Sur de la Florida

Arrestan a hijo de miembro del Salón de la Fama Dan Marino por conducir ebrio

Archivo
Archivo

Michael Marino, el hijo de 30 años de Dan Marino, miembro del Salón de la Fama del Football y quarterback ícono de los Dolphins, fue arrestado a menos de media milla de su casa de Fort Lauderdale, acusado de conducir en estado de embriaguez (DUI) a alrededor de la 1:30 a.m. del viernes.

Según el reporte del arresto, una prueba de alcoholemia midió el contenido etílico que Michael Marino tenía en la sangre en .208 y en .210, mucho más alto que el límite legal de .08. Marino salió en libertad tras pagar una fianza de $1,500.

El martes compareció en corte y se declaró inocente de conducir en estado de embriaguez y de conducir en estado de embriaguez con un nivel sanguíneo de alcohol mayor de .15.

Michael Marino trabaja como DJ profesional y es un activista para enfrentar el autismo. El nombre que usa como DJ es “DJ One Trey”, un homenaje a la camiseta número 13 que usó su padre con los Dolphins y en la Universidad de Pittsburgh. Su diágnosis como autista cuando era niño inspiró a sus padres a crear la Fundación Dan Marino en 1992, una organización de caridad que trabaja con personas con autismo y otras incapacidades.

IMG_michael_marino.jpg_2_1_EU31L3T5_L76203576.JPG
Michael Marino.

Su legendario padre, que con anterioridad trabajó también como anunciador de football, en la actualidad es consejero especial del ejecutivo principal de los Dolphins.

De acuerdo con el reporte del arresto, Michael Marino llamó la atención de un patrullero de Fort Lauderdale cuando no se detuvo en un letrero de PARE al doblar hacia el este en Broward Boulevard, cerca de la avenida 1 del SW.

Poco después, Marino tomó hacia el norte en su todoterreno Ford del 2016 por Andrews Avenue, lo que provocó que dos autos que iban al oeste por Broward Boulevard “se vieran obligados a frenar de pronto para evitar un accidente”, dice el reporte.

Tras detener a Marino en la cuadra 400 de la avenida 1 del NW, el agente escribió que “de inmediato notó los ojos inyectados en sangre de Marino y un olor a alcohol que emanaba de su aliento y del interior del vehículo”.

El patrullero también escribió que Marino hablaba de forma enredada y que “reaccionó o respondió con gran lentitud a las preguntas” que le hizo. De igual modo, se tambaleó al bajarse del auto.

Tras fallar las pruebas que el patrullero le hizo fue llevado a una instalción de DUI del Condado Broward. El historial de conducción de Marino en Broward comprende dos multas por conducir a exceso de velocidad.

El pasado 2 de agosto fue multado por conducir con placas vencidas.

  Comentarios