Sur de la Florida

Caso de extorsión en Florida muestra indefensión de indocumentados

Un indocumentado fue víctima de extorsión por parte de policías en Miami, denunciaron el martes organizaciones civiles, un caso que a su juicio muestra la indefensión de los sin papeles en Estados Unidos.

La detención de Moisés David Escoto, que podría ser deportado, “nos hace ver lo vulnerables que somos a la extorsión y el abuso de poder por parte de elementos corruptos de las fuerzas de seguridad”, dijo en rueda de prensa Karla de Anda, de la organización United Families.

Escoto, nacido en 1981 y cuya nacionalidad no fue divulgada, fue detenido en junio en Miami, Florida (sureste de Estados Unidos) por dos policías de la ciudad por una supuesta infracción de tránsito.

Según sus abogados, Escoto fue arrestado por sus rasgos latinos, y cuando los policías se percataron de que carecía de licencia de conducir, a la que los indocumentados no tienen acceso en Florida, uno de los agentes lo mantuvo retenido por horas en la patrulla mientras el otro fue a la casa de la familia a exigir 2,400 dólares.

La familia pagó y Escoto quedó libre, pero cuando a fines de agosto acudió a una corte por las multas que le impusieron por manejar sin licencia, lo esperaban agentes de inmigración que lo detuvieron bajo acusación de haber reingresado ilegalmente a Estados Unidos.

“Creemos que debe ser liberado. Creemos que es víctima de un crimen, de secuestro, de arresto ilegal y extorsión”, dijo el abogado de Escoto, John de Leon, quien afirmó que su defendido podría ser deportado para evitar que siga adelante una denuncia que puso contra la policía de Miami.

Escoto tiene derecho a una visa para víctimas de delitos, afirmó De Leon, que prepara una demanda federal contra la policía de Miami por violar los derechos constitucionales de su cliente.

“Estamos seguros de que este tipo de cosas están pasando en todo el país”, señaló el abogado, quien denunció “una guerra y una campaña en contra de los inmigrantes”.

“Las familias indocumentadas son vulnerables no solamente al abuso de la policía, por miedo a ser deportadas, sino al abuso de empleadores que no tienen escrúpulos y otras autoridades”, dijo María Rodríguez, directora de Florida Immigrant Coalition, que impulsa la recolección de firmas para que se le otorguen licencias a los indocumentados.

Según la coalición, 1 millón de personas en Florida conduce sin licencia.

En Estados Unidos, donde viven unos 11 millones de indocumentados, solo en una docena de estados los sin papeles pueden acceder a las licencias de conducir.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios