Sur de la Florida

Murió en Miami tras hacerse una cirugía estética. Dos años después, su familia busca justicia

Traci Clardy y su esposo, Lawrence, en una fotografía de archivo.
Traci Clardy y su esposo, Lawrence, en una fotografía de archivo. Cortesía

A los 41 años y después de haber dado a luz a tres hijos, Traci Clardy decidió mejorar su aspecto, específicamente en el área abdominal, con una cirugía estética en la clínica Elite Plastic Surgery, en Aventura.

En la mañana siguiente de su operación, fue encontrada sin vida.

A casi dos años de su muerte, la firma de abogados Cohen, Blostein & Ayala, que representa a la familia de Clardy, ha notificado su intención de demandar a la clínica Elite, al centro de recuperación donde la mujer vivió sus últimas horas, Serenity Recovery Retreat, y al doctor que realizó la abdominoplastia y liposucción, Moisés Salama.

Según el documento presentado por los abogados, Clardy fue operada el lunes 6 de junio del 2016 en la clínica estética ubicada en 21097 NE 27th Ct y luego transferida a un centro de recuperación en 4327 Jefferson Street, Hollywood, que había sido contratado a través de la misma clínica.


La mujer debía permanecer en el centro hasta el jueves 9 de junio y le iban a proveer, entre otras cosas, personal médico las 24 horas, según lo acordado, alega el documento.

El 7 de junio cerca de la 1:40 a.m., Clardy llamó a la asistente de turno, pero no obtuvo respuesta. Ella y otra paciente incluso llamaron al celular de la empleada, que no contestó, alegan los abogados.

Pasadas las 2 a.m., Clardy empezó a quejarse de que su labio inferior se sentía entumecido y que le preocupaba que tuviera una reacción alérgica, agrega la notificación.

Hoy, Linda Pérez, de 21 años ha recuperado algunas facultades del trágico procedimiento de aumentos de senos del 2013. Ganó peso, puede decir algunas palabras y pararse sola por pocos segundos. Sin embargo, los médicos pronostican que no podrá rec

Por su parte, el reporte de la Policía de Hollywood menciona que cerca de las 3 a.m., Clardy pidió ayuda a una amiga, que también era paciente en el centro de recuperación, para ir al baño. La amiga intentó ayudarla, pero no pudo. Clardy dijo que estaba bien, que iba a seguir en la cama.

El reporte policial no hace mención a los intentos previos señalados por los abogados de la víctima, pero ambos documentos coinciden en el mismo trágico final.

Minutos después de las 8 a.m., una empleada del centro de recuperación entró a la habitación de Clardy y notó que la mujer estaba inconsciente.


“La Sra. Clardy no respondía y era incapaz de despertarse. Estaba fría al tacto”, indica el informe de los abogados. La asistente médico llamó al número de emergencias 911 y, siguiendo las instrucciones del operador, le midió la presión arterial a la mujer. La lectura fue baja, por lo que la operadora del 911 recomendó colocar a la paciente en el piso y hacerle reanimación cardiopulmonar.

Cuando llegaron los paramédicos, la mujer había fallecido.

El reporte de la autopsia indica que la causa de muerte fue indeterminada, sin "evidencia de infecciones o procesos neoplásicos para explicar su fallecimiento”.

El médico forense opina en el reporte que es posible que Clardy haya muerto de complicaciones de su cirugía o por una cardiomegalia leve subyacente (agrandamiento anormal del corazón).

Según el abogado Jay Cohen, la mujer, nacida en Alabama y entonces residente de Lake Worth, fue incitada a pagar un poco más por un servicio de atención médico pero, cuando empezó a tener problemas, nadie estaba allí para ayudarla.

Por su parte, Julia Ingle, la abogada representante de la clínica y del doctor Salama, dijo que continúan “ofreciendo nuestras más profundas condolencias a la familia del paciente” pero agregó que no pueden comentar ni proporcionar más detalles sobre ese caso debido a leyes de privacidad y confidencialidad.

“El Dr. Salama brinda el más alto nivel de atención y tratamiento a todos sus pacientes, como lo hizo con este paciente, y niega cualquier acusación de negligencia médica”, expresó Ingle en un correo electrónico a el Nuevo Herald.

Ingle afirmó además que el doctor Salama no tiene “ninguna relación comercial o interés de propiedad con NCN Recovery, Inc. (es decir, Serenity Recovery Retreat), que es donde se produjo el incidente”.


Mientras Traci Clardy era pronunciada muerta, su esposo, Lawrence Clardy, dejaba a los cuatro hijos de la pareja —dos de ambos, uno de una relación previa de ella y uno de una relación anterior de él — y se dirigía en su vehículo hacia Miami para visitar a su esposa en el centro donde se debería estar recuperando.

En el trayecto, su teléfono celular sonó. Era un empleado del centro médico para informarle de la muerte de su esposa.

En una entrevista telefónica con el Nuevo Herald, Lawrence contó que él mismo había llevado a su esposa a la clínica en Aventura el día anterior de su muerte, la había esperado mientras la operaban y luego la había dejado en el centro en Jefferson Street.

No se pudo quedar con ella porque tenía cuatro niños de los que ocuparse y además, el centro de recuperación no permitía la entrada de hombres en su recinto.

Los últimos dos años han sido difíciles para él y su familia, especialmente para el hijo más pequeño, que ahora tiene cuatro años. “Siempre pregunta por su madre”, dijo el hombre. Él le dice “que yo lo entiendo porque yo también la extraño y que tenemos que hacer a mamá orgullosa, tenemos que ser buenos por mamá”.


Antes de conocer a Jay Cohen, su abogado, el hombre dice que "estaba en un punto perdido" porque quería indagar más sobre el caso y "buscar justicia", y recalcó que su esposa “estaba perfectamente saludable”.

La pareja Clardy se conoció en 2009, siete años antes de la operación, en el estado de Minnesota durante una fiesta del equipo de baloncesto del que Lawrence Clardy era el entrenador.

La mujer había sido invitada por la esposa del entrenador asistente que, según Lawrence, venía insistiéndole en que le iba a gustar. En la fiesta hubo flechazo inmediato. Intercambiaron sus números de teléfono y a los días empezaron a salir. Un año después se casaron. Se mudaron a Florida años después, cuando Traci obtuvo una oferta de trabajo en Office Depot.


Lawrence recuerda a su esposa como una mujer muy trabajadora, de voz suave, que siempre estaba dispuesta a ayudar a todos y que además, era una gran madre con sus hijos y con la hija que él tenía de una relación previa.

Los Clardy se iban de vacaciones cada año a algún lugar paradisiaco junto a otra pareja de amigos. Su último viaje fue en un crucero de 10 días por el Caribe. Nunca lograron planificar el siguiente destino.

El hombre ahora vive en Minnesota con sus hijos.

Tras la notificación de intención de demandar, la clínica Elite y el doctor Salama tienen tres meses para realizar una investigación y llegar a sus propias conclusiones. De allí se determinará si el caso acabará en un juicio o se resolverá con un acuerdo interno.

Siga a Johanna A. Álvarez en Twitter: @jalvarez8.
  Comentarios