Sur de la Florida

‘Voy a volarles el templo’: Hombre de Miami se declara culpable de amenaza de bomba

Dustin Allen Hughes, de 26 años.
Dustin Allen Hughes, de 26 años.

Un hombre de Cutler Bay, una zona incorporada del Condado Miami-Dade, se declaró culpable el jueves de haber amenazado con hacer explotar una mezquita en Pembroke Pines, en Broward.

Dustin Allen Hughes, de 26 años, llamó el sábado 5 de mayo a las 4:06 p.m. al número de contacto en caso de emergencia de la mezquita Jamael Ul Muttaqueen para dejar un mensaje de voz lleno de odio contra los musulmanes.

“Tú, musulmán de m…, he colocado una bomba en tu templo. Voy a volar tu maldito templo… donde ustedes tienen su santuario y adoran a Alá”, dijo Hughes en el mensaje. “Ustedes querían venir aquí y causar caos en Estados Unidos, bueno yo voy a causar caos a tu religión porque tu religión no es más que mentiras”.


Ese día, Hughes dejó otros tres mensajes de voz con amenazas similares al mismo número de teléfono de la mezquita. “Tengo el detonador de una bomba aquí mismo y la voy a activar muy pronto”, agregó el hombre en otro mensaje.

Tras escucharlos, el personal de la mezquita contactó a la Policía de Pembroke Pines que ese mismo día realizó una inspección exhaustiva dentro y fuera del centro religioso. No se encontró ningún explosivo.

Aunque Hughes no se identificó en los mensajes, las autoridades lograron ubicarlo porque había usado su teléfono personal y su nombre apareció en el identificador de llamadas.

Hughes fue arrestado el 15 de mayo en su casa.


De acuerdo con los documentos presentados ante un tribunal penal de Miami, Hughes negó inicialmente haber realizado las llamadas, pero luego reconoció que había sido él.

Cuando los agentes del FBI le dijeron que sus llamadas habían causado alarma entre los miembros de la mezquita, el hombre aplaudió y respondió “bien”.

Hughes fue encausado por una amenaza de bomba pero se declaró culpable del cargo de obstruir el libre ejercicio de las creencias religiosas a través de una amenaza con un arma peligrosa y explosiva.

Su sentencia está programada para el 6 de septiembre. Pudiera enfrentar una condena máxima de hasta 20 años de prisión.

"El Departamento de Justicia no tolerará las amenazas de violencia por odio, que amenazan la sensación de seguridad de toda una comunidad ", dijo el Secretario de Justicia Auxiliar Interino John Gore, en un comunicado de prensa.

Se "continuará enjuiciando enérgicamente los crímenes de odio para que todas las personas, sin importar cómo oren, puedan vivir sus vidas libremente y sin temor", agregó Gore.

Por su parte, el Fiscal Federal del Distrito Sur de Florida, Benjamin Greenberg, indicó que "se comprometen a proteger el derecho a ejercer libremente las creencias religiosas propias".



  Comentarios