Sur de la Florida

'Tenemos cuentas que pagar, cariño': Policías deberán devolverle $20,000 a bailarina desnudista

Policía de Miami-Dade deberá devolver $20,000 decomisados a una stripper

Un juez obligó a la Policía de Miami-Dade a deber devolver $20,000 decomisados a una stripper de Hallandale Beach.
Up Next
Un juez obligó a la Policía de Miami-Dade a deber devolver $20,000 decomisados a una stripper de Hallandale Beach.

La Policía del Condado Miami-Dade está en problemas después que patrulleros decomisaron de forma ilegal varias armas y casi $20,000 en efectivo de una mujer que trabaja como bailarina desnudista.

El Departamento accedió a pagar más de $3,000 a los abogados defensores que contrataron Ras Cates, de 33 años, y su esposa, Lizmixell Batista, de 20 años, bailarina del Cheetah Gentleman's Club, en Hallandale Beach.

Al parecer, el dinero no se pagará en billetes de un dólar.

El pasado 25 de mayo, dos patrulleros detuvieron a Cates y Batista, que iba como pasajera, cuando el automóvil en que iban le pasó a toda velocidad a su auto en el barrio West Little River.

Tras detener al vehículo, los patrulleros lo registraron e incautaron seis armas, tres de ellas fusiles automáticos, además del dinero, aceite de marihuana y varios frascos de un potente jarabe para la tos con codeína [alcaloide que está forma natural en el opio y se usa con fines médicos como analgésico] sin receta médica.

El dinero fue encontrado en el bolso de Batista. En las imágenes tomadas con la cámara en el uniforme que obtuvo el Miami Herald puede verse cómo en seguida Batista le dice a los patrulleros que el dinero lo ganó con su trabajo como bailarina. "Se suponía que iba a ir al banco a depositar el dinero. Tenemos cuentas que pagar, cariño", le dijo Batista a la policía.

La Policía de Miami-Dade elogió el arresto en el reportaje hecho por una estación de televisión local, mostrando fotografías de las armas. “Es realmente asombroso como una simple parada de tráfico nos puede llevar a solucionar muchos casos”, le dijo entonces un portavoz de la policía al canal WFOR-CBS4.“Hay gran cantidad de asesinos seriales tras las rejas por una simple parada de tráfico".

La pareja fue acusada de narcotráfico a mano armada, entre otros delitos graves. Los abogados defensores de ambos, de inmediato impugnaron el arresto.

IMG_Ras_Cates_and_Lizmix_5_1_GPE31ONL_L403376108.JPG
Ras Cates y su esposa Lizmixell Batista, bailarina del Cheetah Gentleman's Club, fueron arrestados el 25 de mayo. Departamento de Policía de Miami-Dade

“Lo más perturbador de todo esto, es que después del arresto, el Departamento de Policía hizo escandalosas especulaciones por televisión sin siquiera conocer los hechos ni reconocer las rampantes violaciones de los derechos constitucionales de mis clientes", dijo el abogado defensor Jude Faccidomo.

Luego que la defensa presentó las evidencias, los fiscales rápidamente desestimaron el caso.

Cates le dijo a los patrulleros que lo detuvieron que los fusiles eran legales, y que tenía un permiso válido para portar armas. Según imágenes tomadas con una cámara instalada en el uniforme de uno de los patrulleros, aunque actuaron de forma amistosa con Cates, nunca tuvieron el permiso para registrar en el maletero del auto, sino que "le ordenaron al acusado que lo abriera", escribieron los fiscales.

"Registrar el maletero fue ilegal", dijo en un memorando el fiscal Johnathan Nobile, explicando por qué la Fiscalía decidió retirar las acusaciones.


Tampoco quedó claro quién era el dueño de las drogas ni del jarabe de codeína —posiblemente ilegal—, dijeron los fiscales. Ni Cates ni Batista admitieron ser dueños de la marihuana. La policía de Miami-Dade nunca llevó el jarabe a un laboratorio para ser analizado.

Los abogados de Cates todavía están tratando de recuperar las armas.

La Oficina Legal del Departamento de Policía del Condado Miami-Dade, tras sospechar que se trataba de dinero de drogas, le solicitó a un juez de una corte civil que le permitiera al Departamento quedarse con los $19,934 que se encontraron en el auto. El departamento dijo que Roxie, una perra de la Policía, alertó a los patrulleros de que los billetes habían estado "muy cerca" de grandes cantidades de narcóticos.


En la audiencia, Haley Heath, una amiga de Batista que trabaja también como bailarina, testificó que Batista gana "grandes cantidades de propinas" en el club Cheetah.

“Me parece que el dinero decomisado era una evidencia convincente, pero al parecer el Departamento de Policía no pensaba lo mismo", dijo Faccidomo.

El juez de Circuito de Miami-Dade Rodney Smith estuvo de acuerdo en que no había causa probable para confiscar el dinero y ordenó que se le devolviera a ambos.

Un juez obligó a la Policía de Miami-Dade a deber devolver $20,000 decomisados a una stripper de Hallandale Beach. (En Inglés).

  Comentarios