Sur de la Florida

Georgianos que secuestraron un barco para contrabandear brasileños al país ahora van a la cárcel

Tres hombres de la República de Georgia secuestraron un barco alquilado de las Bahamas, lanzaron al agua al capitán de la embarcación y luego lo apuñalaron, todo ello para hacer entrar de contrabando al sur de la Florida a dos brasileños, según documentos federales judiciales.

El incidente ocurrió en septiembre de 2016. El jueves, un juez federal condenó a los georgianos a varias sentencias de cárcel. Giorgi Abrakharia y Giorgi Kokuashvili recibieron una pena de seis años, en tanto Mikheil Gogiashvili fue condenado a tres años, cada uno por un cargo de hacer entrar de forma ilegal a Estados Unidos a una persona con un fin económico.

De acuerdo con documentos de la corte, Abrakharia, de 37 años, y Kokuashvili, de 41 años, viajaron en motocicletas acuáticas que alquilaron desde Boynton Beach hasta Freeport, Bahamas, el 25 de septiembre de 2016.

"Las motocicletas acuáticas no regresaron nunca", escribió Emily Rose, asistente de la Fiscalía, en un acuerdo de culpabilidad con fecha del 21 de febrero. Los hombres enfrentaban una pena de 40 años de prisión si hubieran decidido ir a juicio.

El 27 septiembre de 2016, Abrakharia, Kokuashvili y dos brasileños, cuyos nombres se omitieron en los documentos judiciales, abordaron un barco Regulator, de 1996 y de 26 pies de eslora que habían alquilado en las Bahamas.

Poco después de haber zarpado de Freeport, Abrakharia y Kokuashvili lanzaron al agua al capitán de la embarcación. El capitán trató de volver al barco, pero los georgianos lo volvieron a empujar al mar y lo acuchillaron en un brazo. "Sin embargo, la víctima logró de alguna manera llegar a la costa", escribió Rose.

En un video de seguridad de la Marina Sailfish, localizada en el Condado Palm Beach, puede verse a los cuatro hombres cuando desembarcan en el muelle y se dirigen al estacionamiento de la marina a las 4:18 p.m. de ese mismo día. Los hombres tomaron un taxi hasta una farmacia CVS de Boca Raton, donde Gogiashvili los recogió en un sedán BMW de color negro, de acuerdo con lo escrito en el acuerdo de culpabilidad.

Los cuatro fueron a un hotel del Condado Broward, donde estuvieron hospedados dos días, hasta que uno de los hermanos de los brasileños envió a un asociado con $12,000 en efectivo para pagarle a los contrabandistas. En la cuenta bancaria de Gogiashvili en el Bank of America aparecen dos pagos en efectivo que suman un total de $11,000 con fecha de 28 de septiembre.

Se cree que ese dinero es el pago de la otra familia de los brasileños, dijeron los fiscales.

El caso lo investigaron agentes del Departamento de Seguridad Territorial después que la policía de Palm Beach recibió un reporte sobre un barco que había sido abandonado en la Marina Sailfish.

  Comentarios