Sur de la Florida

'Gastos inútiles': Florida pudo haber ahorrado millones de dólares en la limpieza tras Irma, según investigación

Los muebles transportados por las mareas del huracán Irma aparecen esparcidos junto a la carretera en Cudjoe Key el 15 de septiembre del 2017, dos días después de la tormenta.
Los muebles transportados por las mareas del huracán Irma aparecen esparcidos junto a la carretera en Cudjoe Key el 15 de septiembre del 2017, dos días después de la tormenta. Getty Images

Poco después de que el huracán Irma azotara al estado, el gobernador Rick Scott tomó la decisión de ignorar los contratos de eliminación de escombros que ya existen en los Cayos de Florida y seguir adelante con un plan para emitir contratos de emergencia por el lucrativo trabajo de talar árboles caídos y hojas de palmeras, así como retirar los restos de casas y remolques destruidos.

Una de las empresas seleccionadas no tenía experiencia previa en la remoción de escombros en casos de emergencia, mientras que a las firmas más calificadas se les impidió incluso presentar ofertas.

Los contratos de emergencia del gobernador terminarán costando a los contribuyentes entre $28 millones y $30 millones adicionales, según un análisis de CBS4 News.

CBS4 News revisó más de $43 millones en facturas enviadas al estado hasta febrero pasado por Munilla Construction Management (MCM) y Community Asphalt, las dos firmas seleccionadas para operar en los Cayos bajo el contrato de emergencia.

Si el gobernador hubiera usado una de las compañías que ya tenían contrato con el estado, les hubiera costado a los contribuyentes unos $13 millones hacer el mismo trabajo.

Scott Amey, asesor general del Proyecto para Supervisión del Gobierno, un grupo de vigilancia con sede en Washington, dijo que al ignorar los contratos existentes de eliminación de escombros, el gobernador "sometió a los contribuyentes estatales y federales a millones de dólares en gastos inútiles".

"Esta es una novatada cometida por un estado que no debería cometerlas", agregó Amey.

Richard Skinner, que se desempeñó como inspector general del Departamento de Seguridad Nacional bajo los presidentes George W. Bush y Barack Obama, dijo que el gobernador Scott pudo haber tenido la autoridad para hacer lo que hizo, pero la decisión de ignorar los contratos existentes que eran competitivamente mejores a favor de un contrato de emergencia plantea algunas dudas preocupantes.

"A pesar de que él tiene amplia discreción después de un desastre, también debe actuar de manera muy razonable y prudente", dijo. "No se puede ignorar el buen sentido de los negocios".

irma keys 2.jpg
Brad Morris, bombero del condado Monroe, recorta un árbol caído de un vecindario en Cudjoe Key. La isla fue golpeada fuertemente por el huracán Irma. Gaston De Cardenas AFP / Getty Images

Dijo que es por eso que los funcionarios federales alientan a los estados a utilizar contratos preexistentes.

"Hay una gran variedad de motivos por lo que usted debe tener esos contratos vigentes antes de que ocurra un desastre", dijo Skinner. "Y no tiene ningún sentido simplemente ignorar esos contratos y volver a hacer todo el proceso".

"Es algo que examinaría si hoy fuera el inspector general. Realizaríamos una auditoría solo para conocer a fondo si el dinero de los contribuyentes se usó correctamente”, agregó.

Una portavoz de Scott emitió la siguiente declaración a CBS4 News: "Es inexacto comparar los contratos previos al desastre con los contratos de emergencia para la eliminación de escombros: están comparando dos cosas diferentes y eso debe reflejarse en su artículo".

Que no les inflen los precios

Las declaraciones emitidas por la oficina del gobernador, sin embargo, contradicen las declaraciones de Scott hechas días después de la tormenta, instruyendo a las ciudades y condados a usar sus contratos previos al huracán para evitar que los "contratistas de remoción de escombros les inflen los precios”.

"No toleraremos ningún intento de las empresas de aprovechar se de nuestras comunidades durante su momento de necesidad", dijo Scott durante una conferencia de prensa el 22 de septiembre pasado, "especialmente a raíz de un desastre natural como el huracán Irma".

El ojo del huracán Irma tocó tierra en Cudjoe Key, cerca de la milla 22, a las 9 de la mañana del 10 de septiembre. Con vientos de 130 mph, la tormenta de categoría 4 arrasó casas de remolques, arrancó árboles y techos de las viviendas.

Milagrosamente, nadie en Los Cayos murió como consecuencia directa de la tormenta.

