Sur de la Florida

Horas después de la masacre en Parkland: video muestra a Nikolas Cruz hablando de sus ‘demonios’

Horas después de la masacre en Parkland: video muestra a Nikolas Cruz hablando de sus ‘demonios’

La fiscalía publicó el miércoles segmentos de un video del interrogatorio policial con el atacante de la escuela en Parkland, Nikolas Cruz, en el que afirma que “una voz” en su cabeza le ordenó actuar con violencia.
Up Next
La fiscalía publicó el miércoles segmentos de un video del interrogatorio policial con el atacante de la escuela en Parkland, Nikolas Cruz, en el que afirma que “una voz” en su cabeza le ordenó actuar con violencia.

La fiscalía publicó el miércoles segmentos de un video del interrogatorio policial con el atacante de la escuela en Parkland, Nikolas Cruz, en el que afirma que “una voz” en su cabeza le ordenó actuar con violencia.

La publicación del video se produjo dos días después de que las autoridades publicaran una transcripción del interrogatorio, con partes omitidas para ocultar el relato de Cruz de lo que sucedió exactamente esa tarde de febrero en que fue a la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas armado con un rifle AR-15 y mató a 17 personas, entre estudiantes y empleados docentes.

Aunque la ley de registros públicos de la Florida autoriza a que la mayoría de las pruebas judiciales se divulguen a la prensa, la ley estatal permite que lo “esencial en la confesión” de un acusado se resguarde para garantizar su derecho a un juicio justo.

La mayor parte de la declaración de 217 páginas estaba tachada. Aún así, la Oficina del Defensor Público de Broward había intentado evitar que se publicara todo el documento, diciendo que aún podía afectar la decisión de un jurado en el futuro.

La jueza de circuito Elizabeth Scherer no estuvo de acuerdo y ordenó que la transcripción con las omisiones se divulgara a los medios.

La entrevista grabada en video tiene una duración de más de 12 horas. Aunque está muy editada, todavía ofrece un vistazo a lo que pasaba por la mente de Cruz antes del tiroteo, o al menos, cómo quería ser visto por los detectives de homicidios de la Policía de Broward.

Se presentó como una figura patética, rechazado por las chicas, a quien su familia lo hacía “sentirse mal” y sin posibilidad de un futuro en el ejército como él había esperado. Durante gran parte de la entrevista con el detective de homicidios John Curcio, Cruz habló sobre los supuestos “demonios” en su cabeza.

“¿Qué te dicen que hagas?”, le preguntó Curcio.

“Quema. Mata. Destruye“, respondió.

Usando al demonio como excusa

El detective, más tarde en la entrevista, rechazó escéptico las afirmaciones de Cruz de que había estado escuchando una voz en su cabeza durante años.

“Creo que estás usando al demonio como excusa”, le dijo Curcio.

La entrevista se realizó horas después de la masacre. Todas las entrevistas con sospechosos en casos de asesinato se graban en video y se pueden mostrar a los jurados en un posible juicio.

Cruz, de 19 años, enfrenta la pena de muerte por la mayor masacre en una escuela en la historia de la Florida. Sus abogados han ofrecido su declaración de culpabilidad si la fiscalía suspende la ejecución, algo que la Oficina del Fiscal del Estado se negó a hacer.

Vestido con una bata de hospital azul estampada, Cruz estuvo tan retraído y hosco durante la entrevista que a veces apenas se podía oír lo que decía. Sus pies estaban encadenados al suelo.

Cuando se le preguntó por su número de teléfono a los 20 minutos de comenzar la entrevista, Cruz comenzó a hiperventilar, pasándose las manos por la cabeza y gimiendo. (Había vomitado después de ser arrestado cerca de la escuela una hora después del ataque).

“Nik, los doctores ya te examinaron”, le dijo el detective Curcio. “Estás bien... calma esa respiración”.

Más tarde, a su hermano menor Zachary Cruz se le permitió entrar a la habitación. Abrazó al Nikolas, un abrazo torpe por las esposas que ataban los brazos de su hermano a la espalda, mientras el presunto atacante lloraba. “Te amo con todo mi corazón”, dijo Zachary Cruz.

Después de pasar unas ocho horas en la habitación, Nikolas Cruz apoyó la cabeza sobre la mesa y al parecer se quedó dormido.

El defensor público de Broward, Howard Finkelstein, dijo que la declaración muestra que el sistema de profesionales de salud mental, educadores y policías no logró detener a Cruz en los años previos a la masacre.

Finkelstein dijo que mientras más se alargue el caso de Cruz, porque los fiscales buscan la pena de muerte en lugar de la cadena perpetua, las familias de las víctimas y la comunidad en general sufrirán más.

Una oscura subcultura en internet que idolatra a los atacantes escolares, incluido Cruz, envían “montañas” de cartas de admiradores, incluidas mujeres jóvenes que mandan fotos en ropa interior, según Finkelstein, aunque agregó que las cartas no se entregan a Cruz.

“Creemos que el mayor interés de la comunidad y las familias de las víctimas es terminar este caso ahora”, dijo Finkelstein el lunes. “Enciérrenlo para siempre, boten la llave, no mencionen más su nombre”.

Luego de la publicación de las declaraciones de Cruz, el padre de una víctima dijo que él y su familia “tienen fe” en el fiscal del Estado de Broward Michael Satz y en la decisión de su oficina de buscar la pena de muerte.

Pero Ryan Petty, quien se postula para la Junta Escolar del Condado de Broward, dijo que está más enfocado en trabajar para evitar futuras tragedias, especialmente al fomentar una mayor coordinación entre las escuelas, la policía y los profesionales de salud mental.

“Creo que está claro que Cruz estaba lleno de problemas todo el tiempo que fue a la escuela”, dijo Petty, cuya hija Alaina, de 14 años, murió en Stoneman Douglas. “Creo que estos [tiroteos] se pueden prevenir”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios