Sur de la Florida

Indocumentado demanda a Policía y a Ciudad de Miami por supuesta extorsión

El abogado John de León, quien representa a Moisés Escoto, durante una conferencia de prensa afuera de su oficina junto a un grupo de activistas.
El abogado John de León, quien representa a Moisés Escoto, durante una conferencia de prensa afuera de su oficina junto a un grupo de activistas. el Nuevo Herald

Los abogados de un inmigrante indocumentado, que está detenido en el sur de la Florida y enfrenta una posible deportación, anunciaron el martes que presentarán una demanda contra el Departamento de Policía de Miami, la ciudad de Miami y dos oficiales presuntamente involucrados en un acto de extorsión.

Moisés David Escoto Rojas fue arrestado el 9 de junio por conducir sin una licencia, y transportado en una patrulla durante horas mientras uno de los oficiales que lo detuvo extorsionaba a su familia, según denunció el abogado John de León, quien representa al joven Escoto.

De acuerdo con el recuento del abogado, Escoto iba manejando por un área de la Pequeña Habana cuando fue detenido por la policía en lo que de León calificó como un “acto de perfil racial”.

Después de determinar que Moisés no tenía licencia de conducir, los dos oficiales de policía le preguntaron con quién vivía y dónde, y luego lo llevaron en la patrulla al parqueo de la estación de policía en 2200 W Flagler St., donde uno de ellos, que no vestía uniforme, se montó en un Mercedes Benz privado que estaba en el estacionamiento y manejó hasta la casa de la madre de Moisés donde le pidió $2,400 a cambio de liberar a su hijo, dijo el abogado.

Mientras la madre de Escoto les pedía desesperadamente dinero a familiares y amigos para reunir la cantidad exigida, el otro oficial manejó por la ciudad durante horas con Escoto a bordo de la patrulla. Pero aún después de que la mujer les pagó, los oficiales se llevaron a Escoto a la estación, afirmó el abogado.

Escoto recibió cuatro multas de tránsito, entre ellas una por conducir sin licencia, y fue liberado bajo fianza al día siguiente.

El mismo día en que fue liberado, la familia de Escoto presentó una denuncia por extorsión ante el Departamento de Asuntos Internos de la policía de Miami.

Un portavoz de la policía confirmó que se había presentado una denuncia, pero declinó comentar más nada porque la investigación está activa y en curso.

Un mes y medio después, el 27 de agosto, Escoto fue detenido por oficiales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) cuando salía de la corte, adonde había ido a disputar las multas de tránsito que había recibido. “Estaban afuera esperándolo”, dijo de León.

Escoto fue conducido al Centro de Detención de Krome, y posteriormente fue transferido al Centro de Detención Federal del downtown donde aún se encuentra detenido y enfrenta cargos federales de entrada ilegal al país por los que podría ser deportado.

Los familiares de Escoto, así como sus abogados, temen que su deportación sea acelerada para impedirle que de testimonio en el caso de extorsión a su familia. Según de León, “una deportación sería una burla al sistema judicial”, puesto que Escoto es elegible para una Visa U, la cual provee a las víctimas de ciertos delitos un estatus legal temporal si colaboran con la investigación.

“Lo que ha pasado con él es un crimen por parte de las autoridades locales. El gobierno federal tiene la obligación de que las protecciones de la ley se apliquen a este caso”, dijo de León. “Quiero ser muy claro, esto es una guerra y una campaña contra los inmigrantes de este país, es parte de una cultura que permite que las personas que sean detenidas sin licencia de conducir puedan ser utilizadas por la policía”.

Un comunicado a nombre de la familia leído por Karla de Anda, de la organización pro derechos de los indocumentados Familias Unidas, dice que “durante los últimos meses hemos estamos aterrorizados, viviendo la continua presión de fuerzas ante las que no tenemos cómo defendernos, y que nos hacen temer continuamente por nuestra seguridad, la de nuestra familia y testigos”.

El comunicado de la familia exige que se garantice la seguridad de ellos y de los testigos, y que Escoto sea puesto en libertad inmediatamente.

Otros grupos de activistas por los derechos de los inmigrantes, entre ellos la Coalición de Inmigrantes de la Florida (FLIC) y la organización WeCount!, se unieron en la petición, y denunciaron la vulnerabilidad a la que se ven expuestos los indocumentados por no tener una licencia para conducir.

“Las familias indocumentadas son vulnerables al tener que manejar sin una licencia, no solamente al abuso de la policía por miedo a ser deportadas, sino también al abuso de empleadores que no tienen escrúpulos”, dijo María Rodríguez, directora de FLIC. “Sabemos que hay mucho casos más.”

Con respecto a la demanda, de León explicó que “tomará seis meses recibir una respuesta por parte de la ciudad de Miami, pero estamos también formulando una demanda a nivel federal por violación de todos los derechos constitucionales del señor Escoto, particularmente de la Cuarta Enmienda de la Constitución”.

“Esto es lo peor que puede hacer el gobierno aquí en este estado y en esta comunidad”, añadió.

La madre de Escoto, cuya identidad no fue revelada por razones de seguridad y porque el caso está en proceso, dice que tiene mucho miedo. “Estamos en este país donde sabemos que hay mucha seguridad, y nunca creí llegar a esta situación. Supuestamente estamos seguros de que nuestras autoridades nos protejan. Temo por la vida de mi hijo y la de mi familia”, dijo la madre de Escoto. “Me armé de valor (para denunciar) al ver la situación de mi hijo, porque sé que él no se merece estar en esa situación”.

“Espero que este caso sirva para muchas personas que tal vez están inocentemente ahí en la cárcel, y personas que no tienen tal vez la ayuda de un familiar”, añadió.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios