Sur de la Florida

'Algo malo va a pasar', advirtió agresor de Parkland a un alumno antes de la masacre

David Frankell (izq), abogado de oficio adjunto, habla con su cliente, Nikolas Cruz, en una audiencia en el Tribunal de Circuito de Broward.
David Frankell (izq), abogado de oficio adjunto, habla con su cliente, Nikolas Cruz, en una audiencia en el Tribunal de Circuito de Broward. South Florida Sun-Sentinel via AP

Justo antes de la masacre en la secundaria de Parkland en febrero, un alunmo que se dirigía al baño se cruzó con el agresor Nikolas Cruz en una escalera, cuando sacaba un arma de una bolsa.

"Me dijo que mejor huyera, que algo malo iba a pasar", dijo el estudiante a detectives de Broward en una declaración dada a conocer por los fiscales el viernes por la tarde.

El alumno en cuestión, Chris McKenna, de 15 años, se apresuró a salir del lugar y encontró al entrenador asistente de football Aaron Feis, quien se lo llevó en su carrito de golf y entonces regresó al Edificio 12 de la secundaria Marjory Stoneman Douglas para enfrentar a Cruz, quien lo mató a tiros.

Los fiscales dieron a conocer la declaración, que identifica al testigo solamente como C.M, como parte de la investigación penal a Cruz. El adolescente identificó a Cruz como el agresor y ahora es un testigo clave contra el acusado.

El estado también dio a conocer la declaración jurada de David Taylor, guardia de seguridad de la escuela, quien vio a Cruz con la bolsa en el pasillo después que otro guardia reportó que el adolescente había entrado al edificio. Taylor se escondió en un closet cuando comenzó la balacera momentos después.

"Después de eso escuché numerosos disparos", le dijo Taylor a la Policía. "Entones hubo un silencio que pareció eterno, pero que probablemente fueron 30 segundos. Entonces escuché dos disparos seguidos cerca de mí", dijo Taylor en la declaración; el documento lo identifica por sus iniciales.

Desde el tiroteo, Taylor ha sido trasladado a otra escuela. Como otros empleados de seguridad de la secundaria, Taylor conocía a Cruz.

"Él ha tenido problemas. No peleas ni nada así, sino cosas como tener esvásticas en su mochila y las libretas, cosas así", dijo Taylor a la Policía.

Sus historias no son nada nuevo, ya se habían contado en otras versiones de prensa, pero sí ofrecen la versión inicial a los investigadores menos de 24 horas después de la masacre del 14 de febrero.

Cruz enfrenta la pena de muerte por matar a 17 personas y herir a 17 más. Sus abogados defensores le han ofrecido que se declare culpable a cambio de ser condenado a cadena perpetua, pero los fiscales están presionando por la pena capital.

  Comentarios