Sur de la Florida

Lo violaron cuando era un niño en Miami. Ahora quieren deportarlo por consumir marihuana

Lo violaron cuando era niño, ahora lo quieren deportar por usar marihuana

A Axel Noguera, quien fue violado cuando era un niño y se le permitió permanecer con una visa de víctima, se le denegó la residencia permanente por una prueba fallida de marihuana, según dicen sus abogados.
Up Next
A Axel Noguera, quien fue violado cuando era un niño y se le permitió permanecer con una visa de víctima, se le denegó la residencia permanente por una prueba fallida de marihuana, según dicen sus abogados.

Axel Noguera vino a Miami cuando sólo tenía 3 años. Su familia huía de la aplastante pobreza en Argentina y prefirieron vivir en las sombras en Estados Unidos como inmigrantes indocumentados.

A los 11 años, Noguera sufrió un violento trauma de la infancia. Un amigo de la familia en La Pequeña Habana abusaba de él y lo violaba en secreto. El depredador sexual finalmente fue condenado a 12 años de prisión y Noguera y su familia recibieron visas de un programa que beneficia a víctimas de delitos y les permite quedarse en Estados Unidos.

Pero ahora, más de una década después de haber sido víctima de un horrendo crimen sexual, Noguera enfrenta la deportación de la única ciudad y país que realmente conoce. Su abogada dice que la difícil situación de Noguera se debe a una serie de errores fomentados por el trauma de su infancia. Como un adolescente irritado, acumuló una serie de arrestos menores, aunque no fue condenado por ninguno de ellos. Luego, cuando solicitó la residencia, Noguera no pudo recibir tratamiento psiquiátrico y dos veces dio positivo por marihuana.

El punto de inflexión: Noguera fue arrestado por robar un automóvil, luego fue puesto bajo la custodia de inmigración antes de que pudiera enfrentar un juicio.

El violador será liberado pronto

Su violador, sin embargo, pronto quedará libre.

"La ironía del caso es que lo más probable es que [Axel] sea deportado, mientras que el criminal saldrá pronto de la cárcel y se le permitirá permanecer porque es ciudadano cubano", dijo su abogada de inmigración en Miami, Evelyn Alonso.

El violador, un cubano llamado Armando Rodríguez, también es monitoreado por agentes de inmigración. Pero Rodríguez, cuya liberación de una prisión estatal de Florida está programada para el próximo año, probablemente no sea deportado porque, debido a las deterioradas relaciones entre los dos países la isla rara vez acepta a sus ciudadanos de vuelta.

El caso de Noguera es inusual, pero sus abogados y otros críticos dicen que también resalta las duras consecuencias de las políticas de inmigración de la administración de Donald Trump, en particular su línea dura con las deportaciones. Ahora con 21 años de edad, Noguera está en un centro de detención en Orlando. El miércoles por la mañana, un tribunal le negó la fianza mientras su caso se procesa en el sistema de inmigración.

The Miami Herald normalmente no identifica a las víctimas de violación, pero Noguera y su familia aceptaron hablar públicamente para resaltar lo que creen que es una injusticia.

Armando Rodriguez.jpg
Armando Rodríguez.

El padre de Noguera dijo que su hijo no tiene a nadie en Argentina: "Ni siquiera sabe el idioma. No habla bien el español. No tiene dónde vivir. Vendimos todo para venir a Estados Unidos. Va a ser una situación muy precaria”.

El caso de Noguera se produce en medio de una creciente controversia sobre la rígida postura de Donald Trump con los inmigrantes indocumentados, un tema que lo ayudó a salir electo. En los últimos meses, las autoridades fronterizas de Estados Unidos han enjuiciado agresivamente a los adultos detenidos en la frontera, incluso los que tienen hijos menores, lo que ha provocado la separación de 2,000 niños de sus familias e imágenes de los menores alojados en los campamentos.

Las reacciones de rechazo se han convertido en una tormenta política, con figuras relevantes del propio partido de Trump pidiendo el fin de esa práctica. Unos 1,000 menores que entraron solos a EEUU están detenidos en un campamento en Homestead, al sur de Miami.

El caso de Noguera, mientras tanto, ha pasado inadvertido.

Fue detenido por agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) después de un arresto por robar un automóvil, pero antes de que fuera a juicio. Lo mantuvieron en una cárcel de Miami, algo que está sucediendo con mayor frecuencia en todo el país, incluido el sur de la Florida.

Un portavoz de ICE señaló que Noguera "actualmente no tiene estatus legal en los Estados Unidos y su caso está pendiente de revisión con la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración".

La familia Noguera llegó originalmente a Estados Unidos con visas de turistas en diciembre del 2001, durante el colapso económico de Argentina. Debido a la condición en su país, decidieron permanecer ilegalmente en el sur de la Florida. Axel Noguera, uno de tres hermanos, tenía 3 años en ese momento.

En el 2009, la familia vivía en La Pequeña Habana cuando conocieron a Armando Rodríguez, un hombre de unos 60 años que solía pasar el rato en la casa. Los Nogueras lo consideraban un amigo de la familia.

Lo que no sabían era que Rodríguez era un pedófilo que fue condenado por asalto lascivo de un niño en 1991. Fue condenado y recibió libertad condicional, que violó varias veces. También fue arrestado por no registrarse como delincuente sexual. En1998 había cumplido su libertad condicional.

