Sur de la Florida

Buscan impedir que agentes de inmigración revisen documentos en autobuses de esta empresa

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Florida y de otros nueve estados solicitó a la empresa de transporte Greyhound no permitir a agentes de inmigración subir a sus autobuses a revisar la documentación de sus pasajeros sin una orden judicial.

Según ACLU, agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) tienen la práctica de abordar los buses de forma rutinaria para preguntar a las personas sobre su estatus migratorio y su ciudadanía.

“Greyhound debería estar en el negocio del transporte de pasajeros, pero en cambio está permitiendo interrogatorios intimidantes y búsquedas”, dijo la abogada Mónica C. Andrade, de ACLU Michigan.

Destacó que “estas búsquedas violan los derechos de los pasajeros, que simplemente desean llegar a sus destinos de forma segura. No deberían estar sujetos a arrestos sin orden judicial ni a la amenaza de deportación”.

En una carta enviada a Greyhound, la organización afirma que “esos encuentros invasivos” a menudo evidencian un “flagrante desprecio” por los derechos constitucionales de los pasajeros al bajarlos de los autobuses, interrogarlos y a veces hasta los arrestan.

Para ACLU la cooperación de Greyhound con el CBP facilita “innecesariamente la violación de los derechos de los pasajeros”.

La empresa Greyhound dijo recientemente que cree que es “necesario cooperar (con CBP) si piden abordar nuestros autobuses”.

Pero la organización afirma que no existe ese requisito y que esa compañía tiene el derecho consagrado en la Cuarta Enmienda de denegarle el permiso al CBP de proceder de esa forma sin una orden judicial.

Instó a Greyhound a cambiar su política y rechazar la solicitud de permiso de CBP para llevar a cabo “incursiones invasivas” en los autobuses sin una orden judicial.

ACLU en la misiva mencionó casos sucedidos en Florida, Washington, California, Vermont, Michigan y Nueva York, sobre ese procedimiento de los agentes de CBP en los autobuses de Greyhound

La actividad de CBP lejos de las fronteras ha aumentado significativamente en el último año, según ACLU, con lo que se han incrementado los informes de revisión indiscriminada de inmigración de esa agencia en los autobuses en todo el país.

“Los informes describen la práctica de CBP de abordar autobuses de Greyhound sin siquiera una sospecha y detener a los pasajeros hasta que respondan preguntas sobre su ciudadanía, estado migratorio y documentación actual de inmigración”, indicó ACLU.

Y afirmó que CBP a menudo selecciona a personas por “su color de piel o porque tienen un acento extranjero”.

Recordó el caso sucedido en Florida en enero pasado cuando dos videos tomados por pasajeros de Greyhound grabaron a agentes pidiendo a los pasajeros una prueba de ciudadanía.

El primer incidente terminó con la detención de una mujer jamaicana, que se encontraba en Estados Unidos visitando a su nieta y en el segundo, arrestaron a un residente de Miami de Trinidad y Tobago.

ACLU dijo que la Cuarta Enmienda protege tanto a las empresas como a las personas, y “creemos que Greyhound tiene el derecho de rechazar el consentimiento para abordar sus autobuses”.

“El negocio de Greyhound es transportar a sus pasajeros de manera segura de un lugar a otro. Su negocio no debe ser someter a sus pasajeros a interrogatorios intimidatorios, búsquedas sin sospechas, arrestos sin orden judicial y la amenaza de deportación”, señala la carta.

Siga a Sonia Osorio en Twitter: @soniaosoriog

  Comentarios