Sur de la Florida

Cuando conduzca bajo la lluvia, hay algo que no debería hacer

Conductores circulan por las calles tempestuosas de Hallandale.
Conductores circulan por las calles tempestuosas de Hallandale. El Nuevo Herald

Como las coloridas luces de Navidad que anuncian la llegada de las fiestas de fin de año, las luces intermitentes son un indicio de que la temporada de lluvias llegó a Miami.

Durante los próximos seis meses, los conductores enfrentarán complicaciones con calles inundadas, cortinas de lluvia que cubren el parabrisas y el sinsentido de tener luces rojas parpadeantes en la parte trasera del auto que tienen delante.


¿Por qué los choferes encienden las luces intermitentes durante una tormenta? ¿Creen que les mejora la visibilidad? ¿Quizás piensan que de este modo emiten una señal de alerta? ¿O acaso piensan que con ello levantan un escudo que evitará que un vehículo los choque por detrás?

Todo esto es erróneo. En realidad, las luces intermitentes empeoran el peligro de manejar bajo un aguacero.

Conducir con las luces intermitentes es también ilegal en la Florida —y en la mayoría de los estados— y se castiga con una multa de $129.

El único momento en que se pueden usar estas luces cuando se maneja es si el auto está en una procesion en camino a una funeraria o a un cementerio.


“Las luces intermitentes se usan justamente para señalar que hay un peligro y, cuando por algún motivo, el conductor tiene que pararse a un lado de la vía, el auto se averió o sufrió un accidente”, dijo Matt Nasworthy, director de asuntos públicos de la AAA de la Florida.

“No se pueden usar cuando se conduce. Lo único que hace es causar confusión. Los otros choferes no tienen idea de lo qué está pasando”.

Pero si uno vive en el sur de la Florida, entonces está acostumbrado a la reacción automática de algunos conductores aterrados y mal informados que dan por sentado que cuando se conduce bajo una ventisca o una tormenta se deben encender estas luces.

Activar las luces intermitentes en realidad reduce la visibilidad, y le complica a los demás automovilistas ver las señales para doblar o las luces de los frenos.

Muchas veces, un auto que se detuvo por algún problema y puso las luces intermitentes podría ser impactado por detrás por un chofer que no supo anticipar la distancia que se aconseja llevar, y creyó que el auto se estaba moviendo, dijo el teniente Alex Camacho, de la Patrulla de Caminos de la Florida (FHP).


No se deben activar las luces altas cuando llueve o hay neblina “ya que la luz se reflejará y provocará un resplandor que puede cegar”, dijo por su parte Nasworthy.

De igual modo, los expertos recomiendan tener consideración con los conductores que están de visita en el sur de la Florida, dado que no solo no están habituados a conducir bajo aguaceros torrenciales, sino que posiblemente tampoco deben estar seguros de qué está ocurriendo con tantas luces intermitentes.

Tal vez piensen que hay mucha gente en camino de un verdadero diluvio de entierros.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios