Sur de la Florida

Chofer de Metrobús acusa al condado de injusticia por haberlo despedido

David Cruz, chofer de Metrobus, acusa a una supervisora del MDT de despedirlo luego que él se rehusó a poner una bicicleta en el portabicicletas del autobus.
David Cruz, chofer de Metrobus, acusa a una supervisora del MDT de despedirlo luego que él se rehusó a poner una bicicleta en el portabicicletas del autobus. El Nuevo Herald

Un chofer de autobús despedido por el Departamento de Transporte Público de Miami-Dade (MDT) está en espera de una audiencia de arbitraje para ver si puede recuperar su empleo.

David Cruz, de 46 años, dice que fue despedido recientemente después de una serie de incidentes que comenzaron cuando un pasajero, aparentemente conocido entre algunos funcionarios del departamento de transporte, se quejara de que Cruz se opuso a la forma en que él puso su bicicleta en un portabicicletas del autobús.

“Tenía buenas conexiones en el departamento y su queja puso en marcha una serie de acontecimientos que finalmente llevó a mi despido”, dijo Cruz.

El caso ayuda a entender el funcionamiento interno de MDT, la agencia condal que opera los servicios de Metrobus, Metrorail y Metromover. Cruz dice que su caso también muestra cómo algunos administradores de MDT a veces se vuelven vengativos contra empleados que caen en desgracia. Algunos, como Cruz, luego llevan su caso a los medios de comunicación o demandan a MDT en represalia.

Recientemente, los comisionados del condado acordaron pagar $9.9 millones a Marjan Mazza, una empleada despedida de MDT, y a la Administración Federal de Transporte Público (FTA) para resolver la demanda que Mazza presentó después de que fue despedida en el 2010.

El acuerdo cerró un capítulo de uno de los peores escándalos en MDT, que expuso públicamente irregularidades financieras y debilidades en los controles de contabilidad del departamento.

Cruz, quien empezó a trabajar en el departamento de transporte público en diciembre de 1986, no ha puesto una demanda contra MDT. Está en espera de los resultados del proceso de arbitraje a través del cual busca su reincorporación así como pago retroactivo de sueldo. Como conductor del Metrobús, Cruz ganaba $23.71 por hora, dijo. En promedio, Cruz ganaba entre $60,000 y $70,000 por año.

MDT objetó la descripción de Cruz de su caso, pero no respondió en detalle a sus acusaciones específicas.

Un funcionario de MDT dijo: “Contrariamente a las afirmaciones del Sr. Cruz, su disciplina se administró de conformidad con las políticas y procedimientos del Condado, y en base a una causa justa. Su terminación del servicio del condado fue el resultado de una violación de los procedimientos de trabajo operacionales y del condado relativos a una mala conducta del empleado. El despido del Sr. Cruz está pendiente de una apelación”.

Cruz, que es hijo de Mariano Cruz, un conocido activista comunitario en el barrio de Allapattah en Miami, relató su historia en una entrevista reciente con el Nuevo Herald.

Dijo que el problema comenzó en el 2012, en Miami Beach, el día que el pasajero colocó su bicicleta en el portabicicletas de tal forma que violaba la política del condado sobre cómo colocar las bicicletas.

Bajo las reglas de MDT, publicadas en el sitio web del departamento, si la bicicleta es la primera en el portabicicletas del autobús, ésta debe montarse en las ranuras más cercanas al autobús.

“Él no quiere hacer eso”, dijo Cruz, recordando el episodio. “Él quiere que su bicicleta sea la primera, a la manera opuesta”.

Cruz afirmó que cuando le dijo al pasajero que estaba violando las reglas del condado, este amenazó con quejarse con Sandra Washington, la jefa de Cruz.

“De inmediato me dijo que iba a llamar a Washington, que tenía su número”, Dijo Cruz.

Poco después del episodio, Cruz dijo que fue convocado a una reunión con varios supervisores.

“Me dijeron básicamente que lo dejara hacer lo que quiera”, dijo Cruz.

Una semana más tarde, sin embargo, Cruz dijo que fue llamado por Washington porque quería suspenderlo por “insubordinación”. Cruz llamó a su representante sindical para quejarse. Más tarde, otra reunión fue convocada en la que a Washington se le dijo que no hiciera nada debido a que el problema se había resuelto, dijo Cruz.

Esta intervención molestó a Washington y pareció ser la causa de que ésta empezara a observar el trabajo de Cruz más de cerca, explicó él.

En una reunión posterior con Washington, esta prometió manejar personalmente cualquier otra queja contra mí”, escribió Cruz en un memorando a los administradores de MDT.

Unos días más tarde, sin embargo, Cruz tuvo un segundo incidente con el mismo pasajero.

“Él tira el portabicicletas hacia abajo”, recordó Cruz. “Le pregunta a alguien en la calle que le ayude a poner la bicicleta de la manera que él quiere. Esperé a que se sentara. Una vez que se sienta, pongo el autobús en movimiento. Fue entonces cuando salta de su asiento y comienza a decirme ‘Soy una persona mayor. Usted no debe poner movimiento el autobús hasta que yo esté sentado’ y me dice también ‘¿Cómo es que todavía estoy trabajando. ¿Cómo es que Sandra Washington no me ha despedido?’”

Cruz dijo que no respondió al regaño, pero que, dado a que el pasajero se negó a sentarse, detuvo el autobús.

“Y yo le digo, ‘hágame el favor de tomar asiento.’ Y eso es cuando desató un torrente de malas palabras contra mí’”.

Cruz llamó a sus supervisores por la radio para informar de la perturbación. Dijo que los supervisores llamaron a la policía de Miami Beach y que un agente que respondió ordenó al pasajero bajar del autobús.

Desde entonces, añadió Cruz, sus supervisores comenzaron a recopilar informes de medidas disciplinarias contra él.

Esos informes llevaron a una serie de suspensiones con y sin goce de sueldo. Los informes iban de episodios leves a graves. Antes del episodio con el pasajero de la bicicleta, dijo Cruz, su récord había sido en gran parte limpio de acciones disciplinarias.

“He sido un empleado del condado y conductor de autobús por más de 30 años”, Cruz dijo por escrito en un memorando que envió a sus jefe de MDT el 5 de enero. “Mi rendimiento en puntajes de evaluación durante mi carrera promedia entre 90 -100. No he tenido un accidente que pudiera haber sido prevenido en los últimos 15 años, no tengo antecedentes de repetición de infracciones”.

En agosto del 2013, Cruz recibió una suspensión de cinco días por supuestamente haber completado su ruta antes de lo previsto. A partir de marzo 23 a abril 4, del 2014, Cruz fue sancionado con una suspensión de 10 días después de haber sido asaltado por un pasajero.

Luego, en octubre del 2014, tuvo lugar el episodio más grave: el atropello de una mujer que cruzó frente al autobús, que se movía lentamente, mientras enviaba mensajes de texto por su teléfono. Sufrió heridas leves, y Cruz recibió una suspensión de 15 días.

En febrero, Cruz fue convocado a MDT para una reunión en la que los supervisores le ofrecieron un paquete de “última oportunidad” en virtud del cual habría sido puesto a trabajar de nuevo – pero a prueba.

Cruz dijo que rechazó la oferta porque no la veía como una manera de resolver el problema, sino una fórmula para acelerar su partida.

El 23 de febrero, cuando Cruz llamó a MDT para comprobar el estado de su suspensión, le dijeron que lo habían despedido.

Su caso ahora ha pasado a arbitraje y actualmente Cruz aguarda la fecha de una audiencia.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios