Sur de la Florida

Camarero de los Cayos inflaba las propinas que le daban los clientes, pero lo descubrieron

Thomas Kerschen.
Thomas Kerschen.

Según dijo la policía, por la cantidad de dinero que un camarero de los Cayos de la Florida escribió como propina en los recibos de las tarjetas de crédito de los clientes, habría podido pagarle a una compañía de fianzas el 10 por ciento que habitualmente se exige para sacar en libertad a un detenido y todavía le quedarían unos $100.

El jueves, detectives de la policía del Condado Monroe arrestaron a Thomas Kerschen, de 26 años, y lo acusaron de estafa —un delito grave— después que le entregó a clientes 54 recibos de tarjeta de crédito cuyos totales eran falsos.


Desde abril, Kerschen estuvo perpretando las estafas cuando trabajaba como camarero en el Castaway Waterfront Restaurant en Marathon.

John Mirabella, dueño de Castaway, llamó a la policía el miércoles después que un cliente se quejó y djo que Kerschen le cobró más dinero que el que debía luego que él pagó con su tarjeta de crédito.

"Busqué en los archivos y me di cuenta que el cliente tenía razón. Más tarde hice una investigación y encontré que el cliente que se quejó no era la única víctima", dijo Mirabella el viernes.

Kerschen, que llevaba trabajando en Castaway durante casi dos meses, fue despedido de inmediato, dijo Mirabella.

"Todo esto ocurrió durante un período de 24 horas", dijo Mirabella. "No me demoré". De acuerdo con el reporte del arresto que hizo la detective Amanda Coleman, entre el 18 de abril y el 23 de mayo, Kerschen se apropió de casi $600, además de las propinas legítimas que le daban los comensales.

La propina en algunos recibos era más grande que en otros. El 5 de mayo, un cliente no le dejó a Kerschen propina en la tarjeta de crédito, lo que por lo general quiere decir que se la dejó en efectivo o no le dejó nada por un mal servicio. Sin embargo, la policía dijo que Kerschen escribió en el cheque una propina de $45.

Coleman obtuvo una orden de arresto de un juez y el jueves Kerschen fue detenido y llevado a la cárcel del condado donde se le fijó una fianza de $5,000.

"Atender bien a nuestros clientes es nuestra máxima prioridad", dijo Mirabella. "Ya ese hombre no será un problema para nosotros".

  Comentarios