Sur de la Florida

Arrestan a dos sacerdotes que presuntamente tenían sexo oral en un auto en Miami Beach

Comparecen en corte dos sacerdotes arrestados en South Beach por haber cometido supuesto acto sexual

La policía de Miami Beach arrestó a Diego Berrio y Edwin Giraldo-Cortez, un par de sacerdotes de una rectoría de Arlington Heights, IL, por su comportamiento obsceno y lascivo en Ocean Drive de South Beach el lunes por la tarde.
Up Next
La policía de Miami Beach arrestó a Diego Berrio y Edwin Giraldo-Cortez, un par de sacerdotes de una rectoría de Arlington Heights, IL, por su comportamiento obsceno y lascivo en Ocean Drive de South Beach el lunes por la tarde.

Dos sacerdotes católicos fueron arrestados el lunes en la tarde cuando presuntamente practicaban sexo oral entre ellos en la avenida Ocean Drive, en Miami Beach, según informó la Policía.

Tras recibir una llamada, la Policía se presentó alrededor de las 3:30 p.m. en el 1300 Ocean Drive y encontró a Edwin Giraldo-Cortez, de 30 años, y Diego L. Berrio, de 39, dentro de un Volkswagen negro practicando aparentemente sexo oral.

Al pedirle al pasajero que bajara su ventanilla, las autoridades notaron que el sacerdote tenía sus genitales expuestos. Según la Policía, el auto en el que estaban teniendo sexo no contaba con tintes en los cristales, por lo que podían ser fácilmente vistos por los peatones. Los dos sacerdotes residían en la Misión San Juan Diego en Arlington Heights, Illinois.

Ambos hombres enfrentan una acusación por comportamiento lascivo y exposición indecente. Berrio y Giraldo-Cortez se presentaron este martes en una corte de fianzas del sur de la Florida y ya se encuentran en libertad.

El cardenal de Chicago, Blase J. Cupich, publicó un comunicado en el que asegura que “de inmediato” apartó al Padre Berrio del sacerdocio y de sus facultades “para servir a la Arquidiócesis”.

El Papa Francisco dijo el domingo que los padres de niños homosexuales no deberían condenarlos, ignorar su orientación o echarlos de la casa. Por el contrario, dijo que deberían orar, hablar y tratar de comprender.

La Iglesia también dijo que ha estado en contacto con la Arquidiócesis del Padre Giraldo-Cortez en Soacha, Colombia, para informarle que “no se le darán facultades adicionales” para continuar trabajando en Chicago. “Es nuestra responsabilidad garantizar que aquellos que sirven a nuestra gente sean aptos para el ministerio. Nos tomamos este asunto muy en serio”, agrega el comunicado.

Los sacerdotes católicos hacen promesas de castidad, por lo que tienen prohibido el contacto sexual.

El incidente ocurre en momentos en que la Iglesia Católica continúa inmersa en una ola de escándalos por abusos de sacerdotes y obispos a menores de edad y jóvenes.

Solo en Pensilvania, un reciente informe reveló que más de 300 curas habían abusado de más de 1,000 víctimas. Muchos de ellos son niños.


Cerca del sitio donde fueron sorprendidos ambos hombres existe un parque donde las familias suelen acampar.

Información publicada en el sitio digital de la parroquia a la que pertenece el padre Diego L. Berrio indica que nació en Ituango, Colombia. Estudió filosofía en la Universidad Pontificia Bolivariana en Medellín y realizó estudios teológicos en la Universidad de Santa María del Lago.

Fue ordenado sacerdote el 17 de mayo de 2008 y desde entonces ha trabajado como vicario parroquial en Santa Edna en Arlington Heights (2008-2011), Párroco de Santa Domitilla en Hillside (2014-2016).

Actualmente es juez en el Tribunal Metropolitano de la Arquidiócesis de Chicago. Ni la parroquia, ni la arquidiósesis local respondieron inmediatamente a llamadas realizadas por el Nuevo Herald.

Siga a Mario J. Pentón en Twitter: @mariojose_cuba

  Comentarios