Sur de la Florida

Miami Beach construyó un rompeolas sin permiso. Ahora tal vez tenga que derribar partes del muro

Miami Beach podría tener que demoler tres grandes pedazos de su recién construido rompeolas en la calle Indian Creek Drive, a un costo potencial de unos $800,000. ¿La razón? El recién expulsado ingeniero jefe de la ciudad levantó el muro sin los permisos exigidos.

La calle Indian Creek Drive es propensa a inundarse —apareció incluso en una escena del documental de Al Gore “Una verdad incómoda”— y está siendo renovada bajo un proyecto de $25.5 millones para mantenerla funcionando ante el aumento del nivel del mar.

En el plan se incluye elevar la calle, instalar bombas subterráneas de drenaje y la construcción de un rompeolas entre las calles 25 y 41.

Sin embargo, el rompeolas se convirtió en tema de controversia cuando se reveló que Bruce Mowry, ingeniero jefe de la ciudad, supervisó la edificación del muro sin los permisos necesarios. En una entrevista con el Miami Herald, Mowry dijo que le pasó por alto a los permisos con el fin de eliminar la burocracia y acelerar el proyecto.

Aunque la mayor parte del proyecto cumple con las normas necesarias para tener el permiso, tres partes del rompeolas —unos 400 pies de un total de 2,700 que se han levantado hasta ahora— se construyeron demasiado dentro del canal Indian Creek y podrían tener que derrumbarse y sustituirse.

Eric Carpenter, asistente del administrador de la ciudad, pidió disculpas en una carta que le envió a varias agencias en julio y dijo que la ciudad se sentía “apenada” por la forma en que varias secciones del rompeolas se instalaron.

“Los errores de construcción ya le han costado a la ciudad bastante dinero, han afectado nuestra habilidad para servirle a nuestros residentes y han demorado la terminación de un proyecto que hace falta para minimizar las inundaciones”, escribió Carpenter.

Al cabo de meses de negociaciones, Carpenter dijo que las agencias regulatorias le pidieron a la ciudad que presente sus modificaciones de permiso para las tres partes en cuestión: entre las calles 37 y 38, entre las calles 30 y 3 y entre las calles 29 y 30. Si se aceptan, entonces puede comenzar el proceso de los permisos.

Los trabajos en el rompeolas se detuvieron en enero y no se reanudarán hasta que todos los permisos se aprueben. No se sabe cuánto tiempo podría durar.


Reconstruir el rompeolas, a lo que Carpenter se refirió como “el peor de los casos”, podría llegar a costar hasta $800,000. Hasta el momento, dijo, la ciudad ya ha gastado unos $5 millones de los $8 millones que se estima costaría más de la mitad del muro.

La ciudad ni siquiera tiene aún todos los terrenos necesarios para terminar el rompeolas.

Las complicaciones del rompeolas no afectan el proyecto de obras públicas, que está a punto de comenzar la segunda fase de la construcción.

Según Carpenter, el Departamento de Transporte de la Florida (FDOT) aseguró recientemente otros $6 millones para los arreglos y renovaciones de las calles y para el proyecto del rompeolas, al que Miami Beach contribuirá con $1.5 millón más. Esto podría ayudar a que el proyecto se acerque más al objetivo buscado, a pesar de las costosas demoras y los errores de construcción.

Carpenter dijo que la ciudad espera empezar a buscar un contratista para terminar los trabajos de obras públicas en septiembre, y tiene planeado contratar uno en los próximos dos meses.

  Comentarios