A pesar de la destrucción, tanto el condado de Monroe como el estado parecían preparados para enfrentar las secuelas.

Cayo Hueso, Islamorada e incluso la comunidad turística de Ocean Reef tenían contratos con una empresa privada, AshBritt, para limpiar los estragos causados por la tormenta a precios que se negociaron con meses de anticipación.

irma keys 4.jpg
Michael Bernard, del Cuerpo de Bomberos del Condado de Monroe, recorta un árbol de una carretera de Cudjoe Key el 13 de septiembre del 2017. Gaston De Cardenas AFP / Getty Images


AshBritt, con sede en el condado de Broward, es una de las empresas de respuesta a desastres más grandes del país. Supervisó la limpieza en Nueva Jersey después del huracán Sandy, en Mississippi después del huracán Katrina, y en California a raíz de los recientes incendios forestales.

El condado de Monroe también tenía un contrato con AshBritt, que había hecho una oferta competitiva antes de que comenzara la temporada de huracanes.

Se ignoró lo planificado

El Departamento de Transporte de la Florida también parecía estar listo. Tenía seis compañías en espera, bajo sus propios contratos previos a la tormenta, listas para entrar en los Cayos para despejar la US 1. Tres de esas compañías (Ceres Environmental, Bergeron Emergency Services y AshBritt) tenían tripulaciones ya ubicadas en los límites entre Monroe y Miami-Dade esperando a que las llamaran para ayudar.

Sin embargo, toda esa planificación se ignoró.

En lugar de utilizar a Ceres, Bergeron o AshBritt, los funcionarios estatales enviaron en silencio avisos a un puñado de empresas, invitándolas a presentar ofertas para un nuevo contrato de emergencia. Los correos electrónicos salieron a última hora de la tarde del 12 de septiembre y las respuestas debían remitirse a las 11 de la mañana siguiente.

Y el nuevo contrato no se limitaría a eliminar escombros a lo largo de la US 1, sino que ahora incluía todo dentro de las áreas más afectadas de los Cayos de Florida, desde el marcador de la milla 16 hasta el de la milla 40, justo al sur del Puente de la Siete Millas.

En la tarde del 13 de septiembre, el estado decidió dos empresas: MCM y Community Asphalt. (MCM se encuentra actualmente bajo escrutinio por su papel en la construcción del puente peatonal de FIU que colapsó en marzo y mató a seis personas).

Se cree que las tasas de remoción de escombros en el contrato de emergencia de MCM son las más altas en el estado y contrastan marcadamente con los precios que Ceres, Bergeron y AshBritt habrían ofrecido en virtud de sus contratos de remoción de escombros preexistentes.

Comparación de precios

Por ejemplo, MCM cobró a los contribuyentes $913 por milla por cada bordillo y alcantarilla que limpió.

Ceres habría cobrado $123 por milla, AshBritt $32 y Bergeron solo $12.

Para transportar rocas, arena, tierra y sedimentos, MCM cobró al estado $77.50 por yarda cúbica.

AshBritt habría cobrado $11, mientras que Ceres y Bergeron habrían cobrado entre $6.50 y $15.95.

Para retirar una lavadora, una secadora o una estufa, MCM cobró al estado $969 por cada electrodoméstico.

AshBritt habría cobrado $75 por artículo, Ceres $48.15 y Bergeron $60.

Desde entonces, la oficina del gobernador indicó que AshBritt está siendo investigada por la oficina del fiscal general por supuestamente aumentar sus tarifas en otras jurisdicciones a raíz de Irma, una acusación que AshBritt niega. La investigación del fiscal general no estaba en curso en el momento en que se otorgaron los contratos de emergencia, y la compañía realizó la limpieza posterior a los huracanes en otras secciones de los Cayos sin violar las estructuras de tarifas ya existentes.

No fue hasta que MCM y Community Asphalts comenzaron a presentar facturas por sus servicios que pudo medirse el verdadero costo de estos contratos de emergencia.

CBS4 News revisó facturas por valor de $30.1 millones remitidas por MCM al estado por el trabajo que había realizado hasta febrero.

Si AshBritt hubiera hecho ese mismo trabajo, habría costado a los contribuyentes $10.4 millones.

Ceres lo habría hecho por $9 millones y Bergeron les habría costado a los contribuyentes solo $8.5 millones.

Una historia similar ocurre con Community Asphalt. CBS4 News revisó $13.5 millones en facturas enviadas por la firma.

Ese mismo trabajo lo habría hecho AshBritt por $5.5 millones.

Ceres habría cobrado $ 5,6 millones y Bergeron $ 4,1 millones.

Tanto Community Asphalt como MCM defendieron su trabajo, y señalaron que el estado los invitó a presentar ofertas por los contratos de emergencia y sus precios reflejaban las condiciones en ese momento.

La oficina del gobernador ha afirmado repetidamente que los contratos de emergencia se emitieron solo porque el condado de Monroe los solicitó. "Queremos ser claros", declaró la oficina del gobernador, "se incorporaron equipos de emergencia para complementar el trabajo en curso porque el gobierno local solicitó la asistencia de FDOT para resolver rápidamente este problema para que las familias puedan regresar a casa".

La oficina del gobernador identificó a Martin Senterfitt, gerente de emergencias de Monroe, como la persona que hizo la solicitud.

"No necesitamos que otros nos ayuden"

Sin embargo, en una declaración jurada obtenida por CBS4 News, Senterfitt dijo: "No hice una solicitud".

IMG_974837908.JPG_6_1_FKDVTMK5_L402002965.JPG
La oficina del gobernador Rick Scott (en la foto) ha afirmado repetidamente que los contratos de emergencia se emitieron solo porque el condado de Monroe los solicitó. Joe Raedle Getty Images

Cuando se le preguntó si esperó a que el Departamento de Transporte de Florida (FDOT) emitiera contratos de emergencia, Senterfitt dijo: "No".

El relato de Senterfitt es respaldado por un video de la reunión de la Comisión del Condado de Monroe del 27 de septiembre en la que el alcalde de Monroe, George Neuent, expresó consternación de que el estado contrató a sus propias cuadrillas para retira r escombros.

"No necesitamos que estos otros nos ayuden", dijo Neugent, refiriéndose a MCM y Community Asphalt. El alcalde dijo que era importante que el Condado mantuviera el control sobre cómo se hacía el trabajo.

El administrador del Condado de Monroe, Roman Gastesi, les dijo a los comisionados durante la reunión del 27 de septiembre que trató de eliminar los contratos de emergencia cuando se enteró de ellos.

"Le dijimos al estado: basta", dijo Gastesi a los comisionados. "Ya le hemos dicho a Tallahassee, sabes, tenemos esto. Tenemos un contratista. Estás perturbando nuestros asuntos. Váyanse."

Neugent, un republicano, señaló durante la reunión que las tarifas que se pagan bajo el contrato de emergencia a MCM y Community Asphalt deberían ser una preocupación para los contribuyentes, especialmente si se comparan con las tarifas especificadas por el contrato del condado con AshBritt.

"Pero si hablamos de aumento de precios", dijo el alcalde, "de acuerdo con el contrato que tenemos, el gobernador era el que realmente estaba elevando los precios".

La declaración completa del gobernador a CBS4

Después de que este informe fuera transmitido por CBS4, la oficina del gobernador emitió un extenso "Para dejar las cosas claras", como ocurre a menudo después que se publican artículos de investigación.

La oficina de Scott también emitió esta declaración:

"No es correcto comparar los contratos previos al desastre con los contratos de emergencia para la eliminación de escombros: están comparando dos cosas diferentes y eso debe reflejarse en su artículo.

"Es responsabilidad del estado limpiar la US 1 después de una tormenta como el huracán Irma porque es una carretera estatal. La limpieza de la US 1, que se logró en cuestión de días, fue absolutamente crítica para toda la comunidad de los Cayos. Debido a la necesidad crucial de esa carretera, ese servicio se proporcionó sin costo para el gobierno local y a pedido del gobierno local. El noventa por ciento de ese costo es reembolsable a través de FEMA.

"La limpieza inicial se realizó en unos pocos días, pero continuó debido al gran volumen de escombros en los bordes de las carreteras y el personal adicional de limpieza de escombros se fue a la US 1.

"Las compañías de limpieza de escombros tuvieron muchas disputas contractuales y batallas legales en Florida y otros estados después del huracán Irma y el gobernador Scott nunca permitirá que los intereses especiales impidan la recuperación en ninguna comunidad.

"Queremos ser claros: se incorporaron equipos de emergencia para complementar el trabajo en curso porque el gobierno local solicitó la asistencia del FDOT para resolver rápidamente este problema y que las familias puedan regresar a sus hogares. Se solicitó asistencia del FDOT porque eso es lo que los contribuyentes merecen".

  Comentarios