Sur de la Florida

Reporte financiero de Scott y su esposa apuntan a paraíso fiscal en Islas Caimán

El gobernador de Florida Rick Scott y su esposa Ann.
El gobernador de Florida Rick Scott y su esposa Ann. AP.

La cartera de valores del gobernador de Florida Rick Scott y su esposa Ann Scott incluye ganancias el año pasado de al menos $2.9 millones en dos docenas de fondos de cobertura registrados en las Islas Caimán, un paraíso fiscal muy conocido entre los inversionistas de Estados Unidos y el extranjero.

Las inversiones tenían un valor total mínimo de $25 millones y un valor potencial de $62 millones, de acuerdo con la declaración de información financiera que Scott presentó el mes pasado como candidato al Senado de Estados Unidos.

La declaración de 125 páginas incluía detalles del fideicomiso ciego de Scott, administrada por un fideicomisario de Nueva York que es un ex socio comercial del gobernador.

“El gobernador no tuvo ningún papel en la selección de esa inversión”, dijo Lauren Schenone, vocera de la campaña de Scott. “El fideicomiso ciego es administrado por un profesional financiero independiente que decide qué activos se compran, venden o cambian”.

Los activos de Scott totalizaron al menos $255 millones. El gobernador no ha dicho si mantendrá su fideicomiso ciego si es elegido para el Senado de Estados Unidos.

De las 23 inversiones individuales que Scott enumeró, seis están a nombre del gobernador y 17 están a nombre de su esposa.

La declaración del 27 de julio fue la primera en sus casi ocho años como gobernador en la que Scott tuvo que divulgar las tenencias financieras de su esposa.

Los inversores extranjeros depositan dinero en las Islas Caimán para evitar los impuestos de Estados Unidos. El territorio británico también es favorecido por corporaciones y sociedades que desean evitar el largo brazo del IRS para gravar los ingresos no relacionados con sus negocios.

La campaña de Scott dijo que el principal lugar de negocios de un fondo, Overlook 3G Investments, es Hong Kong. Pero el sitio web de la compañía describe ese fondo como una sociedad limitada exenta de las Islas Caimán, que se formó hace dos años para invertir en una empresa de servicios públicos de China.

Otra inversión listada por Scott, Canyon Balanced Fund LP, la mantenía únicamente el gobernador y tuvo un valor de entre $5 millones y $25 millones, y produjo ingresos el año pasado de entre $100,001 y $1 millón.

Según las reglas del Senado, los candidatos y funcionarios enumeran sus activos en rangos amplios y no en cantidades precisas.

En la carrera presidencial del 2012, las inversiones del republicano Mitt Romney en las Islas Caimán se convirtieron en una fuente de controversia. Politifact confirmó un anuncio televisivo del presidente Barack Obama que criticaba a Romney sobre el tema.

No hay ninguna indicación de que sus inversiones en el extranjero permitieran que Scott y su esposa dejaran de pagar sus impuestos en EEUU.

“El gobernador Scott siempre ha seguido todas las leyes impositivas estatales y federales”, dijo su campaña.

Las finanzas de Scott seguirán siendo un problema en la fase de elecciones generales en su batalla contra el senador demócrata Bill Nelson, que comenzará el miércoles, un día después de las primarias del martes.

Como informó el Herald/Times, Scotts el año pasado invirtió $3 millones en un fondo de crédito de la compañía matriz All Aboard Florida. La firma regulada por el estado opera una línea ferroviaria comercial en la costa este de Florida y ha expresado su deseo de operar una línea ferroviaria de alta velocidad desde Tampa hasta Orlando, que Scott ahora respalda, a pesar de que rechazó $2,400 millones para un proyecto similar en el 2011.

Funcionarios de la campaña para el Senado de Scott señalaron que ni él ni Ann Scott tienen una inversión directa en All Aboard Florida.

Además, la declaración de Scott muestra que invirtió el año pasado en compañías que hicieron negocios con el régimen de Maduro en Venezuela, luego de que Scott pidiera a los administradores de fondos de inversión estatal que cortaran los lazos con las empresas que hacen negocios en el país sudamericano.

El matrimonio Scott también tenía acciones — ya se vendieron — en una empresa naviera mundial cuyos clientes incluían una empresa vinculada al régimen de Vladimir Putin en Rusia.

El gobernador dijo en julio que “no se podía confiar en Putin”. En esos casos, la campaña de Scott dijo que debido a que sus activos están retenidos en un fideicomiso ciego, él no jugaba ningún papel en la selección de las inversiones.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios