Sur de la Florida

¿Está buscando un empleo pero le preocupa su tatuaje? Un estudio de la UM tiene nuevas respuestas

Mitchell Jarrell, a la derecha, hace un tatuaje en el brazo de Lissette Davila, el sábado 18 de junio de 2016 en Orlando.
Mitchell Jarrell, a la derecha, hace un tatuaje en el brazo de Lissette Davila, el sábado 18 de junio de 2016 en Orlando. adiaz@miamiherald.com

Contrariamente a la creencia popular, los tatuajes no tienen un efecto negativo en la búsqueda de empleo ni en el salario, según concluyó un nuevo estudio que hizo la Universidad de Miami (UM).

El resultado contradice investigaciones anteriores donde se afirmaba que los tatuajes provocaban que los empleados potenciales resultaran menos interesantes a las compañías y empresas que buscaban contratarlos.

Los investigadores dicen que el nuevo estudio es más exacto que los que se han realizado en el pasado.

Michael French coautor del trabajo y profesor de UM de Salud Económica, dependió de una metodología. Los antiguos estudios dependían de pequeños grupos y de entrevistas directas, donde los investigadores le preguntaban a los gerentes de firmas o a los usuarios qué pensaban de los tatuajes.

El estudio de French, publicado en la revista Human Relations, utiliza una gran muestra (2,058 personas que representan los 50 estados del país), seleccionada de un portal de encuestas académicas llamado Mechanical Turk.

Entre otras cosas, el sondeo de opinión tiene en cuenta el ingreso, el estatus laboral, el nivel de educación, si la persona tiene o no tiene un tatuaje, el número de tatuajes y la visibilidad del tatuaje.

Sin embargo, los sondeos por internet no son infalibles. El programa que se usó para recopilar las respuestas le exigió a los participantes que firmaran por internet, lo que puede distorsionar los resultados.

Por ejemplo, el 64 por ciento de los que participaron en el estudio eran mujeres. El estudio tampoco tomó en cuenta ningún sector en específico.

Es posible, dijo French, que los empleados administrativos sean menos proclives a los tatuajes que sus contrapartes obreros.

De todos modos, en general confía en los resultados, apuntó French.

French tiene la gran corazonada de que en la actualidad los tatuajes se han convertido en un asunto menos tabú a medida que ha pasado el tiempo.

La cantidad de miembros de una misma familia con al menos una persona tatuada ha aumentado de 21 por ciento en 1999 a 40 por ciento en el 2014, según otros trabajos.

Muchos de los anteriores estudios sobre los los tatuajes se hicieron hace 15 ó 20 años.

“La popularidad de los tatuajes está obligando a las empresas a aceptarlos”, dijo French. “Hoy día, los tatuajes son algo tan común que si un jefe descalifica a un candidato debido a sus tatuajes, quedará en una posición de desventaja, ya que perderá una gran cantidad de candidatos con talento”.

French, que tiene cuatro tatuajes, no ha terminado con este tema en sus investigaciones, toda vez que tiene otras ideas que poner en práctica.

Un estudio analizará si los tatuajes tienen o no tienen alguna relevancia en la moral.

French dijo tener la corazonada de que no es así. “En el pasado, los tatuajes significaban rebelión o pertenecer a alguna pandilla de delincuentes”, dijo French. “Ahora, en cambio, cada vez se ven más personas que se hacen tatuajes por razones sentimentales, como la muerte de un familiar”.

Otro estudio potencial emplearía tecnología de punta para poder seguir y analizar los movimientos y reacciones del ojo del entrevistado.

La estructura está aún en la etapa preliminar, pero French quiere usar esta tecnología.

La profesora de UM Karoline Mortensen y el profesor de la Universidad del Oeste de Australia Andrew R. Timming son los coautores de este estudio.

  Comentarios