Sur de la Florida

Maratónica recta final de $150 millones en las primarias para gobernador de Florida

Estos son los cinco candidatos demócratas para la gobernación de Florida de izq. a der.: Andrew Gillum, Jeff Greene, Chris King, Philip Levine y Gwen Graham. Los aspirantes republicanos que también están en la contienda son Ron DeSantis y Adam Putnam.
Estos son los cinco candidatos demócratas para la gobernación de Florida de izq. a der.: Andrew Gillum, Jeff Greene, Chris King, Philip Levine y Gwen Graham. Los aspirantes republicanos que también están en la contienda son Ron DeSantis y Adam Putnam. AP

Un maratón de $150 millones con barbecues, tribunas políticas, viajes en autobús y tweets presidenciales está en su último fin de semana, cuando los siete candidatos principales compiten por las nominaciones demócrata y republicana para convertirse en el próximo gobernador de Florida.

De Jacksonville a Miami, cinco demócratas y dos republicanos están recorriendo miles de millas con sus coaches de campaña este fin de semana, barriendo el estado en busca de los indecisos. Tal vez más de la mitad del total de las boletas en las elecciones primarias ya se haya emitido, pero cada voto importa en la pugna por la supervivencia política.

A la derecha, se espera que el congresista respaldado por Trump, Ron DeSantis, prevalezca sobre el comisionado de Agricultura Adam Putnam, pero una semana peligrosa para el presidente podría añadir una pizca de dudas para el favorito. El atestado campo de la izquierda se mantiene enrevesado, con la ex congresista Gwen Graham esperando vencer al alcalde de Tallahassee Andrew Gillum, el multimillonario de Palm Beach Jeff Greene, el empresario de Winter Park Chris King y el ex alcalde de Miami Beach Philip Levine.

Aunque el día de las elecciones es el clímax de un ciclo de campaña que ha durado más de un año para algunos de los candidatos, más de 1.3 millones de personas ya votaron temprano y ya lo hicieron por correo ausente. Este fin de semana, miles más votarán, particularmente en las comunidades afroamericanas. Y este año, los pastores que lideran el tradicional domingo “Almas a las urnas” lo harán con la posibilidad de elegir al primer gobernador negro en Florida en Gillum.

“Es una oportunidad para hacer historia”, dijo Geoff Burgan, portavoz de Gillum, quien planea pasar todo el domingo en el sur de la Florida, terminando con un mitin en Richmond Heights, donde creció.

Hasta ahora, a pesar de que se habla de una “ola azul” entre los votantes demócratas, los republicanos son los que se están volviendo más numerosos en las primarias. Han sido azuzados por el propio presidente Donald Trump, quien llegó a Florida el mes pasado para unirse a DeSantis.

A pesar de que Putnam le ha superado en dos a uno, DeSantis ha mantenido una encuesta constante desde el primer debate entre los dos, realizado en FOX News a fines de junio. MIentras Putnam ha gastado $37 millones en cosas como barbecues de campaña y comerciales de televisión, el congresista conservador encontró una forma mucho más barata de contactar a los votantes a través de entrevistas en FOX defendiendo a Trump, y mediante los propios comentarios y acciones de Trump.

Después de tuitear en apoyo de DeSantis, Trump aparentemente cerró las primarias republicanas cuando hizo campaña por el congresista en Tampa. Pero los problemas legales de Trump esta semana –incluido un veredicto de culpabilidad contra su ex presidente de campaña Paul Manafort y las admisiones del ex abogado Michael Cohen que secretamente pagó a las mujeres por ocultar supuestas infidelidades durante la campaña de Trump en 2016– podrían darle impulso a Putnam.

“Dudo en descartar a Putnam por completo en este momento”, dijo el estratega republicano Rick Wilson, y destacó el amplio reconocimiento de nombre de Putnam y las campañas anteriores a nivel estatal. “Pero no creo que los problemas de Trump sean suficientes como para romper el impulso de DeSantis”.

Putnam planeó concluir el sábado una gira de nueve días en autobús con una barbecue en el condado de Hillsborough y pasar la noche de las elecciones en Lakeland. DeSantis pasará la noche electoral en Orlando, pero planea realizar un recorrido el lunes desde Palm Harbor hasta Versailles Cuban Bakery, una tradicional campaña republicana en Miami.

Así va la puja entre los demócratas

El sur de la Florida también verá muchos demócratas este fin de semana. Juan Peñalosa, director ejecutivo del Partido Demócrata de Florida, dijo que los demócratas están viendo una base entusiasta a pesar de la ventaja republicana en la participación electoral. Con números que superan los retornos de las elecciones primarias hace cuatro años por cerca de 120,000 votos, Peñalosa dijo que este fin de semana debería tener rendimientos significativos para las campañas.

“Nos acercamos a los niveles de la primaria de 2016, lo cual es algo inaudito en las elecciones de mitad de período”, dijo.

Aunque el costo de la publicidad en el mercado de medios de Miami ha impedido que la mayoría de las campañas publiquen comerciales hasta la semana pasada, Gwen Graham –cuya familia ayudó a fundar Miami Lakes– salió al aire recientemente con un comercial que le promociona como “oriunda de Miami”. Mientras tanto, Jimmy Buffett organizó un concierto gratuito en Hollywood el jueves por la noche para su campaña.

“Vamos a ganar a las mujeres independientes y republicanas en general”, dijo Graham, que ya miraba más allá de las primarias, en una teleconferencia de la Lista de Emily con los periodistas. “Esto nos dará la ventaja adicional para finalmente terminar con el gobierno republicano en el estado de Florida”.

Los gastos de Graham vienen con un impulso extra: Greene, un magnate inmobiliario que invirtió más de $40 millones en su carrera, eliminó los comerciales esta semana. Su campaña, que el viernes anunció una compra nueva y pequeña de seis cifras para televisión en el sur de la Florida y en algunos otros mercados, dice que decidió alejarse de una campaña televisiva en favor de una basada en el campo.

Al igual que Greene, Levine ha tenido una fuerte rotación en la programación de cable y de la red con sus comerciales gracias a su capacidad para autofinanciar su campaña. Pero cuando Greene sacó sus anuncios el jueves, incluidos los que atacaron a Levine, el ex alcalde de Miami Beach anunció que estaba lanzando su anuncio final en un bombardeo que comenzó hace meses, comenzando temprano con el nuevo año.

Levine, quien hará campaña este fin de semana en el sur de la Florida y Kissimmee (donde está cortejando a los votantes puertorriqueños con la ex gobernadora Sila María Calderón) también tiene una de las operaciones de campo más grandes en el estado. Se espera que Gillum, entretanto, forme un equipo masivo respaldado por multimillonarios y organizaciones sin fines de lucro para ayudar a conseguir la victoria.

En total, los siete candidatos han gastado alrededor de $150 millones hasta ahora, según los informes de la campaña, con más por venir en el momento en que se realice la noche de las elecciones. Encontrar el dinero para continuar en las elecciones generales se convierte en un buen problema..

  Comentarios