Sur de la Florida

Rick Scott eliminó planes de un tren bala. Ahora invierte en la empresa privada que quiere construirlo

El ferrocarril privado Brightline amplió el servicio a Miami-Dade este año.
El ferrocarril privado Brightline amplió el servicio a Miami-Dade este año. emichot@miamiherald.com

Una de las primeras medida de Rick Scott al asumir la gobernación en el 2011 fue cancelar un proyecto de $2,400 millones financiado con dinero federal y listo para comenzar para construir un tren bala entre Orlando y Tampa, porque conllevaba “un enorme riesgo de gastar demasiado dinero del contribuyente sin garantía de crecimiento económico”.

La decisión fue una bofetada política al entonces presidente Barack Obama, quien consideraba el tren de alta velocidad un proyecto clave para su iniciativa de inversión en infraestructura. Pero ahora la idea está de vuelta sobre la mesa, revivida por All Aboard Florida, una compañía de Coral Gables que tiene el fuerte apoyo de Scott, y el gobernador ha cambiado de opinión.

Scott dijo en junio que cree que el tren bala es una buena idea, y en una muestra de confianza en el proyecto, él y su esposa invirtieron el año pasado al menos $3 millones en un fondo de crédito para la empresa matriz de All Aboard Florida, llamada Fortress Investment Group, según documentos financieros revelados recientemente.

Rick y Ann Scott son multimillonarios con un patrimonio no revelado. Fortress Investment Group es la compañía matriz de Florida East Coast Industries, dueña de All Aboard Florida. All Aboard funciona en estos momentos con el nombre de Brightline, el sistema de trenes diésel/eléctricos que funciona entre West Palm Beach y Fort Lauderdale desde enero, y entre West Palm Beach y Miami desde mayo.

La inversión de los Scott en Fortress Secured Lending Fund —la división de crédito y préstamos— generó al menos $150,000 en ingresos el año pasado, según el documento de información financiera de Rick Scott del 2018. Scott estaba obligado a presentar el informe el mes pasado como parte de su postulación al Senado federal.

No se conoce cuánto los Scott tienen invertido en total en el fondo. Los informes financieros federales revelaron por primera vez que la pareja tiene un patrimonio mucho mayor del que Scott había revelado anteriormente, y la mayor parte de esa riqueza es de su esposa y está en una cartera que vale al menos $170 millones. Pero los informes financieros son poco precisos y permiten identificar las inversiones en rangos, no en cifras precisas.

Por ejemplo, dos de los tres intereses de Ann Scott en Fortress identifican la cifra como “más de $1 millón” y la declaración financiera de Scott indica que su fideicomiso ciego tiene inversiones dente entre $500,000 y $1 millón en Fortress.

Lauren Schenone, portavoz de la campaña de Scott, dijo que el gobernador no discute con su esposa en lo que ella invierte y que “el fideicomiso ciego del gobernador está manejado por un tercero que aísla las inversiones de su control director para evitar cualquier conflicto de interés. Como tal, el gobernador no tiene control sobre lo que se compra y vende en el fideicomiso ciego”.

  Comentarios