Sur de la Florida

Hallan laboratorio de drogas en casa al noroeste de Miami-Dade

La policía había servido documentos de desalojo en la casa de dos pisos ubicada en el 8028 del Noroeste y la Calle 200, y volvieron el sábado por la mañana para desocupar a los residentes. Fue entonces cuando descubrieron la fabrica de drogas, junto con un rifle de alta potencia, dijo Zabaleta.
La policía había servido documentos de desalojo en la casa de dos pisos ubicada en el 8028 del Noroeste y la Calle 200, y volvieron el sábado por la mañana para desocupar a los residentes. Fue entonces cuando descubrieron la fabrica de drogas, junto con un rifle de alta potencia, dijo Zabaleta. Departamento de Policía de Miami-Dade

Un vecindario suburbano en el condado Miami-Dade ha sido sede de un negocio poco grato: un sofisticado laboratorio de narcóticos.

La policía condal dijo el sábado por la noche que descubrieron un laboratorio químico con capacidad para producir diferentes tipos de lucrativas drogas callejeras, como el LSD , éxtasis y metanfetaminas. Se confiscaron más de 100,000 cápsulas de pastillas vacías, listas para ser llenadas con droga dentro de lo que un portavoz de la policía llamó “una bonita casa moderna dentro de una zona residencial”.

“Es raro encontrar un laboratorio clandestino” más allá de las casas destinadas a la plantación de marihuana, dijo Alvaro Zabaleta, portavoz del Departamento de Policía de Miami-Dade. “Para tener un laboratorio clandestino realmente necesitas saber lo que estás haciendo”.

La policía había servido documentos de desalojo en la casa de dos pisos ubicada en el 8028 del Noroeste y la Calle 200, y volvieron el sábado por la mañana para desocupar a los residentes. Fue entonces cuando descubrieron la fábrica de drogas, junto con un rifle de alta potencia, dijo Zabaleta.

Escuadrones de drogas estatales y federales fueron llamados a la escena el sábado, mientras los oficiales sacaban los dispositivos de fabricación de narcóticos. No hubo información inmediata sobre arrestos.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios