Sur de la Florida

¿Es realmente el narcotraficante fugitivo capturado en Miami su hermano gemelo?

Raúl Prado, de 63 años, que aparece a la izquierda en una foto policial del sistema penitenciario estatal de Georgia, escapó en mayo. El hombre que aparece a la derecha fue arrestado e identificado como el fugitivo, pero ahora afirma que en realidad es su hermano gemelo.
Raúl Prado, de 63 años, que aparece a la izquierda en una foto policial del sistema penitenciario estatal de Georgia, escapó en mayo. El hombre que aparece a la derecha fue arrestado e identificado como el fugitivo, pero ahora afirma que en realidad es su hermano gemelo. Departamento de Correcciones de Georgia/ Departamento de Correcciones de Miami-Dade

Raúl Prado es un traficante de marihuana que cumplía una sentencia de cárcel en Georgia cuando escapó, lo que provocó una cacería humana gigante.

Apenas un día más tarde fue capturado a 600 millas de distancia en Miami.

Jean Vernet Prado es un residente de Miami que afirma haber sido arrestado erróneamente bajo la identidad de su hermano gemelo.

Por lo menos, eso es lo que argumenta Vernet Prado. La extraña historia de una identidad equivocada — o una imaginativa jugarreta hecha por un fugitivo buscado— salió a la luz esta semana en una corte criminal de Miami-Dade cuando un abogado defensor le solicitó a un juez que liberara de immediato al hombre encarcelado.

“Jean Vernet Prado no es un fugitivo de la justicia en ninguna jurisdicción”, escribió el abogado defensor de Miami Jonathan Meltz en una petición que presentó el lunes.

Si Jean Vernet Prado es realmente un hermano gemelo, debió haber viajado a Georgia primero para que las autoridades penitenciarias pudieran comparar de forma oficial sus huellas con las de los archivos de Raúl Prado.

Sin embargo, cuándo llegó a Georgia se desconoce. Después de tres meses preso en Miami, el martes por la mañana los alguaciles federales lo sacaron de una cárcel de Miami antes de que un juez pudiera conocer detalles de su caso.

Ese mismo día por la noche, los alguaciles lo llevaron de regreso a la cárcel Turner Guilford Knight (TGK), ubicada en el oeste de Miami-Dade. Lo que pasó cuando estaba preso no se sabe, pero su abogado dijo que debía ser puesto en libertad, ya que las autoridades no tenían listos los documentos apropiados para extraditarlo a Georgia dentro de los 90 días que establece la ley.

“Ha estado detenido de forma ilegal”, dijo Meltz. Ningún portavoz del Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos ni del Departamento de Prisiones de Georgia devolvieron las llamadas que se les hicieron.

Los fiscales de Miami dijeron que Raúl Prado, de 63 años, podría haber hecho una trampa: Georgia envió las huellas, que se compararon con las del hombre detenido en una cárcel de Miami-Dade. “Las huellas que se tomaron aquí parecen coindidir con las que se tomaron en Georgia”, dijo Ed Griffith, portavoz de la Fiscalía Estatal del Condado Miami-Dade.

El Prado detenido en Miami dice tener un hermano gemelo y haber nacido en La Habana, Cuba, en abril de 1955. Le declaró a su abogado que era ex piloto de aviones caza de la Fuerza Aérea cubana que vivía en México, cruzó la frontera por Fort McAllen, Texas hace meses y que vivía con un primo y una novia en Miami.

Jean Prado dijo que ha estado trabajando en distintos empleos y que usaba una copia de la identificación de su hermano preso cuando lo arrestó la policía de Miami-Dade. “Parece que dice la verdad. Era una persona agradable”, dijo Meltz, quien reconoció que cree en la palabra de su cliente a la hora de armar la coartada potencial.

“No eran invenciones”. Una junta a la otra, las fotografías de los presuntos Jean Prado y Raúl Prado parecen tan similares como las de cualquier hermano gemelo, apenas con pocas variaciones en arrugas y entradas de cabello.

El hombre fugitivo, Raúl Prado, que con anterioridad vivió en Hialeah, fue arrestado en Georgia en el 2007. La policía del Condado Gwinnett, al noreste de Atlanta, dijo que Prado era miembro de una pandilla de surfloridanos que tenían en la zona varias casas con cultivos hidropónicos de marihuana.

Tras salir bajo fianza, escapó de Georgia en 2012 y se dirigió a Texas, donde las autoridades creen que buscó a un testigo en un caso que se le seguía en su contra. Cuando la policía lo capturó en una casa en Mission, Texas, tenía dos armas consigo, dijo la policía.

Pocos meses después, un jurado en Georgia lo condenó por tráfico armado de marihuana y fue sentenciado a 25 años en una prisión estatal. Estuvo preso hasta hasta el 7 de mayo, cuando escapó mientras trabajaba en una planta de tratamiento de agua en Augusta.

La fuga desató una cacería de grandes proporciones. La última vez que Prado fue visto estaba vestido con el uniforme de preso.

El alcaide de la prisión le dijo al periódico Augusta Chronicle que tal vez Prado recibió ayuda para huir del estado.

Si esto ocurrió —y no hay ningún gemelo— entonces viajó sumamente rápido a Miami. El Cuerpo de Alguaciles y la policía del Condado Miami-Dade arrestaron a Prado unas 25 horas después en la casa de un primo ubicada en la cuadra 1800 de la 93 Terrace del noroeste.

Raúl Prado, si por fin se trata de él, enfrentará una nueva acusación de escape si termina siendo enviado de regreso a Georgia. De no haberse fugado, habría salido en libertad provisional en cuatro años.

“Estoy peleando por mi cliente basándome en lo que me está diciendo”, dijo Meltz. “Si trató de engañar al sistema, entonces tendrá 25 años para pensar en lo que hizo”.

  Comentarios