Sur de la Florida

Oprah y sus amigas de Hollywood ayudarán con miles de dólares a estas mujeres en Miami

Oprah Winfrey mientras aceptaba el premio Cecil B. DeMille, durante la gala de los Globos de Oro, en Beverly Hills, Calif., el domingo 7 de enero del 2018.
Oprah Winfrey mientras aceptaba el premio Cecil B. DeMille, durante la gala de los Globos de Oro, en Beverly Hills, Calif., el domingo 7 de enero del 2018. AP

Después de la avalancha de denuncias y alegaciones de acoso y abuso sexual tras la campaña #MeToo vino #TimesUp, una iniciativa de artistas de Hollywood para ayudar a combatir los abusos.

La campaña, que cuenta con voceras famosas como Oprah Winfrey, Reese Witherspoon, America Ferreras y Salma Hayek, ha recaudado millones de dólares y destinado un fondo legal para defender a mujeres que trabajan en industrias menos glamorosas que Hollywood.

Parte de ese dinero ahora beneficiará a organizaciones comunitarias de Miami para ayudar a mujeres de clase obrera e inmigrantes.

Esta semana el Time’s Up Legal Defense Fund anunció que repartió $750,000 entre 18 grupos alrededor de Estados Unidos, que trabajan directamente con mujeres de bajos ingresos y de grupos vulnerables, como trabajadoras domésticas o agricultoras.


Una colación de cuatro organizaciones locales resultó entre las beneficiadas. Voces Unidas | Vwa Ini, que está compuesta por el grupo de ayuda a inmigrantes WeCount! En Homestead, el Centro de Trabajadores de Miami, el Community Justice Project y la Clínica Legal de Derechos Humanos de la Universidad de Miami, recibió $40,000.

“Estamos muy agradecidos de recibir este apoyo porque nos ayuda a continuar con el trabajo que ya veníamos haciendo y a poder ayudar a más mujeres”, dijo Marcia Olivo, directora del Centro de Trabajadores de Miami.

Milagros Jiménez habla sobre sus experiencias con acoso y violencia en el Círculo de Mujeres en el Miami Workers Center, el martes 12 de diciembre del 2017.

El Centro organiza y asiste a trabajadores locales, especialmente a mujeres que limpian casas y hoteles y cuidan niños y ancianos. Cada semana, llevan a cabo un evento llamado Círculo de Mujeres, en el que las participantes hablan sobre sus traumas, especialmente en relación al abuso sexual, y comparten estrategias para luchar contra ese flagelo.

“Este es un reconocimiento de que para poder tener sociedades sanas y productivas, las mujeres, como pilar de la familia y como seres humanos, necesitamos estar sanas, estar seguras y sentirnos protegidas”, dijo Olivo.

La coalición planea utilizar los fondos en campañas sobre “conozca sus derechos” y en ayudar a mujeres que han sido acosadas o abusadas en el trabajo a conseguir representación legal.


El movimiento #MeToo —que surgió luego de que artistas de Hollywood acusaran públicamente de acoso y abuso sexual a Harvey Weinstein, un poderoso productor de películas— puso en evidencia el impacto del acoso en los lugares de trabajo en prácticamente todas las industrias.

Activistas dicen que #MeToo ayudó ademés a destacar la vulnerabilidad de las mujeres empleadas de industrias como servicios de limpieza, cuidados de salud y agricultura, quienes no tienen recursos para defenderse.

“Sabemos que hay un gran numero de trabajadoras que ganan bajos salarios, inmigrantes que día a día sufren abuso y estos fondos nos dan la oportunidad de salir a la comunidad, llegar a estas mujeres y ayudarlas a luchar por un lugar de trabajo más seguro y digno”, dijo Oscar Londoño, abogado del Community Justice Project.


Según un comunicado, el fondo de defensa legal ha recaudado casi $22 millones, 120 organizaciones a nivel nacional solicitaron a la subvención y Time’s Up planea entregar más dinero en el futuro.

El fondo legal es administrado por el National Women’s Law Center. La directora ejecutiva, Fatima Gross Graves, dijo a AP que desde que se lanzó la iniciativa a nivel nacional en enero, unas 3,500 personas han contactado a la organizaciónpara contar sus historias y pedir ayuda.

“Es un recordatorio de que el acoso para en todas partes”, dijo Graves a AP. “Vemos mujeres que trabajan en algunos de las industrias peor pagadas que nos contactan, y algunas en las industrias mejores pagadas. Mujeres empleadas por el gobierno o la milicia, mujeres que trabajan en restaurantes, como guardias de seguridad. Estamos hablando de más de 60 sectores”.

Siga a Brenda Medina en Twitter: @BrendaMedinar y en Facebook: @BrendaMedinaJournalist.
  Comentarios