Sur de la Florida

Miami Beach en carrera contra inundaciones

Cada estación de bombeo cuenta con dos bombas de agua de aproximadamente tres toneladas.
Cada estación de bombeo cuenta con dos bombas de agua de aproximadamente tres toneladas. el Nuevo Herald

La ciudad de Miami Beach está metida de lleno en una frenética carrera contra las inundaciones, a sólo unas semanas de que la marea alta alcance su nivel máximo en el año.

Las primeras dos estaciones de bombeo que forman parte de un proyecto de Miami Beach para sacar el agua en caso de inundaciones tienen como fecha tope para entrar en funcionamiento el 1 de octubre.

En febrero pasado, la ciudad de Miami Beach declaró un estado de emergencia debido a los pronósticos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de que el 8 de octubre la marea subirá 1.87 pies por encima del nivel alto promedio.

La solución aceptada fue instalar aceleradamente estaciones de bombeo similares a las que incluirá un proyecto del Departamento de Transporte de la Florida (FDOT) que se lleva a cabo en Alton Road desde el 2013.

“NOAA pronostica que el king tide (la gran marea) de este año será más alta aún que el año pasado. Esta será la más alta que hemos visto”, dijo Eric Carpenter, director del Departamento de Obras Públicas de Miami Beach. “Teníamos que hacer algo inmediatamente”.

Las estaciones de bombeo del proyecto del FDOT no estarán listas hasta la primavera del 2015, y además el diseño propuesto requiere separar el sistema de aguas pluviales de la ciudad y el del FDOT, lo cual “no incluye ninguna mejora a los desagües existentes de la ciudad”, dice la resolución para adoptar el estado de emergencia. “El sistema de drenaje de aguas pluviales de la ciudad continuará permitiendo inundaciones por mareas”.

La ciudad comisionó la instalación de las nuevas estaciones de bombeo al mismo contratista a cargo de las labores para el proyecto del FDOT “para evitar problemas y demoras”, según el documento.

El costo total del sistema de bombeo se acordó en $11.25 millones. Cada una de las estaciones de $3.2 millones cuenta con dos bombas de agua de aproximadamente tres toneladas y una capacidad de bombeo de 7,000 galones por minuto.

Las estaciones están ubicadas adyacentes a los sitos donde se instalarán las del proyecto del FDOT, en las calles 14 y 10 y las avenidas Bay y West, respectivamente. Una tercera estación, ubicada en la calle 6 y Alton Road, entrará en funcionamiento más adelante.

South Beach, la zona de más actividad turística de Miami Beach, y también la de menor elevación, se inunda considerablemente cada año entre los meses de octubre y noviembre cuando se produce un fenómeno conocido como king tide, el cual ocurre cuando la Tierra, la Luna y el Sol se alinean y las aguas del mar sufren la atracción gravitatoria de los astros.

Según John Englader, un experto en adaptación al nivel del mar y autor del libro High Tide on Main Street (Marea Alta en la Calle Principal), “la altura real de las aguas también es influenciada por el clima local. Cualquier viento, baja presión barométrica, o tormentas pueden añadir a la altura aparente del mar. Por lo tanto, las aguas pueden estar aún más altas un día o dos antes o después.”

En años anteriores, las inundaciones por mareas y lluvias sostenidas han causado cuantiosos daños a la propiedad en Miami Beach. Las inundaciones del año pasado fueron especialmente altas.

Además de las nuevas estaciones, la ciudad también ha acelerado los trabajos del FDOT, y la nueva fecha prevista para la terminación de ese proyecto es el 31 de diciembre, lo cual será un alivio para los residentes de la zona, no solo por las inundaciones sino también por las incomodidades causadas por las obras.

Fabiana Aceto, una joven que vive en la Avenida Bay y la calle 14, no tiene idea de qué es la construcción frente a su edificio pero lamenta que ya no está el parque que había en el sitio donde se están instalando las estaciones de bombeo. “Ya no puedo pasear a mi perro por ahí”, dijo Aceto mientras sacaba a su perro a la calle, “y hace unos días recibí un ticket porque doblé mal con mi auto, porque ya ni sé cómo va el tráfico aquí”.

Gladys Alvarez, vecina de la zona, se queja de que tiene que caminar desde la calle 8 y Alton Road hasta la calle 10 y la avenida West para tomar el autobús, que ya no pasa por Alton Road.

Pero después de terminadas estas obras vendrán otras más. La ciudad planea instalar 58 estaciones de bombeo más en los próximos cinco años.

El Plan Integral de Manejo de Aguas Pluviales del 2012, previsto en $206 millones, comprendía un ajuste de $10 millones “para tener en cuenta los fenómenos potenciales de un acelerado aumento del nivel del mar”. Pero los números han ido creciendo a medida que se toman nuevas provisiones.

En febrero la comisión aprobó aumentar de 0.5 pies a 2.7 pies la altura base para las construcciones en la ciudad, lo cual representa un aumento significativo en el presupuesto de la ciudad para financiar más estaciones de bombeo.

El plan de manejo original incluía elevar la altura de los malecones a un mínimo de 3.2 pies. Sin embargo, el documento advertía que “la altura mínima recomendada no ofrece protección contra eventos de mareas extremas, los cuales pueden coincidir con huracanes y otros desastres naturales”.

En abril pasado la ciudad determinó que la altura de los malecones deberá ser de 5.7 pies, tres pies por encima de la nueva altura base de 2.7 pies.

“Necesitamos malecones con una elevación que proteja no solo del king tide sino también del aumento del nivel del mar por los próximos 50 años”, dijo Carpenter.

Miami Beach es la primera municipalidad del sur de la Florida en incluir el aumento del nivel del mar en su plan de manejo de aguas pluviales.

“Hubiéramos deseado tener más ejemplos para guiarnos, pero no los hay”, dijo Carpenter. “Buscamos referencias en diferentes localidades en el mundo, pero nada es exactamente como lo que tenemos aquí en el sur de la Florida. Esperamos que nuestros éxitos y fracasos puedan ayudar a otros a llevar a cabo procesos semejantes”.

El aumento del nivel del mar es el resultado del calentamiento global, “el cual está causando el derretimiento de las capas de hielo en Groenlandia y la Antártica, los glaciares en todas partes del mundo, y la expansión de las aguas del mar”, afirmó Englander. “Lo importante de estas mareas extremas es que nos muestran lo que va a ocurrir más y más rutinariamente a medida que el mar suba década tras década en el futuro”.

<iframe src="https://mapsengine.google.com/map/embed?mid=zp8kwG1ZaHEc.kvlVsi39H1zk" width="640" height="480"></iframe>

Con información de Eyesontherise.org, un proyecto de la Escuela de Periodismo y Comunicación de FIU

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios