Sur de la Florida

El nivel del mar ahogará este popular parque de Miami. Un plan de $55 millones pudiera salvarlo

La marea reina se ensaña con el Parque Matheson Hammock

Las personas que visitaban el Parque Matheson Hammock el lunes por la mañana quedaron asombradas por la marea reina, que comenzó a entrar al lugar a eso de 10 a.m.
Up Next
Las personas que visitaban el Parque Matheson Hammock el lunes por la mañana quedaron asombradas por la marea reina, que comenzó a entrar al lugar a eso de 10 a.m.

Chris Klaic, gerente del Red Fish Grill en el Parque Matheson Hammock, ha aprendido algunas cosas. No sacar nunca del menú la lubina, recordar siempre que es un restaurante de vecindario y estar atenta a las mareas para saber cuándo el agua de la Bahía de Biscayne puede inundar el estacionamiento.

“Quizás 350 días del año es espectacular”, dice del restaurante, ubicado en terrenos bajos cerca de la playa Matheson, frente a la Bahía de Biscayne. “Pero entonces hay un par de semanas al año, cuando hay luna llena y la marea sube, y hay mucha brisa”.

Esos días, la marea alta rodea el lugar, inunda el estacionamiento y deja intransitable el sendero junto a los manglares. Los clientes de siempre estacionan en la marina, que está en terrenos más altos, y llegan al Red Fish con el agua a media pierna.

A medida que el cambio climático hace que las mareas sean cada vez más altas, esos días complicados para Matheson Hammock son más. Un nuevo estudio condal muestra que a Miami-Dade le pudiera costar más de $55 millones en los próximos 20 años mantener el querido parque a salvo de las aguas.

Asesores de la firma de ingeniería costera Cummins Cederberg sugirieron construir senderos elevados, instalar atracaderos flotantes y elevar el estacionamiento. Sin eso, advirtió el informe, todo el parque pudiera inundarse regularmente para el 2075. Y para el 2100, cuando se espera que el nivel del mar haya aumentado cinco pies, el único punto seco durante la marea alta sería el estacionamiento de la marina, que también quedaría sumergido durante la marea más alta del año, conocida como la marea reina.

Sp_Matheson Hammock 10 EKM
Chris Klaic, gerente del restaurante Red Fish Grill, observa los daños sufridos por la cocina del lugar por el huracán Irma hace casi un año. Emily Michot emichot@miamiherald.com

El informe ofrece una combinación de malos presagios ambientales y optimismo ingenieril para describir los problemas que aguardan al parque a manos del cambio climático, pero también incluye un plan detallado para salvar el lugar. El gran obstáculo es el dinero. Los $55 millones no son una cifra particularmente abrumadora para un condado con un presupuesto anual de casi $8,000 millones. En el 2016, la comisión condal aprobó un paquete de rescate de $48 millones para finalizar la construcción del Museo Frost de Ciencias en el downtown de Miami y planea gastar unos $60 millones en una nueva cárcel durante los próximos 10 años.

Pero el plan para el parque Matheson captura la ardua tarea que le espera a Miami-Dade en momentos que estudia un presupuesto para combatir el aumento del nivel del mar. El plan de presupuesto para el 2019, que debe aprobarse en septiembre, solamente incluye una parte del plan de rescate del parque: un total de $4.3 millones para levantar los rompeolas más deteriorados del parque a la altura suficiente para hacer frente a una marea alta de dos pies de altura adicionales, la proyección para el 2070.

La lista anual de proyectos no financiados del Departamento de Parques incluye $175 millones para combatir el aumento del nivel del mar en parques costeros en todo el condado. Y eso es probablemente sólo el principio. Un documento separado de planeación de la agencia destaca lo que está en juego, y señala que la mayor parte de los principales parques de Miami-Dade —lugares como Deering Estate, Haulover Park y Crandon Park— están en terrenos junto al mar cada vez más vulnerables.

“Si no se implementan de inmediato ciertas medidas, la comunidad perderá sus parques más históricos y queridos”, expresa el plan del Departamento de Parques para el 2019.

Maria Nardi, directora de Parques del condado, emitió el viernes un comunicado en que calificó el aumento del nivel del mar el principal reto de la agencia. Pero el comunicado no llegó a prometer más dinero implementar las recomendaciones sobre Matheson.

“El cambio climático es quizás el reto más importante de este departamento”, dijo. A medida que la entidad revista las recomendaciones para combatir el aumento del nivel del mar, seguirá “explorando las opciones de financiamiento y otras”,

El parque es una de las joyas ambientales de Miami-Dade, donado por la acaudalada familia Matheson para disfrute del público. Matheson, el parque más antiguo del condado, abrió en 1930 y fue construido por miembros del Cuerpo Civil de Conservación del presidente Franklin D. Roosevelt como parte de la política del New Deal.

Sp_Matheson Hammock 14 EKM
La azotea del Red Fish Grill tiene una vista fabulosa de las aguas frente al Parque Matheson Hammock. El popular restaurante frente al mar está cerrado desde que el huracán Irma provocó fuertes daños el verano pasado. Emily Michot emichot@miamiherald.com

El atolón artificial que rodea un cuerpo de agua salada tranquila que se rellena naturalmente es muy popular entre las familias con niños pequeños, y la marina es un punto también popular, con rampas que ofrecen acceso rápido a la bahía abierta. Aproximadamente 250,000 personas visitan el parque anualmente y Matheson genera casi $1 millón en ganancias para el presupuesto anual de $235 millones del Departamento de Parques. Pero el gran atractivo del parque, su proximidad a la bahía, también amenaza su existencia.

La batalla contra las inundaciones no es cosa nueva. En el 2006, Miami-Dade comenzó un proyecto de un año y $2.4 millones que elevó la vía principal que separa las zonas bajas del parque (incluido el Red Fish) de los terrenos más altos. Antes de la elevación, dijo Klaic, el agua de la bahía inundaba la carretera y convertía al Red Fish en una isla, y el estacionamiento en un lago.

“Yo estaba perdiendo muchas ventas por eso”, dijo Klaic, socio gerente del Red Fish. “Hubo noches en que ni siquiera pudimos abrir el restaurante. Era terrible”.

Red Fish está cerrado desde que el huracán Irma lanzó cinco pies de agua sobre las puertas de vidrio que dan al patio del restaurante, arruinando fogones, congeladores, muebles y todo lo demás. Klaic espera reabrir a finales de noviembre.

El informe, dado a conocer en marzo, tiene un mapa de ruta [ara que el condado adapte el resto del parque a un futuro más húmedo. La clave es elevarlo todo.

El sendero de mangles tiene que convertirse en un estructura elevada varios pies por encima del terreno. El estacionamiento debe elevarse al menos un par de pies; y el camino al atolón también. Los embarcaderos de la marina deben cambiarse por muelles flotantes. Una berma en la playa dejaría parte de la arena por encima del agua durante las mareas reina, al menos hasta el 2040. Todas las carreteras deben elevarse.

Sp_Matheson Hammock 06 EKM
Chris Klaic, gerente del restaurante Red Fish Grill, mueve una plancha de madera para entrar a su local el 31 de julio del 2018, casi un año después de ser devastado por el huracán Irma, que provocó extensos daños en el restaurante junto al mar, ubicado dentro del Parque Matheson Hammock, en 9610 Old Cutler Rd. en Coral Gables. El restaurante está cerrado desde entonces y está sometido ahora a una restauración completa. Klaic planea reabrirlo en noviembre del 2018. Emily Michot emichot@miamiherald.com

Los asesores recomendaron que la mitad de las mejoras se completen en los próximos cinco años, a un costo máximo de $19 millones. Para el 2040, el costo de las mejoras se eleva a $55 millones, y eso no incluye el costo de elevar ningún edificio en la propiedad, como el edificio del director del embarcadero y la oficina de la Policía.

“Si las mejoras no se implementan, parte del parque probablemente no se pueda usar durante una buena parte del año en los próximos 20 años”, escribieron los asesores. “Se anticipa que la cantidad de usuarios y los ingresos del parque se reduzcan significativamente”.

Los fanáticos del parque están deseosos de que el Red Fish se recupere y pueda volver a funcionar. Klaic dijo que ya lo han contratado para más de una docena de bodas en el restaurante. “He tenido muchas llamadas” sobre la fecha de reapertura del restaurante, que todavía no es fija, dijo. “La mitad de mis clientes viven por aquí”.

El aumento del nivel del mar sigue siendo una preocupación, pero en opinión de Klaic no es una crisis. Él y sus socios no creen que elevar el restaurante es algo factible y no hay planes para grandes cambios ante la llegada del aumento del nivel del mar.

“Se hace lo que se puede”, dijo Klaic sobre el nivel del mar. “Tengo la sensación de que llevamos luchando con esto muchos años. Yo me he acostumbrado y sencillamente buscamos la forma de darle la vuelta a la situación”

  Comentarios