Sur de la Florida

La naturaleza en español: Parque Nacional en sur de la Florida experimenta con nuevo tour

El Parque Nacional de los Everglades concretó tour en español

La naturaleza en español: Parque Nacional de los Everglades experimenta con nuevo tour
Up Next
La naturaleza en español: Parque Nacional de los Everglades experimenta con nuevo tour

Un caimán se sumergía como un submarino en los humedales del Parque Nacional de los Everglades a solo unos metros desde donde el Ranger Daniel Agudelo explicaba en español las características del reptil.

Agudelo no recuerda con precisión cuando fue la última vez que el tercer parque nacional más grande de los Estados Unidos ofreció una visita guiada en español, pero considera que el tour que tuvo lugar el domingo es un paso para realizarlos en el futuro.

Entre el 2000 y el 2014, la población hispana pasó de aproximadamente 1.3 millones a 1.7 millones, de acuerdo con un reporte demográfico oficial del 2016.

"¿Cómo puede ser que en un lugar donde más del 60 por ciento (65 por ciento de acuerdo con datos 2016) de hogares hablan en español, las programaciones aquí son inglés?”, preguntó el Ranger.

Luego, como si se contestara, Agudelo, de 24 años, apuntó que se debe a la falta de afluencia de hispanos.

“Una de mis metas cuando vine a trabajar aquí era poder atraer gente, que el parque sea más accesible y poder atraer más gente de la comunidad”, agregó.

Esta tarde 13 personas disfrutaron del sol en los humedales del Anhinga Trail. Y el recorrido de 50 minutos pareció más corto conforme Agudelo explicaba detalles de cada animal y planta en lo que llama “su oficina” al aire libre.

ENH_EVERGLADES_DAV2
Un cocodrilo americano en el Parque Nacional Everglades. Daniel A.Varela dvarela@miamiherald.com

Varios de los que participaron en el recorrido llegaron en un colorido trole que salió desde el Losner Park, en el downtown de Homestead; un trayecto gratuito de 15 minutos.

Otros llevaron su propio vehículo y pagaron $25, que incluye un pase al parque por siete días.

A escasos minutos de cruzar el peaje del parque, un rótulo acusa la existencia de felinos. La pantera, como se ha hecho popular, es una variante del puma norteamericano que se ha vuelto una leyenda dentro de las rarezas que alberga esta área protegida de 1.5 millones de acres.

Los presentes aseguraron haber visto una oportunidad única en el hecho de recibir una explicación en su idioma.

“Yo vine desde temprano, pero cuando supe que iba a haber un tour en español decidí esperar”, contó Raúl Plata, 67, un aficionado a la naturaleza de origen colombiano.

ENH_EVERGLADES_DAV7
Ranger Daniel Agudelo informa al público sobre la vida silvestre en el Parque Nacional Everglades durante una caminata guiada en español del Anhinga Trail en Homestead, Florida. Daniel A.Varela dvarela@miamiherald.com

Desde el Royal Palm Visitor Center, una anhinga dio la bienvenida a varios de los visitantes. El ave robusta que da nombre al recorrido nada con soltura ante los visitantes y se traga los peces enteros sin masticar. Esta es una de las aproximadamente 360 especies de aves vistas en el parque.

María Fernanda Guerra, una madre de un niño de cinco años que señalaba con algarabía a los caimanes del pantano, dijo que participaron en el tour porque se enteraron de que la excursión sería en su idioma.

“Venimos a mostrarle al niño el valor de la naturaleza, y que tenga un encuentro con las diferentes plantas y animales”, explicó Guerra.

El niño fue el primero en recibir un pin de Ranger, una réplica del que lleva puesto Agudelo en su uniforme. Una de varias muestras de acercamiento entre el guía y los niños.

En un paraje el grupo de visitantes hispanos se detuvieron un momento para aprender la diferencia entre un caimán y un cocodrilo. Agudelo sacó de una caja transparente dos cráneos a escala de ambos animales y tres infantes lo rodean.

ENH_EVERGLADES_DAV3
Un Purple Gallinule en el Parque Nacional de los Everglades. Daniel A.Varela dvarela@miamiherald.com

Con el caminar, el Anhinga Trail pasó a ser un sendero de asfalto a uno de madera que atraviesa los distintos humedales. Y los visitantes de poner atención al Ranger a silencios en los que sólo cabía apreciar el paisaje.

Esa noche el Parque Nacional de los Everglades se volvió blanco de la llegada de una tormenta a la Florida, mas en la tarde no hubo rastro alguno de lo que sucedería, una vez que este paseo terminó.

“Venir acá y apreciar el paisaje de la naturaleza es como ver a Dios”, dijo Plata.



  Comentarios