Sur de la Florida

La familia Borges: de la violencia en Venezuela a masacre en escuela de Florida

Cuando la familia Borges salió de Venezuela, país considerado como uno de los más peligrosos del mundo por la delincuencia, nunca se imaginó que su hijo sería gravemente herido en la peor masacre en una escuela de Florida.

Ahora Anthony Borges, nacido en Estados Unidos, permanece desde hace más de un mes en el Broward Health Medical Center, en Fort Lauderdale, recuperándose de los cinco disparos que recibió durante el tiroteo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Dougas, en Parkland, Broward.

Borges, de 15 años y jugador de fútbol, recibió los disparos cuando se enfrentó a Nikolas Cruz, de 19 años, acusado de ser el autor del tercer tiroteo más mortífero en una escuela de Estados Unidos.

“Anthony estaba bajando una escalera y se lo consiguió de frente, [Nikolas] lo hirió en ambas piernas. Anthony logró cerrar la puerta de la escalera y de ahí se fue arrastrando hasta el salón donde estaban los demás estudiantes”, relató el padre del menor, Royer Borges en una entrevista con el Nuevo Herald.

Allí recibió otro disparo, esta vez en la espalda, pero aún en esa condición y con otras dos balas en su cuerpo, ayudó a un maestro a cerrar la puerta del aula donde había al menos 20 estudiantes tratando de protegerse.

“Pienso que si eso no hubiera ocurrido como sucedió, muchos otros niños hubieran perdido la vida. Si Nikolas no se hubiese enfocado en tratar de matar a mi hijo, si no hubiesen peleado ellos dos frente a frente, hubiese habido más muertos”, dijo.

El adolescente y su hermano de 10 años nacieron en Estados Unidos. Cuando Anthony tenía cinco años sus padres regresaron a Venezuela, tras afrontar en el 2008 una mala situación económica debido al estallido de la crisis del mercado inmobiliario que desató una turbulencia económica en Estados Unidos y en los principales mercados financieros del mundo.

Pero debido a la precaria situación que sacude Venezuela, la familia Borges decidió volver a Estados Unidos. Anthony tenía entonces 12 años. No tenían idea de lo que vivirían en esta nueva etapa donde ahora pasan 24 horas, los siete días de la semana, junto a la cama de su hijo en el hospital.

“Jamás me imaginé que esto pudiera suceder. Uno escucha sobre actos de terrorismo o tiroteos que han sucedido en otras escuelas y uno piensa que eso no le pueda pasar, y mucho menos en una de las mejores escuelas secundarias de Estados Unidos, y resulta que viene a sucedernos esto allí”, dijo Royer Borges.

Los médicos han sometido a Anthony a varias cirugías y, aunque está mejor, continúa en la unidad de cuidados intensivos. Muestra algunas secuelas psicológicas por lo que vivió: sueños recurrentes, noches de no dormir, y tics nerviosos al escuchar ruidos similares a los que oyó durante la masacre.

Borges 02 EKM cel

“Mi hijo tiene tremenda cantidad de problemas y situaciones que hay que ir resolviendo con el tiempo para que él vuelva a ser de la manera más normal de un chico de 15 años. Esto es algo con lo que él va a lidiar toda su vida, como lo hace un veterano de guerra”, informó el padre del menor.

Todavía no se sabe cuándo Anthony saldrá del hospital porque los doctores consideran que necesita un cuidado especial ya que el tipo de proyectiles que lo impactó crea una onda expansiva cuando entra en el cuerpo y hay problemas que se van a notar después y ellos quieren tener un cuidado bien particular”.

Posiblemente cuando sea dado de alta, sus padres lo lleven a España, donde los directivos del equipo Fútbol Club Barcelona le han ofrecido a Anthony usar la clínica de rehabilitación de los jugadores, según Royer Borges.

La familia Borges, además de luchar para que Anthony se recupere lo más pronto posible, también ha iniciado una batalla en el campo legal porque quieren respuestas y, sobre todo, soluciones para que no ocurra otra masacre en una escuela.

“Quiero, como una persona afectada directamente, llegar al fondo de estoy...Yo le manifesté [a su abogado Alex Arreza] que más que cualquier otra cosa yo necesitaba llegar al fondo de esto, [saber] por qué en este país pasan estas cosas: un tipo se mete a una escuela, mata a unos niños y el gobierno sigue dejando que esto pase y vuelva a pasar y no hay control. Pasa un año o dos y la gente se olvida un poco y vuelve a pasar. No puede ser, yo tengo un niño de 10 años y yo no voy a dejar que esto le ocurra a él”, afirmó Borges.

Borges 05 EKM p y a
El abogado Alex Arreaza (izq.) y Royer Borges, padre del estudiante Anthony Borges, revisan el 28 de marzo del 2017 las mociones presentadas a nombre del joven en una corte de Florida. Emily Michot emichot@miamiherald.com

Su abogado ya ha notificado al estado de Florida que tiene intención de presentar una demanda y ha solicitado que tanto el fiscal en el caso penal como el defensor público de Nikolas Cruz, quien afronta 17 cargos por asesinato y otros por intento de asesinato, sean retirados del proceso judicial por tener conflictos de intereses al haber firmado un “Acuerdo de colaboración sobre disciplina escolar” de Broward en el 2016, junto con representantes de la Junta Escolar del Condado, el Departamento de Policía y representantes de otros agencias policiales y escolares.

“Ellos pueden ser testigos. Al firmar ese acuerdo, tienen un conflicto de intereses. ¿Y cómo van a hacer ambos [con el rol que ya tienen]?”, dijo Arreaza al Nuevo Herald.

Siga a Sonia Osorio en Twitter: @soniaosoriog.

  Comentarios