Sur de la Florida

Cubanos en EEUU podrán hacer sugerencias sobre proyecto de Constitución, dice el gobierno

Cientos de cubanos se aglomeraron cerca del restaurant Versailles de la Pequeña Habana luego del anuncio de la muerte del ex gobernante Fidel Castro.
Cientos de cubanos se aglomeraron cerca del restaurant Versailles de la Pequeña Habana luego del anuncio de la muerte del ex gobernante Fidel Castro. Miami Herald/AP

Los cubanos que viven en Estados Unidos y otros países podrán enviar sugerencias y comentarios sobre el proyecto de nueva Constitución que será llevado a referendo, según anunció el gobierno de la isla.

“Gobierno de Cuba invita a todos los ciudadanos cubanos en el exterior a participar en el debate sobre el Proyecto de Constitución”, anunció el viernes en Twitter el diplomático cubano Ernesto Soberón.

“Dicha participación ratifica la voluntad de contar con las opiniones de TODOS los cubanos”, añadió el funcionario, que dirige el departamento de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX).

Según Soberón, los cubanos en el extranjero podrán hacer propuestas o comentarios a través de un formulario online que estará disponible en el sitio digital www.nacionyemigracion.cu.

El proyecto de Constitución, diseñado por el Partido Comunista y aprobado recientemente en la Asamblea Nacional, será discutido en una “consulta popular” organizada por el Partido entre septiembre y noviembre de este año. El proyecto final debe ser aprobado en un referendo.

Yumil Rodríguez Fernández, un diputado cubano miembro de una comisión parlamentaria que participó en la redacción del documento aclaró este viernes que “si bien se analizarán todas las propuestas, puede que no todas puedan ser llevadas al texto constitucional, como se explicó en la Asamblea Nacional del Poder Popular”, según reportó el sitio estatal de noticias Cubadebate.

Varias organizaciones del exilio cubano en Estados Unidos y de la oposición en la isla han calificado de “fraude” al proyecto de reforma constitucional debido a la ausencia de participación ciudadana en su confección y su carencia en materia de derechos humanos y políticos.

La propuesta anunciada el viernes fue recibida con desdén entre algunos grupos del exilio cubano.

Rosa María Payá, promotora de la campaña Cubadecide para llevar a plebiscito el sistema político en Cuba, dijo que mientras no exista una relación directa entre lo que opinan los cubanos y la elección de los representantes del sistema “estamos asistiendo a una obra de teatro”.

El día que el gobierno permita a los exiliados “viajar a La Habana y presentar sus reformas entonces creeré en su intención de diálogo”, dijo Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia en Miami.

Para la abogada Laritza Diversent, la iniciativa es buena pero le preocupa la forma en que se organice el proceso.

“¿Cómo podemos tener la seguridad de que lo que aportemos será tenido en cuenta?”, se pregunta. “Somos más de tres millones de cubanos en el extranjero. Esto no es una simple asamblea de rendición de cuentas en un barrio del país”, comentó.

Soberón destacó que “la participación de todos los cubanos en el exterior en el debate del Proyecto de la nueva Constitución constituye un hecho inédito en la historia de la Revolución”.

El gobierno de Cuba limita los derechos de los cubanos que residen en el extranjero por más de dos años, quienes son clasificados como “emigrados” y pierden varios derechos civiles y políticos, entre ellos la posibilidad de votar en el referendo que será convocado para aprobar la reforma constitucional.

Modificaciones a estas políticas migratorias no fueron incorporadas al borrador del documento durante su discusión en la Asamblea Nacional.

La propuesta de nueva Constitución incluye modificaciones que tendrían repercusiones concretas para los cubanos asentados en Estados Unidos y otros países.

El borrador establece que los cubanos no pueden hacer uso de otra ciudadanía dentro de Cuba, por lo que los cubanoamericanos nacidos en la isla serán considerados como ciudadanos cubanos sujetos a las leyes de ese país.

Esto ya estaba ocurriendo de modo informal pero existía confusión incluso entre las distintas autoridades de la isla.

Con este cambio las autoridades pueden justificar la exigencia actual de que los nacidos en Cuba deben entrar a ese país con un pasaporte cubano, independientemente de si han adquirido otra ciudadanía. El embajador de Cuba en EEUU, José Ramón Cabañas, dijo que no esperaba que cambiara ese requisito con la nueva Constitución.

Al ser considerados como ciudadanos cubanos, el apoyo que la embajada de EEUU en La Habana puede dar a los naturalizados como estadounidenses es limitado. Al mismo tiempo, en teoría podrían recibir los mismos servicios gratuitos que reciben los cubanos.

De ser aprobado el texto tal cual, los cubanoamericanos nacidos en Cuba no podrían beneficiarse de las regulaciones e incentivos a la inversión extranjera porque serían considerados ciudadanos cubanos.

El reportero de el Nuevo Herald Mario J. Pentón contribuyó a este reportaje.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres
Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios