Sur de la Florida

'Fidel, Spanglish', las brillantes décimas de una centenaria cubana

Doña Juana: Décimas de una cubana de 101 años de edad

El Nuevo Herald entrevistó a Juana Casanova de Morales en mayo del 2015, en víspera de las elecciones municipales de Sweetwater. Ella es parte de un exclusivo grupo de votantes que pasan de los 100 años de edad en esa ciudad de Miami-Dade.
Up Next
El Nuevo Herald entrevistó a Juana Casanova de Morales en mayo del 2015, en víspera de las elecciones municipales de Sweetwater. Ella es parte de un exclusivo grupo de votantes que pasan de los 100 años de edad en esa ciudad de Miami-Dade.

A sus casi 102 años de edad Juana Casanova de Morales es capaz de hacer del acontecer social un poema.

“La actualidad, lo que está pasando, me da material para componer mis décimas”, aseguró Morales. “Yo me inspiro en lo que miro”.

Morales, quien dijo que vota en todas las elecciones y se mantiene al tanto de la política local, pertenece a una exclusiva lista de cinco votantes de Sweetwater que tienen 100 años de edad o más, de acuerdo con registros electorales obtenidos por el Nuevo Herald. La edad del mayor de los electores es 112, y entre los cinco suman unos 515 años de vida.

El Nuevo Herald visitó las viviendas de cada uno de los votantes centenarios, y pudo comprobar que todos viven en las direcciones que aparecen en los registros públicos. Tres de ellos confirmaron que sufragan mediante boletas ausentes, mientras que familiares de los otros dos dijeron lo mismo y ratificaron sus edades.

“Yo me hice ciudadana desde que me mudé aquí [a Florida] y claro que voto”, dijo Morales, quien vive en Sweetwater desde 1991. “Siempre he votado por boletas ausentes porque es más cómodo y me evito las largas líneas”.

De los poco más de 9,000 votantes registrados de Sweetwater, unos 2,600 sobrepasan los 66 años de edad. En las ultimas elecciones alrededor del 70 por ciento de los electores sufragó mediante boletas ausentes. Los comicios son el martes 12 de mayo.

El Nuevo Herald entrevistó a Juana Casanova de Morales en mayo del 2015. Casanova escribió una décima criticando al gobernante cubano Fidel Castro tras el derribo de la avionetas de Hermanos al Rescate.

Morales, su esposo Ramón Morales y su hijo Roberto salieron de Cuba en 1959, y se establecieron en Queens, Nueva York. En la Gran Manzana Juana trabajó como costurera en una fabrica textil. Su esposo, que había sido teniente del Ejército cubano antes de que Fidel Castro llegara al poder, lavaba platos en un hotel. Tras alcanzar la edad del retiro, decidieron mudarse al sur de Florida.

Ramón falleció a los 98 años y su hijo Roberto murió a los 48, dejándole cuatro nietos, ocho bisnietos y una tataranieta.

AMOR A LA POESÍA

Morales, quien posee un gran talento para componer décimas y una agilidad mental envidiable, se inspira en la realidad actual de su natal Cuba, en el Nueva York de la década de los 60 y en el Miami de hoy, para documentar el acontecer en provocadoras líricas de contenido social.

Su repertorio incluye décimas mordaces dirigidas al ex gobernante Castro y otras jocosas, inspiradas en “el peligro de manejar en Miami”, o en los hispanos que “llegan a este país y se les olvida el español”, según contó.

“Desde chiquita siempre dediqué la mente a escribir poesías. Y lo sigo haciendo”, dijo Morales sentada en el comedor de su casa el viernes, mientras de rato en rato declamaba de memoria varias de sus composiciones.

Creció en el barrio Arenas, de la ciudad de Victoria de Las Tunas, y en su juventud estudió magisterio en Santiago de Cuba. Allí una maestra notó su habilidad para la poesía y le enseñó a rimar décimas.

Entre las que ha compuesto, su favorita es “Sueño Imposible”, dedicada a Cuba, a donde no ha vuelto desde que se exilió. Parte de la décima dice:

... “Yo quiero sentir la brisa / del mar con su agua salobre / ir al Santuario del Cobre / para escuchar una misa / oler jazmines de oriza / comer picante jengibre / mirar que una estrella vibre / al lado de su lucero / pero lo que más yo quiero / es ver a mi Cuba libre”.

A una esquina del hogar de Morales vive Generosa Gómez, quien de acuerdo con los registros de votantes nació el 17 de julio de 1914.

Sin embargo, Gómez insiste en que ella nació en 1917 y que aún no ha llegado a los 100 años.

“No, no. Son 98”, exclamó Gómez, aunque después, en voz mas baja confesó entre risas a una reportera de el Nuevo Herald: “Bueno, eso es lo que yo siempre he dicho. No lo voy a cambiar ahora”.

Gómez llegó a Estados Unidos en 1979. Hace 15 años se mudó de un apartamento en La Pequeña Habana a una casa más grande en Sweetwater. Vive con su hija y su yerno. Dijo que le ha gustado vivir en esa ciudad, y que siempre ha sufragado por correo.

112 AÑOS DE EDAD

Los otros electores centenarios de Sweetwater son María Alonso, de 101 años y quien cordialmente declinó ser entrevistada para esta nota; Eugenio Garay, también de 101, y cuya esposa refirió todas las preguntas a una hija que el Nuevo Herald no pudo contactar; y Enrique Ruiz, de 112 años, quien es probablemente el votante más longevo del Condado Miami-Dade, e incluso del estado de la Florida.

Ruiz es considerado un súper-centenario, que son las personas que han vivido más de 110 años. De acuerdo con varios reportes, la persona más longeva cuya edad puede ser verificada es Jeralean Talley, de Estados Unidos y quien nació el 23 de mayo de 1899.

Una hija de Ruiz que prefirió no revelar su nombre dijo que su padre tiene una mente lúcida y toma sus propias decisiones. En temporada de elecciones ella o alguno de sus hermanos ayudan a Ruiz a informarse sobre los candidatos y a llenar su boleta ausente. De acuerdo con su hija, Ruiz ha sido abordado por funcionarios municipales y condales en años recientes para exponer su historia, pero él prefiere mantener un perfil bajo.

Morales, la compositora de décimas, mantiene una vida social activa a pesar de que hace tres meses sufrió una caída y se fracturó la cadera. Una o dos veces por semana asiste a un centro privado para personas de la tercera edad. Algunos miércoles participa en un grupo de poesías, y varias de sus décimas han sido publicadas en un boletín informativo del centro médico.

“No me pongo a pensar ni que me voy a morir, ni que me queda poco tiempo”, asegura Morales, quien cumple 102 años el próximo 6 de junio. “Cuando Dios quiera, será”.  

Puede seguir a Brenda Medina y a Enrique Flor en Twitter: @BrendaMedinar y @kikeflor

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios