Sur de la Florida

Mujer de Key Largo podría ser sentenciada a cadena perpetua por violar a niño que cuidaba

Jennifer Renee Franklin.
Jennifer Renee Franklin.

El viernes pasado, la policía arrestó a una mujer de Key Largo y la acusó de un cargo de agresión sexual contra un menor, un delito capital.

El novio de la mujer fue arrestado a principios de esta semana bajo cargos de golpear frecuentemente al niño del que la mujer se acusa de haber violado.

Detectives de la policía del Condado Monroe detuvieron a Jennifer Renee Franklin, de 41 años, y la acusaron de agresión sexual y de crueldad contra un menor de edad —ambos delitos graves— a las 12:45 p.m. del viernes.


Franklin fue llevada a la cárcel del condado con una fianza de $800,000. De ser hallada culpable, podría ser condenada a cadena perpetua.

Por su parte, el novio de Franklin, Randell Howell, de 36 años, fue arrestado en su casa de la milla 101.5, en Key Largo, y acusado de dos cargos de crueldad contra un menor. Howell salió en libertad con una fianza de $25,000. Howell fue acusado de pegarle al niño de forma regular, obligarlo a limpiar el orine del inodoro con su cepillo de dientes y dejarlo desnudo y sin comer como castigo.

Los agentes que capturaron a Howell dijeron que el pequeño tenía moretones en los brazos, piernas y caderas. “La víctima presentaba hinchazones visibles y morados por todo el cuerpo, las dos rodillas, el área del glúteo derecho, piernas y pies”, escribió el detective Bernardo Barrios en el reporte del arresto. “Las lesiones mostraban diferentes etapas, desde moretones rojizos hasta otros de color púpura”.


Barrios agregó que el niño “fue abusado de forma sistemática, tanto física como mentalmente”. En la actualidad, el muchacho está bajo el cuidado del Departamento de Niños y Families de la Florida (DCF). Por el momento no se sabe si se llamó a la agencia con anterioridad.

Beatriz López, portavoz del DCF, dijo en un correo electrónico el viernes que “la información relacionada con cualquier historia sobre el niño es confidencial”.

Aproximadamente a la medianoche del sábado, la policía recibió la llamada de un vecino a quien el niño acudió en busca de refugio. Cuando al día siguiente, los patrulleros se presentaron en la casa del niño, Franklin y Howell no sabían que el chico no estaba.

La casa tenía un penetrante olor a marihuana, según el reporte del arresto.

Howell admitió haber golpeado al niño “cuando hizo algo malo”, de acuerdo con el reporte. Franklin, quien estuvo casada con el padre biológico del niño antes de que muriera, dijo que el niño no iba a la escuela, sino que estudiaba en la casa, ya que solía tener problemas en la escuela pública.

El niño, sin embargo, le dijo a los patrulleros que no lo mandaban a la escuela para que los maestros no vieran las huellas de los golpes que recibía y no se reportaran los abusos que ocurrían en la casa.

Las estadísticas del Centro del Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) muestran que más de 700,000 niños son referidos a agencias de protección infantil como resultado de abuso o negligencia en los Estados Unidos cada año. Según Purva Grove

  Comentarios