Sur de la Florida

‘Que los votantes decidan’: A pesar del escándalo, este demócrata quiere llegar a Tallahassee

Michael Grieco, despite a campaign-finance scandal, won the Democratic primary Tuesday for state House District 113.
Michael Grieco, despite a campaign-finance scandal, won the Democratic primary Tuesday for state House District 113. cjuste@miamiherald.com

Comienza el tercer acto en la carrera de Michael Grieco como funcionario público, uno donde el ex comisionado de Miami Beach pudiera pasar en poco más de un año de estar ante un juez como acusado en un caso criminal a congresista de Florida.

Con guayabera y hablando en un titubeante español, Grieco dijo a docenas de residentes en la residencia personas de la tercera edad Rebecca Towers, en South Beach, que estaba luchando por ellos.

“Estoy aquí para ustedes. Cada día, cada año. Ayer, hoy y mañana. No solo durante la campaña”, dijo, provocando vítores de “¡Bravo!” y aplausos de la multitud.

¿Quién les trajo hielo al edificio cuando el huracán Irma afectó el servicio eléctrico? Grieco. ¿Quién luchó contra la fumigación aérea con el insecticida Naled durante la crisis del Zika? Grieco. ¿Quién se puso de pie y dijo “nunca” cuando surgió la idea de abrir un consulado cubano en la playa? Grieco.


No menciona el hecho de que no impugnó que aceptó dinero extranjero ilegal en su último intento por llegar a un cargo público — por lo que se le impuso libertad condicional y una prohibición temporal en la política — o que está sujeto a pesquisas separadas de la Comisión de Ética y Confianza Pública de Miami-Dade y del Colegio de Abogados de Florida por su honestidad e integridad. Eso no importa en Rebecca Towers, un complejo de viviendas públicas para 200 personas ubicado frente al Government Cut.

“Él siempre pasa por acá”, dijo José Crespo, un residente de 76 años, mientras estaba sentado en el comedor con una bolsa de regalo sin abrir que había ganado en una rifa gratuita organizada por la campaña de Grieco.

Felisa Cardona, de 79 años, estuvo de acuerdo.

“La política es fea”, dijo en español. “Si hubiese tenido algún problema, estaría en la cárcel”.

Si Grieco gana la primaria demócrata el 28 de agosto por un escaño en la Cámara de Representantes de la Florida, en un distrito azul que se extiende por La Pequeña Habana, el downtown de Miami, Fisher Island, Miami Beach y North Bay Village, será por el perdón de votantes como Crespo y Cardona. En un campo sin un claro favorito entre los candidatos, los simpatizantes de Grieco en La Playa, donde es visto como un Batman que lucha por los residentes y (literalmente) ayuda a la policía a atrapar sospechosos, podría decidir los resultados.

La carrera por el Distrito 113 a la Cámara también podría ser la última oportunidad de este abogado criminalista de hacer carrera como funcionario público.

Hace más de una década, el empresario de 42 años de edad, se ubicó en el cargo de fiscal asistente luego de utilizar un caso de alto perfil para publicitar su actuación como disc jockey de South Beach (bajo el nombre de DJ Esquire). Y el año pasado se vio obligado a renunciar a la Comisión de Miami Beach y abandonar una prometedora candidatura a alcalde después de fomentar clandestinamente un comité de acción política (PAC) con dinero en efectivo de urbanistas, cabilderos y comerciantes de la ciudad, y mintió al respecto en varias ocasiones.

Algunos votantes no están dispuestos a pasar eso por alto. En un evento de campaña a principios de este año en un restaurante de South Beach, un antiguo simpatizante se levantó para decir que se sentía traicionado por la deshonestidad de Grieco.

“Cuando el Miami Herald se dirigió a usted y le preguntó si tenía algo que ver con el [comité de acción política], usted dijo: ‘Pueden ver claramente mi alma’, dijo Craig Woodland, quien donó $300 a Grieco el año pasado antes de que estallara el escándalo. “Tras haber sido expulsado como comisionado y obligado a abandonar la candidatura al puesto de alcalde, ¿cómo es que tiene planes de postularse para un cargo más alto? ¿Cómo tiene tal desfachatez? “

“Dejemos que los votantes decidan”, respondió Grieco.

Ahora, un populista que se enfrenta al establishment, Grieco está usando técnicas que recuerdan a Donald Trump, incluyendo ataques contra los medios. (Criado como republicano, Grieco dijo que luego se convirtió en demócrata porque el partido estaba más alineado con sus “valores”).

Incluso ha adoptado parte del lenguaje de campaña del presidente.

Después de que la comisión de ética acusó a Grieco el mes pasado de mentir al público por negar su papel en el comité de acción política y por violar una ley de ética de Miami Beach, su oponente Deede Weithorn lo llamó una persona “abominable” en un correo electrónico dirigido a sus seguidores.

Grieco respondió en Facebook: “Pronto llamarán a mis votantes un puñado de deplorables”, refiriéndose a un insulto que Hillary Clinton usó contra algunos partidarios de Trump durante la carrera presidencial del 2016.

El escándalo

Grieco detesta hablar sobre People for Better Leaders, el comité de acción política por el cual recaudó más de $200,000 a puertas cerradas, aunque Weithorn y otro candidato, Kubs Lalchandani, lo han mencionado.

“Hay muchos asuntos que podrían beneficiarse con una discusión pública exhaustiva, pero los asuntos del pasado no están entre ellos”, escribió Grieco en un correo electrónico reciente en respuesta al Herald.

A veces, no puede evitarlo. En una reciente visita al Consejo Editorial del Herald con sus oponentes, echó la culpa del escándalo a dos donantes: Petter Hagland, un adinerado empresario noruego con propiedades en el sur de la Florida, y Tony Rodriguez-Tellaheche, un agente inmobiliario de Miami.

Rodríguez-Tellaheche escribió un cheque por $25,000 a People for Better Leaders en el 2016 cuando Grieco se estaba preparando para anunciar su candidatura a alcalde de Miami Beach. Pero el dinero provenía de Hagland, que como ciudadano extranjero tien prohibido donar a las campañas políticas de Estados Unidos. Ambos dijeron a los investigadores que hicieron la donación con el conocimiento de Grieco.

En octubre pasado, la Oficina del Fiscal estatal en Miami-Dade acusó a Grieco de aceptar a sabiendas una donación hecha en nombre de otra persona, un delito menor. Se le permitió no disputar —es decir, no admitir la culpa — y recibió libertad condicional. El acuerdo lo llevó a aceptar no postularse para un cargo público durante seis meses.

Grieco 01 EKM.jpeg
Michael Grieco, entonces comisionado de Miami Beach, en una conferencia de prensa el 31 de julio del 2017, donde anunció que abandonaba su candidatura a la alcaldía. Más tarde, renunció a su puesto en la Comisión por una violación de financiamiento de campaña. Ahora se postula para la Cámara de Representantes de la Florida en una primaria demócrata competitiva. Emily Michot. emichot@miamiherald.com.


En la reunión con el Comité Editorial este mes, Grieco dijo que Hagland y Rodriguez-Tellaheche lo delataron con los fiscales.

“No tenía conocimiento de lo que estaban haciendo y es decepcionante que la honestidad no salga a la luz”, dijo. “Todo terminó con esta infracción por la que hasta ahora nunca he admitido culpabilidad y de la que nunca me han hallado culpable y lucharé por mi inocencia hasta el día de mi muerte”.

Pero los correos electrónicos del 2016 entre los involucrados contradicen su relato. Los mensajes fueron obtenidos por el Herald a través de una fuente confidencial.

En ese momento, la comisión del Condado de Miami-Dade se estaba preparando para aprobar una ordenanza que requería que todos los candidatos locales revelaran sus esfuerzos de recaudación de fondos para comités políticos. Eso significaba que Grieco ya no podría cobrar cheques de personas allegadas adineradas, al menos sin revelar su nombre al público. Tal admisión podría empañar su reputación como comisionado.

“Parece que en un futuro muy cercano las leyes locales podrían cambiar, lo que hace que sea mucho más difícil para mí recaudar fondos de la manera que puedo ahora”, escribió Grieco en un mensaje a Hagland. “Sé que ustedes están/estaban ansiosos por apoyar mis fondos para la alcaldía, así que solo quería mantenerlos al tanto”.

