Sur de la Florida

Discutirán nuevos planes para restaurar el Marine Stadium

El estadio, donde en otras épocas tuvieron lugar competencias de botes y espectáculos de rock, está lleno de graffitis ha estado cerrado desde que el Huracán Andrew devastó la zona en 1992.
El estadio, donde en otras épocas tuvieron lugar competencias de botes y espectáculos de rock, está lleno de graffitis ha estado cerrado desde que el Huracán Andrew devastó la zona en 1992. Miami Herald

Seis meses después de haber rechazado una propuesta privada que buscaba restaurar el histórico Miami Marine Stadium, la ciudad de Miami tal vez esté lista para dar algunos pasos con su propia visión.

El plan, que el jueves presentarán los administradores a los comisionados de la ciudad, conservaría el estadio de concreto, con vista al mar y cerca del litoral, así como las áreas que lo rodean bajo la supervisión de la ciudad, pero le cedería las gestiones diarias a una firma privada que esté dispuesta a pagar millones por adelantado por la obtención de un contrato. Entretanto, la ciudad continuaría con sus planes para construir a un costo de $18 millones un parque con espacio para eventos en los terrenos del estadio, y buscará revitalizar toda el área al edificar un embarcadero en las aguas de la cuenca del estadio, además de levantar nuevas instalaciones marinas en Virginia Key.

En un mémorando que envió el pasado viernes, el administrador de la ciudad Daniel Alfonso escribió que el plan “podría ser útil de forma colectiva y revitalizar toda el área de lo que en la actualidad no es más que una colección de negocios moderadamente exitosos en un formidable destino y atracción turística”.

Según Alfonso, la ciudad está preparada para iniciar el proceso competitivo para buscar una firma de arquitectura e ingeniería que se encargue del diseño de la restauración del estadio, después que la comisión lo apruebe. A los comisionados también les haría falta establecer una junta que integrarían tanto miembros nombrados como voluntarios para supervisar los terrenos, así como firmar los planes para tener una firma o un administrador que contrataría artistas y otros grupos privados con el propósito de utilizar el estadio para diversos eventos.

El costo para las renovaciones del estadio es de unos $37.8 millones, pero Alfonso dijo que espera obtener subvenciones, donaciones, históricos créditos fiscales y la firma privada del estadio para sufragar la mitad de los gastos. El mes pasado, la ciudad se convirtió en elegible para buscar to $6 millones en créditos fiscales cuando el Fideicomiso Nacional para la Preservación Histórica comenzó el largo proceso de buscar la aprobación cuyo objetivo es que el estadio pertenezca al Registro Nacional de Sitios Históricos.

“Estoy contento de que por fin la ciudad esté dando pasos de avance”, dijo Don Worth, historiador y ex miembro del grupo Friends of Miami Marine Stadium (Amigos del Miami Marine Stadium), el cual no logró obtener apoyo para su propio plan de renovación.

El estadio, donde en otras épocas tuvieron lugar competencias de botes y espectáculos de rock, está lleno de graffitis ha estado cerrado desde que el Huracán Andrew devastó la zona en 1992. El grupo —que forma parte de la junta en los nuevos planes de la ciudad— durante años trató de recaudar capital para financiar la restauración del estadio. En noviembre, propuso un plan de $121 millones para renovar el estadio, construir un centro de exposiciones marinas y un dique seco para guarder embarcaciones, todo con dinero privado, además de construir un espacio al aire libre donde se celebrarían, entre otras actividades, el Show Internacional de Botes de Miami.

El plan sin licitaciones se desplomó tras quedar rodeado de escrutinio, y la comisión decidió negociar directamente con la compañía matriz del Show Internacional de Botes de Miami y seguir adelante con su propio proyecto de restauración. Por el momento, el show se celebra mediante una licencia que se renueva todos los años para de este modo evitar una exigencia de la ciudad de que los alquileres cerca del litoral se discutan con un referendo por el que habría que votar.

Los intentos de la ciudad han sido también infructuosos, luego que la cercana Key Biscayne demandó tanto a la ciudad como a la la compañía matriz del show de botes por los planes para celebrar el evento de Fin de Semana por el Día de los Presidentes —y posiblemente otros eventos— en un área por la que se entra y se sale de la exclusiva isla. El jueves, los abogados que representan a Key Biscayne estarán igualmente en la reunión de la comisión para apelar los planes para la construcción del parque de $18 millones y el espacio para eventos.

El comisionado de Miami Francis Suárez, que se encuentra entre los más entusiastas para que se realice la renovación del estadio, dijo que la actual batalla legal podría complicar los planes de la ciudad para buscar una firma privada, dadas las interrogantes que existen sobre qué tipo de eventos se celebrarían en el estadio. En su mémorando, Alfonso escribió que una firma podría trabajar mediante un alquiler de 30 años con $2.5 millones pagados por adelantado, además de una base de alquiler y un porcentaje de ventas a la ciudad.

“No sé cómo se buscarían las licitaciones para una firma cuando eso no se ha resuelto antes”, dijo Suárez.

Suárez también cuestionó si la ciudad puede realmente contar con la mitad del dinero para el proyecto a través de fuentes filantrópicas. Sin embargo, hay aspectos que le gustan, dijo.

“El estadio es una verdadera joya”, sentenció. “Y tenemos que salvarlo”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios