Sur de la Florida

Viajar por ESTA es práctico, pero exige condiciones precisas

Saludos a usted y a su esposa, soy lector asiduo de su columna semanal, recorto, archivo y registro sus escritos, en particular los referentes a los cubanos, los cuales me sirven para ayudar y orientar a mis compatriotas. Disculpe usted y me dirá si violo algún derecho de autor.

Los cerca de 200,000 cubanos que, como nietos de españoles, han obtenida la ciudadanía de ese país porque así tienen la oportunidad y el privilegio de la visa waiver que les permite ver realizado el sueño de millones en el mundo: visitar Estados Unidos de América por 90 días mediante ESTA [Sistema Electrónico de Autorización de Viajes].

Pero usted sabe que... ¡el hombre propone y Dios dispone! En este caso, quien lo hace es Inmigración, que en los últimos tiempos está negando la autorización del ESTA sin dar explicaciones. (No hablo de causas invalidantes.)

En el caso de los cubanos hay un agravante. Como tienen que viajar por un tercer país (nadie se explica por qué Cuba obliga a esto), al ser rechazados en Nassau ó en Islas Caimán, se ven varados en un lugar extraño, sin dinero para alojarse ni alimentarse, con la pérdida del pasaje, lo que para un cubano representa en valor de más de 3 años de trabajo y teniendo que solicitar una entrevista consular que cuesta casi $200 dólares.

La seguridad de las fronteras de Estados Unidos es una tarea de primer orden y los funcionarios encargados de ella la cumplen con celo y profesionalidad, pero yo pregunto; ¿Sería mucho pedirles, ó existe alguna forma de solicitarles, que la no autorización pudiera realizarse en La Habana y antes de pagar el boleto? Recientemente un familiar mío pasó por esta experiencia y todos estamos muy tristes por ello. Si algo pudiera hacer usted, muchos se lo agradecerán.

Rolando Cáceres, jubilado de 68 años de edad, residente legal con 4 años en Estados Unidos, Cutler Bay, Florida

Lamento considerablemente el contratiempo y la desilusión sufridos por su familiar, estimado don Rolando, y explicarle por qué se hizo pedazos el cristal del florero que se le cayó al suelo no repara la contrariedad de la pérdida del precioso objeto. Así y todo, para ilustración suya y de sus paisanos expuestos por desconocimiento a tragedias similares, intentaré ofrecerle una explicación sucinta de las condiciones estrictas que el pasajero confronta al viajar al amparo del Programa de Viaje Sin Visa (visa waiver program) mediante registro en el sistema ESTA.

Los viajeros de dicho programa que en alguna de sus anteriores visitas sobrepasan los 90 días de su permiso, violan las condiciones de su admisión, y cuando intentan regresar a nuestro país, el computador le informa al oficial de admisión acerca de la violación e ipso facto se le cancela al viajero su solicitud de admisión y su privilegio de continuar viajando bajo el programa ESTA. El esfuerzo de obtener una visa de turismo, una vez cancelado el programo ESTA, es de dudoso resultado a menos que pueda probarle al consulado que la violación ocurrió por razones ajenas a su control. El solicitante debe ser absolutamente sincero, ya que si el cónsul detecta una mentira pudiera acarrearle su inelegibilidad de por vida (!) para reingresar a este país.

El Embargo, El Embargo, y El Embargo... es el causante de la ausencia de viajes directos entre los dos países y los pocos vuelos son para propósitos específicos y con tarifas inalcanzables. Los cubanos que vienen desde Cuba a Estados Unidos a través de un tercer país deben tener en cuenta que dicho país no está sujeto a las condiciones de viaje que el gobierno estadounidense exige.

Cuando el viajero intenta embarcarse hacia Estados Unidos desde Nassau, allí es donde surge el problema. Esta columna ha recibido la queja de otras personas que comparten el mismo problema que aquejó a su familiar, y casi todas ellas coinciden en que en un viaje anterior habían sobrepasado involuntariamente el tiempo autorizado de 90 día, debido a que la aerolínea vendió pasajes para un vuelo que no tenía cupo, causándole al visitante un retraso que excedía los 90 días de permiso. Siento mucho no poder ayudarlo.

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

  Comentarios