“Por supuesto. Puedo enviar [el dinero] a Florida LLC, luego Tony puede hacer un cheque “, respondió Hagland. “¿Cuál es la cantidad acordada?”

“$25,000”, escribió Grieco.

Poco después, Rodriguez-Tellaheche donó $25,000 a People for Better Leaders, en su nombre.

Grieco no respondió cuando se le preguntó si era realmente posible — teniendo en cuenta sus detalladas conversaciones por correo electrónico — que no entendía que el dinero, de hecho, provenía de Hagland.

Daniel Mazanec, un abogado de Hagland, calificó las protestas de Grieco como “infundadas”.

Hagland “proporcionó información veraz y precisa sobre lo que sucedió, lo cual... es coherente con las comunicaciones escritas existentes”, dijo Mazanec.

Rodriguez-Tellaheche y su abogado no devolvieron llamadas telefónicas.

¿Quién es el culpable?

Como prolífico recaudador de fondos, Grieco ha recolectado $117,000, un poco más que Lalchandani y $20,000 menos que Weithorn, a pesar de que entró en la lid meses después. También se ha movido por las líneas partidarias, alentando a los republicanos y los independientes que lo apoyan a registrarse como demócratas para la primaria. (Un republicano, Jonathan Parker, lanzó su campaña el mes pasado).

Durante la campaña, Grieco también atacó a la prensa.

Cuando esta semana los periodistas del Herald le enviaron por correo electrónico preguntas sobre el escándalo, respondió que el periódico estaba involucrado en un “esfuerzo flagrante para afectar una elección”. Anteriormente había acusado a los periodistas de estar “en la nómina” de sus oponentes políticos.

Y sus tácticas de campaña sugieren a sus oponentes que está feliz de eludir los lineamientos éticos. Grieco la ha emprendido con sus oponentes: Weithorn por decir falsamente que obtuvo un título de MIT y Lalchandani por su trabajo como abogado representando centros de cirugía plástica donde los pacientes han muerto o quedado lesionados.

Por ejemplo, en un anuncio negativo enviado por correo sobre su oponente Kubs Lalchandani, Grieco usó el nombre completo de Lalchandani, Kabir Arjan Lalchandani.

El candidato se refiere a sí mismo usando el apodo “Kubs” en su materiales y aparece como Kubs Lalchandani en la boleta. En una declaración, Lalchandani calificó los folletos como “racistas”.

deede mailer.jpeg
Un anuncio de campaña de Michael Grieco que se envió por correo generó críticas por usar el nombre completo de su oponente Kubs Lalchandani, quien dijo que el material era racista.

Grieco dijo que no eran un ataque al patrimonio de Lalchandani, aunque los conservadores a menudo llamaron la atención sobre el legado extranjero de Barack Obama al usar su segundo nombre, Hussein.

Según Grieco, el impreso enviado por correo identificaba tanto a Lalchandani como a Weithorn “de la forma en que están incluidos en la lista de Elecciones de Miami-Dade, para garantizar la precisión y el cumplimiento legal”.

Grieco también casi se mete en problemas cuando un correo electrónico de campaña colocó un gráfico de SAVE, un grupo de derechos de LGBTQ en el sur de la Florida, debajo de los logotipos de las organizaciones que lo respaldaron. SAVE no respalda a ningún candidato en las elecciones. Contactado por el Herald sobre el correo electrónico, el director ejecutivo del grupo, Tony Lima, dijo que llamó a Grieco sobre el correo electrónico porque la forma en que se colocó el logotipo de SAVE podría ser “engañosa” para los votantes. Lima enfatizó, sin embargo, que Grieco “desde el estrado manejó de una manera muy amigable los temas de la igualdad” como comisionado de Miami Beach.

Grieco dijo que su campaña no tenía la intención de engañar a nadie.

“Nuestro correo electrónico de campaña enumeraba nuestro trabajo con SAVE en el programa Safe Place y Competitive Workforce Act”, dijo, “y de ninguna manera, directa o indirectamente, reclamó un endoso formal de ellos, ni esa era la intención”.

  Comentarios