Sur de la Florida

Policía de Miami implicado en asesinato regresa al trabajo, y lo vuelven a relevar

Un tribunal falló por tecera vez que Adrián Rodríguez, agente de la Policía de Miami e implicado en un asesinato hace más de un decenio, podía regresar a su empleo. Rodríguez regresó el martes y de inmediato fue relevado de sus funciones con paga.
Un tribunal falló por tecera vez que Adrián Rodríguez, agente de la Policía de Miami e implicado en un asesinato hace más de un decenio, podía regresar a su empleo. Rodríguez regresó el martes y de inmediato fue relevado de sus funciones con paga. Miami Herald file

Un policía de Miami fue despedido por negarse a cooperar con detectives de homicidio que investigaban su posible participación en un asesinato regresó al trabajo el martes después de varios fallos judiciales a su favor, y nuevamente lo relevaron de sus funciones.

Esta vez, informó la Policía de Miami, Adrian Rodríguez fue suspendido con paga porque se negó a someterse a un análisis de orina y porque la Policía Estatal de la Florida (FDLE) sigue investigando el robo que acabó en asesinato en el 2010 en la tienda MetroPCS de Allapattah donde Rodríguez trabajaba antes de ser policía.

Inmediatamente después que su cliente fue enviado a casa, el abogado de Rodríguez, Eugene Gibbons, presentó una moción en que pide al mismo juez de circuito de Miami-Dade que falló anteriormente a favor de Rodríguez para que condene por desacato al tribunal al jefe de la Policía de Miami, Jorge Colina, y a la Ciudad de Miami.

“Adrian Rodríguez no ha sido declarado culpable de nada, ni de una multa de estacionamiento”, dijo Gibbons. “Eso es lo que el árbitro y los tribunales han ordenado. No hizo nada indebido”.

El jefe policial Colina respondió: “Voy a hacer lo que pienso es lo correcto. Bajo ninguna circunstancia voy a permitir que un policía regrese al trabajo si se niega a someterse a un análisis de orina y está bajo investigación”.

Rodríguez, quien trabajaba en la tienda de teléfonos móviles cuando el gerente Yosbel Millares fue abatido a tiros en el 2007, se hizo policía de Miami un año más tarde. Fue implicado en la muerte de Millares en el 2010 después que los detectives del caso conocieron que el hermano de Rodríguez había confiado a varios testigos detalles del crimen que el público no conocía, como la supuesta participación de Rodríguez y su padre, Norberto Rodríguez.

En el 2013, detectives de homicidios entrevistaron a Rodríguez. Cuando se enteró de que la Policía sospechaba que su padre había participado en el robo, Rodríguez se acogió a la Quinta Enmienda, que permite a una persona no incriminarse a sí misma. Su despido en el 2016 llevó a una cadena de arbitrajes y procedimientos judiciales, todos a favor del agente, incluido el fallo del Tribunal de Apelaciones del Tercer Distrito el 1 de agosto.

Pero Rodríguez no ha trabajado de policía desde hace más de dos años.

La batalla por su empleo como agente de la ley se origina en la muerte a tiros en el 2007 de Millares, un ex infante de Marina que estaba por tener un hijo. Un día se dirigía a depositar dinero y fue abatido por dos hombres en el estacionamiento de la tienda. Los detectives nunca creyeron que la tienda fue escogida al azar. Videos de vigilancia mostraron el auto usado por los agresores cerca de la tienda antes que Millares se dirigiera al banco.

Rodríguez fue entrevistado el día de los hechos, pero en ese momento no se identificó ninguna prueba de que hubiera tenido alguna participación en la muerte de Millares. El caso revivió en el 2010 cuando la Policía de Kissimmee llamó a detectives de homicidio de Miami para informales que el hermano de Rodríguez, Brian Rodríguez, había llamado a un amigo que estaba preso para acusarlo de hablar demasiado sobre el asesinato del 2007. La llamada fue grabada y los detectives conocieron después que Brian Rodríguez había confiado a varios testigos detalles de los hechos que el público no conocía.

La Policía de Miami sigue investigando si la familia de Rodríguez coordinó el robo en la tienda de teléfonos. Aunque Rodríguez ha sido relevado de sus funciones, recibirá su paga retroactiva a abril del 2017.

Las victorias de Rodríguez en los tribunales comenzaron en mayo del 2017, cuando el árbitro Donald Spero determinó que el agente tenía derecho a acogerse a la protección de la Quinta Enmienda y que su despido “se basó indebidamente” en que no habló sobre los hechos. La ciudad apeló el fallo. En diciembre del 2017, un juez de circuito de Miami-Dade confirmó la decisión del árbitro. La ciudad apeló nuevamente, y anteriormente este mes, el Tribunal de Apelaciones del Tercer Distrito concordó con el fallo del tribunal inferior.

  Comentarios