Sur de la Florida

El ‘Robin Hood’ que envió ayuda a Puerto Rico tras huracán María se declara culpable de fraude

Emilio Ismael Vázquez, foto de prontuario
Emilio Ismael Vázquez, foto de prontuario Cortesía

Un hombre que se hizo pasar por millonario y pagó con cheques y transferencias bancarias fraudulentas por servicios de almacenamiento y envío de ayuda humanitaria a Puerto Rico tras el huracán María, se ha declarado culpable en el tribunal federal de Miami.

Emilio Ismael Vázquez, de 47 años, llegó a un acuerdo el lunes con la fiscalía federal y aceptó culpabilidad por un cargo de fraude con trasferencias bancarias, de acuerdo con un comunicado del Departamento de Justicia. Vázquez, quien tiene un extenso historial delictivo, ahora enfrenta hasta 20 años de cárcel y será sentenciado en junio. El fiscal Joshua S. Rothstein fue el encargado del caso.

Vázquez engañó a varios negocios de Doral y a activistas y celebridades, quienes, creyendo que él era un buen samaritano y miembro de una acaudalada familia boricua, ayudaron a recoger donaciones para los damnificados durante la pasada temporada de huracanes.

De acuerdo con documentos judiciales, Vázquez alquiló almacenes y fletó aviones de carga para llevar las donaciones a la isla en Octubre, y trató de saldar el costo de los servicios por más de $685,000 con los cheques y transferencias falsas.

A pesar de ser un prófugo de la justicia por violar las reglas de su libertad condicional en un caso separado de fraude, Vázquez incluso viajó a Puerto Rico con las celebridades a distribuir parte de las donaciones.

El Nuevo Herald y Univisión 23 reportaron el caso de Vázquez en noviembre.

Tras quedar al descubierto desapareció del área del sur de Florida y fue arrestado meses después, el 23 de enero, en Brooklyn, New York por agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos.

“Una búsqueda durante el arresto reveló que el acusado estaba en posesión de documentos fraudulentos con el nombre de E.S.”, según documentos de la corte.

En el sur de Florida Vázquez se identificó como Emilio Serrallés, dijo que vivía en Coral Gables y que era uno de los dueños de las Destilerías Serrallés, productores del ron boricua Don Q. La familia Serrallés negó tener vínculos con Vázquez y repudió sus acciones.

Pero eso no lo sabían los voluntarios que recogían ayuda en Miami, a los que Vázquez contactó poco después del paso del huracán por la Isla del Encanto. Ofreció pagar casi un millón de dólares por los almacenes para las donaciones y por los aviones para enviar la carga.

Esperanzados con la oferta, algunos de los voluntarios formaron rápidamente el Puerto Rico Relief Committee. En menos de una semana Vázquez alquiló los almacenes a Commercial Property Group y negoció los vuelos privados con Miami Air International, que salieron entre el 8 y el 16 de octubre, según la denuncia penal.

Además, el Nuevo Herald entrevistó en noviembre al propietario de la compañía de aviones de carga Global Aviation Link, quien dijo que Vázquez le pagó casi medio millón de dólares con cheques fraudulentos (esta empresa no es mencionada en los documentos judiciales).

Cuando los bancos avisaron a las compañías que los cheques eran falsos, ya era demasiado tarde. En medio de esa disputa, la mayor parte de la ayuda se quedó estancada en varios aeropuertos puertorriqueños. Se desconoce si, finalmente, toda la carga se entregó a los damnificados.

Al ser confrontado por sus víctimas, Vázquez les indicó que se encontraba en Londres, supuestamente ultimando los detalles del funeral de su hija, que había muerto trágicamente.

Cuando una de las compañías le pidió a Vázquez que saldara su deuda con dinero en efectivo, este respondió por correo electrónico: “te garantizo frente a la tumba de mi hermosa hija que recibirás la transferencia esta noche”.

Sin embargo, Vázquez no tiene ninguna hija, según dijo en el 2016 su hermana, Vivian Vázquez, a las autoridades del condado Orange, en Florida.

“[Él] Emplea ese truco como una excusa”, dijo Vivian, de acuerdo con documentos judiciales.

El sospechoso ya tenía una orden de arresto en el condado Orange, por incumplir las reglas de su libertad condicional por otro delito. Según registros públicos, Vázquez huyó de esa zona en el 2016, después de intentar comprar tres casas con cheques falsos, pagar su alquiler con cheques falsos y vaciar la cuenta bancaria de su padre, quien vive en un asilo.

Siga a Brenda Medina en Twitter: @BrendaMedinar y en Facebook: @BrendaMedinaJournalist.
Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios