Sur de la Florida

The Kampong, uno de los secretos mejor guardados de Miami

The Kampong contiene una colección de plantas sembrada originalmente por el famoso horticultor David Fairchild. Hoy se enfoca en la educación y ofrece visitas (guiadas o individuales), clases y programas educativos impartidos en colaboración con diferentes universidades.
The Kampong contiene una colección de plantas sembrada originalmente por el famoso horticultor David Fairchild. Hoy se enfoca en la educación y ofrece visitas (guiadas o individuales), clases y programas educativos impartidos en colaboración con diferentes universidades. el Nuevo Herald

The Kampong es, sin lugar a duda, uno de los secretos mejor guardados de Miami. Ubicado en Coconut Grove a orillas de la bahía de Biscayne, sus 11 acres de terreno albergan un auténtico jardín donde crecen más de 2,000 especies de plantas tropicales y variedades aromáticas, parte de la colección sembrada allí originalmente por el famoso horticultor David Fairchild, quien en 1916 compró la propiedad junto a su esposa Marian (hija de Alexander Graham Bell) y la convirtió en su casa de invierno.

Fairchild decidió darle a su nueva adquisición el nombre de The Kampong, palabra malaya que significa grupo de pequeñas casitas. Considerado uno de los coleccionistas de plantas y horticultores más influyentes de Estados Unidos, el botánico dedicó su vida a la investigación de las plantas y a explorar el mundo en busca de especies que pudieran ajustarse al terreno y clima de este país.

Como Jefe de la Oficina de Introducción de Plantas y Semillas Extranjeras del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, recorrió Asia, el Pacífico Sur, las Indias Orientales y Occidentales, Suramérica, Egipto, Ceilán, China, Japón, el Golfo Pérsico, el Oriente y África del Sur, logrando traer a Estados Unidos más de 30,000 variedades y especies nuevas, muchas de las cuales sembró en su jardín de The Kampong y aún se pueden ver: tamarindos, lilas de las Indias Occidentales, ylang ylang, lila tropical, palo santo, guayacán, etc.

En 1928, Fairchild y su esposa abandonaron Washington D.C., donde vivían, y se mudaron definitivamente a Kampong, haciéndolo su residencia permanente. Tres años después, Elsie, hermana de Marian, y su esposo Gilbert Grosvenor, compraron el terreno aledaño al Kampong para hacerse allí una casa, y lo llamaron Hissar, nombre de la ciudad turca donde nació él. Fueron años felices para todos. Los Fairchild hospedaron en el Kampong a personalidades de la época como Alexander Graham Bell, Thomas Edison, Henry Firestone, Henry Ford y Barbour Lathrop, entre otros.

Tras la muerte de Fairchild en 1954 y de Marian en 1963, compraron la propiedad Edward Cleaveland Sweeney y su esposa, la Dra. Catherine Hauberg Sweeney, cuya labor fue clave para salvar el tesoro botánico creado allí por Fairchild. Conocida como la “salvadora” del Kampong, logró que en 1984 este fuera incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos y en el Registro del Pacific Tropical Botanical Gardens, predecesor del actual National Tropical Botanical Gardens.

Hoy en día, los visitantes pueden disfrutar de un recorrido verdaderamente mágico por sus jardines y visitar la casa de Fairchild y su estudio. El lugar ofrece visitas a cargo de guías que han estudiado la historia del Kampong y de cada una de sus plantas durante un curso de seis semanas.

“El recorrido por la casa y las dependencias del Kampong está solo permitido en las visitas guiadas, que, por supuesto, también incluyen los jardines”, relata Barbara Oppe, Coordinadora de Membrecía y Eventos del lugar. “Este servicio se ofrece todos los miércoles y sábados de septiembre a junio, pero es necesario hacer reservaciones”, añade. También es posible recorrer el Kampong por cuenta propia, aunque en este caso, solo sus jardines (no hay acceso a la casa). Antes de empezar su paseo, el visitante recibe auriculares y un folleto informativo para orientarse.

El precioso jardín también ofrece toda una serie de actividades culturales y sociales (eventos y bodas), clases y programas educativos impartidos en colaboración con diferentes universidades, además de llevar a cabo un intenso programa investigativo. Los estudiantes y amantes de las plantas pueden tomar cursos de botánica tropical (el próximo, del 28 de junio al 23 de julio, lo impartirá el Dr. Walter S. Judd, del Departamento de Biología de la Universidad de la Florida en Gainesville), de Plantas Medicinales (en febrero) o periodismo ambiental.

“Este año hemos organizado además, junto a la Escuela de Artes Ambientales de FIU, un fabuloso campamento de verano” comenta Ann Schmidt, otra de las directivas del jardín. “Será solo de dos semanas [del 22 de junio al 3 de julio] y para niños de 8 a 14 años, con actividades que tienen que ver con las ciencias y el medio ambiente, y utilizando los recursos naturales tan maravillosos que tenemos aquí”, explica.

Además, la comunidad puede disfrutar de actividades como festivales de flores, exposiciones, lecturas de poemas bajo la luna, conciertos y fiestas en los jardines, etc. Hasta el 13 de junio se presentará Everglades Connections: Celebrating 100th Anniversary of the Tamiami Trail, muestra de arte que incluye una conferencia de la Dra. Evelyn Gaiser. El domingo 7 de junio será además la Fiesta Royal Poinciana, el festival más antiguo de Miami con picnic, tour y los flamboyanes en flor como protagonistas.  

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios