Sur de la Florida

El Exorcista, luchador preso por un asesinato, batalla con sus demonios

Alexis Vila Perdomo, ex luchador estrella cubano acusado de ayudar a planear un asesinato, estuvo este lunes en un tribunal.
Alexis Vila Perdomo, ex luchador estrella cubano acusado de ayudar a planear un asesinato, estuvo este lunes en un tribunal. Miami Herald

Un hombre bajito pero fuerte, con ojos grandes y las orejas de coliflor de un luchador, Alexis Vila Perdomo logró llegar a lo más alto en el mundo de la lucha. Ganó campeonatos mundiales y una medalla olímpica de bronce para su natal Cuba antes de desertar al sur de la Florida.

Sin embargo, su vida dio un vuelco cuando estrelló su vehículo contra una terminal del Aeropuerto Internacional Fort Lauderdale-Hollywood en el 2004, que en un principio se temió que fuera un ataque terrorista, y lo llevó a cumplir tres años en una prisión federal.

Cuando salió de prisión, Vila se reinventó como luchador de artes marciales mixtas, se hizo llamar The Exorcist (El exorcista), y ganó sus primeras 11 peleas —siete por nocaut— antes de llegar a nivel nacional.

Pero Vila, que dirigía un gimnasio de artes marciales en Kendall, no ha podido sacudirse de sus demonios.

El lunes estuvo en un tribunal de Miami para escuchar a los fiscales acusarlo de confabulación para asesinar a nombre de un destacado dueño de supermercados en el 2011, durante lo más alto de su carrera de luchador. Cuando un detective de homicidios lo confrontó recientemente sobre el asesinato, Vila le recordó al investigador su fuerza física.

"Me amenazó con darme una golpiza", dijo el lunes al juez el detective Christopher Villano. El abogado defensor de Vila, Eric Padrón, insistió en que su cliente lucharía y saldría inocente del cargo de confabulación.

Pero el juez de circuito Martin Zilber se negó a liberar a Vila bajo fianza antes del juicio. Como es ciudadano cubano, es posible que a Vila no le permitan regresar a Estados Unidos si sale del país. "Tiene la capacidad de irse del país", dijo el juez Zilber.

Vila fue arrestado a mediados de abril, siete años después que la Policía cree que ayudó a preparar el asesinato de Camilo Salazar, cuyo cuerpo mutilado y quemado fue descubierto cerca de los Everglades en junio del 2011.

Los detectives creen que el que lo planeó todo fue Manuel Marín, quien ayudó a establecer la cadena miamense Presidente Supermarkets y operaba varias tiendas antes de huir a Europa poco después del asesinato. Marín sigue fugitivo.

Sp_Tigers00 MMAFighters LSPTS.JPG
Los luchadores (de izq. a der.) Alexis Vila, Jorge Mas Vidal y Ariel Gandulla en el gimnasio Young Tigers de Miami en el 2008. Vila y Gandull están acusados de planear un asesinato. Gastón de Cárdenas El Nuevo Herald

También está acusado en el caso Ariel Gandulla, ex luchador miamense de la MMA, y el entrenador y promotor Roberto Isaac, los dos amigos de Vila. Se cree que Gandulla también está fugitivo, posiblemente en Canadá, mientras que es probable que Marín esté en España, según las autoridades.

Los fiscales dicen que Marín reclutó a Gandulla e Isaac a través de Vila para que lo ayudaran a matar a Salazar. La razón: Salazar tenía un amorío con la esposa de Marín.

Vila estaba en Las Vegas en el momento del asesinato, preparándose para una pelea. Pero la fiscal Gail Levine dijo al tribunal que los registros muestran una gran cantidad de conversaciones telefónicas con Marín antes del asesinato, y que 26 de las llamadas fueron entre Vila y los otros tres hombres el día del asesinato de Salazar.

En dos ocasiones, detectives de homicidios confrontaron a Vila sobre las llamadas. "[Vila] no les explicó específicamente", testificó el detective Villano.

Pero la Policía reconoció que los detalles no son claros. " El contenido de esas llamadas telefónicas, ¿usted sabe sobre qué eran?", presionó el abogado defensor Padrón.

"No, no lo sé", dijo Villano.

La relación de Vila y Marín data de mucho tiempo.

Vila, original de la provincia cubana de Villa Clara, ganó campeonatos consecutivos de lucha en 1993 y 1994, y una Copa Mundial en 1996. También ganó bronce en los Juegos Olímpicos de ese año en Atlanta. Un año después, ganó medalla de oro en los Juegos Panamericanos de 1997 en Puerto Rico.

"En esos cuatro años se le consideraba en general el mejor luchador del mundo", dijo posteriormente un antiguo entrenador.

Fue en Puerto Rico que Vila llamó a Marín, quien era entrenador de lucha en la isla y muy conocido como fanático de ese deporte en la Florida, para que lo ayudara a llegar a Estados Unidos.

"Yo me sentía insatisfecho, sin reconocimiento. Yo era un campeón que vivía en malas condiciones", declaró Vila a el Nuevo Herald hace varios años. "Yo no tenía futuro en Cuba. Por eso tomé la decisión de cambiar mi vida".

En Miami, Marín le dio a Vila un empleo colocando mercancía en los anaqueles de un supermercado Presidente mientras entrenaba al hijo del empresario. También invirtió en un estudio de lucha para Vila, quien llegó a considerar a Marín una "figura paternal", dijo la Policía.

Vila vivió en Hialeah de 1997 al 2000, muestran los registros, y entonces se mudó a Carolina del Norte y después a Michigan, donde fue entrenador en universidades. Se marchó de Michigan después de romper relaciones con una mujer, le dijo a el Nuevo Herald, y agregó que estaba desorientado y deprimido, y había estado conduciendo sin parar cuando se estrelló contra la terminal del aeropuerto en el 2004.

"Yo no sabía dónde estaba. Fui a coger un teléfono móvil que se había caído, y sin darme cuenta pisé el acelerador", le dijo a el Nuevo Herald. "El resto me resulta confuso".

Vila estuvo tres años en una prisión federal por el incidente en el aeropuerto. Después de salir en libertad, se hizo llamar The Exorcist y comenzó a luchar localmente en artes marciales mixtas a los 37 años.

Vila combatió en grupos locales como G-Force (establecido por Glen Rcie, ex estrella de los Miami Heat) y en la Mixed Fighting Alliance, donde se distinguió por la agresión de un boxeador a pesar de su historial en la lucha. Frank Morejón, promotor de la MMA en Miami, recordó haber conocido al frenético luchador en un par de eventos.

Sp_AlexisPunch00 MMAFighters L.JPG
Alexis Vila, luchador de la MMA, en una imagen del 2008 en el gimnasio Young Tigers de Miami, está acusado de confabulación para asesinar. Gastón de Cárdenas el Nuevo Herald

"Durante cuatro años le fue muy bien, no paraba de ganar", dijo Morejón. "[Vila] mide 5 pies 4 pulgadas. Todas las personas de baja estatura tienen algo que probar. Cuando uno hablaba con él, era puro nervio. Cuando hablaba con él, estaba a 100".

Vila debutó con la promotora nacional Bellator en septiembre del 2011, tres meses después del asesinato de Salazar, noqueando a Joe Warren en la división gallo. Vila llegó a pelear en la Championship Fighting Alliance y los Campeonatos Titan Fighting, pero perdió siete de sus últimas 11 peleas. Ganó el último combate con Titan en el BankUnited Center en Coral Gables, derrotando a Jorge Calvo en agosto del 2016.

Hasta su arresto, dirigía el gimnasio American Top Team en Kendall, que entrenada a luchadores de la MMA.

"[Vila] tiene cuatro hijos. Está en este país desde 1997. En dos ocasiones se ha reunido con detectives y el fiscal", dijo el abogado defensor Padrón. "En la última reunión, el fiscal le dijo: 'Tengo lo suficiente para acusarte de asesinato'.

"Pero incluso así no salió del país. [Vila] quiere defenderse".

  Comentarios