Rodriguez nació en Cuba. No está claro si las autoridades de inmigración lo iban a expulsar después de la primera condena por delito sexual, pero pocos cubanos fueron deportados en años anteriores a la reanudación de las relaciones diplomáticas en el 2015. Incluso ahora, el país es considerado "recalcitrante" y no aceptará más de sus ciudadanos; solo 164 cubanos fueron devueltos a la isla durante el último año fiscal.

Actualmente, más de 36,000 cubanos en Estados Unidos tienen órdenes de deportación por delitos o violaciones a la ley de inmigración. La mayoría de ellos viven en libertad condicional.

Rodríguez fue arrestado otra vez en el 2009 después de que los Noguera supieran que había estado abusando de Axel en su propia casa.

Terminó por declararse culpable de agresión sexual de un menor y fue sentenciado a 12 años de cárcel. Debe salir libre el 20 de mayo del 2019. Debido a sus delitos, el estado de Florida podría buscar que se le confine indefinidamente en un centro cerrado de tratamiento para depredadores sexuales. Un jurado y un juez decidirían si debe ser enviado allí.

Noguera_mug_may_2016.jpg
Axel Noguera.

En el caso de que Rodríguez, de 69 años, no sea enviado al centro de tratamiento sexual, las autoridades de inmigración le han puesto una “orden de detención”. Pero a menos que Cuba acepte llevarlo de regreso, sería puesto en libertad condicional.

Infancia atormentada

En cuanto a Noguera, vivió una infancia atormentada por lo que padeció, dijeron sus padres, que pidieron no ser identificados. Recibió tratamiento de salud mental en el Kristi House Child Advocacy Center, que trata a las víctimas de abuso sexual en el condado de Miami-Dade, pero el abuso lo afectó demasiado.

"Él nunca quiso hablar sobre eso", dijo su padre. "No ha tenido una infancia normal".

A Noguera y su familia se les permitió quedarse en Estados Unidos bajo el programa de visa "U", que permite a los inmigrantes indocumentados permanecer en el país legalmente si han "sufrido abuso mental o físico y son útiles para las autoridades del orden o los funcionarios del gobierno en la investigación o enjuiciamiento de una actividad criminal".

La visa fue patrocinada por el Departamento de Policía de Miami.

Solo 10,000 visas de ese tipo se otorgan cada año y duran cinco años. Pero a los que reciben esa visa generalmente se les otorgan tarjetas de residencia para permanecer como residentes permanentes legales, a menos que cometan "cualquier acto que pueda considerarse un motivo de inadmisibilidad", según el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU.

Noguera, un entusiasta del monopatín que quería ser dueño de una tienda de patinetas, recurrió a la marihuana para ayudarlo a lidiar con su trauma, según sus padres. Tampoco podía mantenerse alejado de los problemas con las autoridades. Su primer arresto fue a los 16 años. Las acusaciones de robo y hurto vehicular fueron retiradas, según los registros del estado. También se le retiró otro arresto por delito contra la propiedad un año después.

Fue su arresto en abril del 2015 el más problemático.

Un policía de Miami vio a Noguera montado en su bicicleta comprar dos bolsitas de marihuana por $15 en un conocido punto de drogas en La Pequeña Habana. Noguera fue acusada de delito grave de tercer grado y posesión de marihuana. Tenía 18 años.

Tres meses después aceptó la libertad condicional y se le concedió una "suspensión de adjudicación" por el delito grave, que en Florida no cuenta técnicamente como una condena. El gobierno federal considera que las suspensiones son condenas y se pueden usar para deportar a alguien.

Su visa de víctima expiró un mes después de declararse culpable. Pero según su abogado, el caso de la marihuana no es lo que le negó su candidatura para la residencia legal permanente.

En el proceso, a Noguera se le exigió un examen físico y no pasó la prueba de drogas. Se le ordenó buscar terapia de salud mental para sus "problemas psicológicos y el uso de marihuana relacionado con estos", dijo Alonso, su abogada.

Sin embargo, falló una segunda prueba de drogas. Incluso cuando a sus padres y hermanos se les concedieron tarjetas de residencia, Noguera quedó indocumentado.

"Continuó usando marihuana para lidiar con el trauma de ser violado cuando era niño y esa es la razón por la que no se le permite quedarse en el país", dijo Alonso.

Continuó de mal humor, desarrolló un trastorno de rascarse la piel e incluso trató de suicidarse. También fue arrestado tres veces por altercados domésticos, pero los casos quedaron sin efecto.

En enero del 2017 que Noguera fue arrestado en Fort Lauderdale por conducir un Honda Civic robado. "Solo quería volver a casa", le dijo a un policía cuando lo detuvieron. Noguera puso una fianza y quedó en libertad en espera del juicio. Pero faltó a una cita en la corte en diciembre, lo que obligó a un juez a emitir una orden de arresto.

Entonces, el 3 de marzo, detectives de Miami-Dade fueron a la casa de Noguera para arrestarlo. Permaneció encarcelado en el Centro Penitenciario Turner Guilford Knight por cinco días, antes de que los agentes de ICE lo sacaran de la cárcel.

Desde su detención, Noguera ha sido transferido a varias instalaciones de inmigración.

"Está muy pesimista. No quiere vivir más", dijo su madre. "Si se va, ya no quiero vivir en este país. Él no sabe nada de Argentina".

  Comentarios