Sur de la Florida

Discutirán uso de cámaras portátiles para la policía en Miami Beach

El oficial Michael Catalano del Departamento de Policía de Daytona Beach muestra una de las cámaras que han comenzado a usar los agentes.
El oficial Michael Catalano del Departamento de Policía de Daytona Beach muestra una de las cámaras que han comenzado a usar los agentes.

Sonríe, Miami Beach. Los policías y los agentes de cumplimiento de códigos y de estacionamiento podrían pronto filmar sus encuentros contigo.

La Ciudad discutirá el miércoles si dedicar o no un presupuesto de alrededor de $3 millones por los próximos cinco años para equipar a los agentes de la policía, cumplimiento de códigos, estacionamiento, inspectores de construcción e inspectores de incendios con cámaras portátiles — algunas lo bastante pequeñas para sujetarlas de las gafas — para grabar sus interacciones con el público.

El plan tiene lugar después de la muerte a tiros por parte de la policía de un residente afroamericano de Ferguson, Missouri. A nivel local, el alcalde de Miami-Dade Carlos Giménez ha propuesto gastar $1 millón para 500 cámaras el año próximo, a pesar de las objeciones del sindicato policial.

Varias otras ciudades estadounidenses, entre ellas Daytona Beach, ya han equipado a algunos de sus policías con las cámaras. Pero Miami Beach podría ser la primera en extender el uso de las cámaras a los agentes de estacionamiento y código, así como a los inspectores de construcción e incendios, una decisión que ha molestado a los sindicatos y extendido el debate acerca de las cámaras, enfrentando la transparencia del gobierno con la privacidad de agentes y ciudadanos.

El administrador de la Ciudad Jimmy Morales dijo que Miami Beach ha estado considerando comprar las cámaras durante alrededor de un año, y agregó que los sucesos de Ferguson aceleraron el asunto. Morales está presionando para que el programa sea incluido en el presupuesto del próximo año fiscal.

Morales dijo que los sucesos de Ferguson ilustraron con más énfasis la necesidad de la Ciudad de presupuestar el programa en el próximo año fiscal.

“Eso realmente reforzó la necesidad de tenerlo”, dijo, y agregó que él considera que existe suficiente apoyo de la comisión con respecto al proyecto.

Según el plan, la policía de Miami Beach recibiría entre 50 y 60 pequeñas cámaras que se pueden sujetar a las gafas y las gorras en el primer año fiscal, que comienza el 1 de octubre. El resto del departamento recibiría las suyas para finales del 2015. Ciertas unidades no tendrían que usarlas, entre ellas asuntos internos y los policías encubiertos.

Los otros cuatro departamentos recibirían cinco cámaras cada uno. Estas serían la versión rectangular que se sujeta del bolsillo del pecho.

Taser, la compañía que fabrica las muy usadas y altamente controvertidas pistolas paralizantes, también fabrica las cámaras. Los equipos grabarán constantemente, y sólo guardarán contenido cuando el usuario las active. El usuario entonces subiría el contenido a un website de Taser, evidence.com.

Las cámaras traen consigo una infraestructura grande y menos discutida en lo que se refiere a mantener los registros. La creación, almacenamiento y producción de horas de evidencia de video que podría usarse ante los tribunales será probablemente con el tiempo un gasto creciente para los gobiernos.

El sistema de almacenamiento, basado en la nube, es una bendición para los municipios, que de otro modo pasarían trabajo para pagar el gasto de almacenamiento. Pero el jefe de policía de Miami Beach Dan Oates, quien tiene experiencia con las cámaras de cuando trabajaba en Aurora, Colorado, señaló que los contribuyentes tienen que saber que su inversión es a largo plazo y podría hacerse más costosa.

“Los costos de almacenamiento son potencialmente muy caros para el gobierno”, dijo.

La Comisión de la Ciudad considerará la aprobación inicial del presupuesto, incluyendo las cámaras, el miércoles.

Lo mismo que el sindicato policial de Miami-Dade, los sindicatos de los empleados de Miami Beach están erizados frente a la propuesta, de la cual afirman que se trata de un abuso de poder y una distracción.

Richard McKinnon, presidente local del sindicato de Trabajadores de Comunicación de Estados Unidos (Communication Workers of America), representa a empleados no juramentados que trabajarían con las cámaras. El dijo que el programa era una invasión de la privacidad tanto del empleado como de los ciudadanos.

“En base a la limitada información que se nos ha brindado, la Oficinal Local 3178 de Trabajadores de Comunicación de Estados Unidos cree firmemente que armar a agentes de estacionamiento, de cumplimiento de códigos, inspectores de construcción, especialistas de seguridad pública y/o cualquier otro empleado de la Ciudad en trabajos similares que no requieran portar armas mortales viola la privacidad de nuestros residentes y empleados sin una justificación adecuada”, dijo. “¿Qué es esto? ¿La novela 1984 de George Orwell?”

El presidente de la Orden Fraternal de la Policía Alex Bello se hizo eco de McKinnon, y agregó que obligar a los agentes a usar cámaras crearía una distracción peligrosa en situaciones en que sus vidas peligren.

“La duda es que se preocupen tanto por apretar un botón y se aseguren de no tener problemas con el departamento que pongan sus vidas en peligro”, dijo. “Creo que esa es una distracción que los agentes no necesitan”.

Sigue a @joeflech on Twitter.

  Comentarios