Sur de la Florida

Empleados de clínica de La Pequeña Habana estafaron millones, y ahora les espera la cárcel

El centro comercial en 2742 SW Eighth St., donde estuvo ubicado Billing USA por un tiempo.
El centro comercial en 2742 SW Eighth St., donde estuvo ubicado Billing USA por un tiempo. Departamento de Justicia de los Estados Unidos

Billing USA, una compañía de La Pequeña Habana, le ofrecía un amplio menú de servicios a sus clientes de cuidado de la salud, desde facturas básicas hasta facturas multimillonarias, todo ello en un sofisticado plan de estafa.

La condena el pasado viernes de Francel Rodríguez, gerente de Billing USA, acusado de un cargo de confabulación para estafar a instituciones de cuidado de la salud, solo es parte de la historia.

Varias otras personas vinculadas al plan fueron también condenadas a condenas en prisiones federales.

Mauricio Palma, de 45 años y propietario de Billing USA, lleva meses en el Centro de Detención Federal, en el downtown de Miami, sentenciado a ocho años de cárcel, después que se declaró culpable de confabulación para estafar a instituciones de cuidado de la salud.

Palma deberá también devolver $2,110,173 como compensación y perdió $1.8 millón en ejecución hipotecaria.

En la cárcel del downtown de Miami también se encuentra Rafael Izquierdo Ríos, de 42 años, y residente del oeste de Miami-Dade, que fue sentenciado a seis años y cinco meses tras las rejas. Izquierdo Ríos trabajó en Billing USA, usó la estafa para su propia compañía de facturación, American Fast Services, y le estafó a Blue Cross Blue Shield, Cigna y UnitedHealthcare $2,278,702.

Billing USA crew.JPG
De pie de izquierda a derecha, Francel Rodriguez, Sergio Carratala y Rafael Izquierdo-Rios. La mujer sentada no fue acusada de ningún crimen. Departamento de Justicia de EE. UU.

Sergio Carratalá, de 31 años, sabrá el próximo 14 de septiembre cuál es su sentencia por su participación en la confabulación para estafar a instituciones de cuidado de la salud.

Por su parte, Rodríguez, de 40 años, será sentenciado el 1ro. de noviembre.

Christopher Clark fungió como fiscal a cargo de los encausamientos.


En documentos judiciales, Carratalá dijo que él, Palma, Izquierdo Ríos y Celia Domínguez Cruz, presidenta de Blue Diamond Medical Center, presentaron o ayudaron a presentar reclamaciones fraudulentas por $5,692,102 a Blue Cross “que de forma falsa y fraudulenta representaba que varios beneficios de cuidado de salud, principalmente terapia física y medicamentos inyectables, eran necesarios, recetados por un médico, y que Blue Diamond” le ofrecía a clientes de Blue Cross.

Blue Cross le pagó $653,893 a la cuenta corporativa de Blue Diamond, una clínica del oeste de Miami-Dade. Rodríguez, Palma e Izquierdo Ríos presentaron $5,943,053 en reclaciones similares a Blue Cross y Cigna por beneficios de Salvus, una clínica de La Pequeña Habana.

Blue Cross le pagó $1,638,378 a la cuenta corporativa de Salvus. Billing USA recibió un porcentaje del dinero.


El Departamento de Justicia dijo en un correo electrónico: “En algunos casos, las clínicas le pagaron a Billing USA super facturas, lo que especificaba que querían que se les pagara a su nombre”.

A otros clientes, explicó el Departamento de Justicia, Billing USA “les ofreció fabricar las super facturas completamente para las clínicas.

En estos casos, las clínicas solo tendrían que presentar la información de los pacientes a Billing USA, y los empleados fabricar una super factura, enviándole a las compañías aseguradoras lo que el plan de seguros del paciente permitiera, y luego informarle a la clínica la factura que se había mandado, de modo que a su vez la clínica pudiera fabricar los historiales de los pacientes y reflejar lo mismo”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios