Sur de la Florida

Abren campaña para ayudar a novia herida en accidente en el que murió hijo de famoso pelotero de Miami

En la foto, Ari Arteaga y su novia Indira Rambarran, quien sobrevivió al accidente.
En la foto, Ari Arteaga y su novia Indira Rambarran, quien sobrevivió al accidente. Go Fund Me

Una misa pública a nombre de Ari Arteaga, estudiante de 16 años de la secundaria Miami Columbus que pereció en un terrible accidente automovilístico el pasado sábado, está programada para este miércoles a las 7 p.m. en la Iglesia Católica Epiphany, ubicada en el 8235 SW 57 Avenue en Miami.

Indira Rambarran, la novia de Arteaga, estudiante de la Academia Our Lady of Lourdes, sobrevivió el accidente y tiene “un largo camino para su recuperación’’, según una campaña en GoFundMe, que comenzó la madre, Ysha Arteaga, junto a la familia Arteaga.

Hasta la mañana del miércoles, la campaña había recaudado unos $175,765 para los gastos médicos de Indira.


“El sábado 28 de julio a las 9:45 p.m. una tragedia le arrancó la vida a un muchacho de 16 años y alteró de forma devastadora la vida de su novia’’, se dice en la publicación de la página GoFundMe.

“Ari Arteaga e Indira Rambarran se vieron envueltos en un horrible accidente de auto que ha unido a nuestras dos familias para siempre. Queremos agradecer a la comunidad por las increíbles muestras de amor y de apoyo que le han dado a las familias Arteaga y Ramabarran durante estos momentos tan difíciles’’.

J.D. Arteaga, padre de Ari, y entrenador de pitcheo de la Universidad de Miami (UM), le pidió al público a través de las redes sociales que “mantengan en sus oraciones a Indira Rambarran’’ y hagan donaciones en la campaña GoFundMe en lugar de flores por Ari.


“Después de la muerte de mi hijo Ari, las efusiones de amor, mensajes de texto, llamadas telefónicas y visitas a mi casa nos han consolado a Ysha, Ariana y a mí’’, escribió J.D. Arteaga en las redes sociales.

“Nos sentimos muy agradecidos por todo el respaldo emocional que hemos recibido de la familia, amigos, colegas entrenadores y miembros de la comunidad de la UM y de la escuela Columbus.

“Estamos tratando de lidiar con nuestro dolor de una forma positiva. Ha sido un golpe muy duro, pero estamos buscando el lado positivo de esta tragedia’’.

  Comentarios