dijo Israel.

En enero, de acuerdo con Israel, despachadores del BSO enviaron a Mesa a investigar un accidente ocurrido en la línea férrea cerca de Atlantic Boulevard en Pompano Beach. Un hombre, identificado en el informe del arresto como William Martin, murió tras ser atropellado por un tren. Israel dijo que debido a la actitud de Mesa, se empezó a sospechar de él.

“Nos percatamos que el reporte del agente Mesa no había sido entregado, algo que es inaceptable”, dijo Israel.

Más tarde, dijo Israel, los investigadores detectaron que evidencias tomadas del lugar de los hechos — específicamente píldoras de hidrocodona— nunca se entregaron como evidencias. Meses después, los detectives registraron el auto patrullero de Mesa y hallaron “las mismas píldoras de hidrocodona que habían sido robadas del lugar de los hechos”, según el informe del arresto.

El BSO dijo que el frasco que se halló en el automóvil tenía el nombre de Martin.

De acuerdo con el informe del arresto, “el hecho de que el agente Mesa omitiera intencionalmente la hidrocodona y no otros medicamentos que sí entregó al laboratorio demuestra que cometió a conciencia un delito”.

Los investigadores dijeron que encontraron otras píldoras en el auto de Mesa escondidas en un frasco de vitaminas. De igual modo, dijeron que después que Martin murió, Mesa dijo que había arrojado las pertenencias del hombre a un contenedor de basura.

Sobre el cargo adicional de tráfico armado de sustancias ilícitas, Israel observó que la cantidad de medicamentos que Mesa tenía en el auto traspasa los límites, ya que estaba armado cuando se apropió de las píldoras.

“Cuando alguien comete un delito y lleva consigo un arma de fuego, está cometiendo otro”, dijo Israel. “Como hemos dicho muchas veces, no estamos por encima de la ley. Somos como cualquier otra persona”.

Israel dijo que en la actualidad los detectives están analizando otros casos en los que trabajó Mesa para ver si éste fue o no un caso aislado. Israel señaló que el “99.9%” de los 4,200 agentes que tiene el BSO respetan todos los días las leyes.

Mesa deberá comparecer ante un juez el jueves por la mañana.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios