Sur de la Florida

Está en EEUU ilegalmente y fue acusado de haber violado a una menor en el 2013. Pero está en la cárcel por otro motivo

Wilibaldo García.
Wilibaldo García.

Aunque estaba en la Florida ilegalmente procedente México, Wilibaldo García, de 29 años, está ahora en un lugar que le resulta familiar: en el Condado Polk acusado de agresión sexual contra una menor de edad que es familiar.

En esta ocasión, García está acusado de agresión sexual contra una víctima menor de 12 años cuando una niña de ocho años le dijo a su madre que García abusó de ella en su dormitorio.

Según el reporte del arresto, en la primera ocasión, en 2013, García “huyó del país y no fue visto por la familia en el Condado Polk hasta finales del 2017, cuando comenzó a hacer algunos contactos con sus familiares”.

García, dijo la policía del Condado Polk, también se hace llamar “Lorenzo Sipriano”. Se trata de una situación muy familiar para la policía de Polk. Hace apenas dos semanas, antes de arrestar a García, la policía detuvo a Jesus Ramírez-Velasco acusado de 20 cargos de violación después que la hija de su novia le declaró a la policía que Ramírez-Velasco la había obligado a tener sexo con él por lo menos una vez a la semana durante cinco meses.

Ramírez-Velasco regresó ilegalmente al país tras haber sido deportado en el 2008 a México.

Los familiares de García se encontraron en una situación parecida el 24 de agosto después que la niña de ocho años le describió a su madre el horror que tuvo que vivir la noche anterior.

De acuerdo con el reporte del arresto, la niña dijo que García, que mide cinco pies, cuatro pulgadas y pesa 200 libras, entró en su dormitorio, le metió la mano en su ropa interior y le llevó la mano de ella hasta su pene. Cuando la pequeña trató de escapar, García empezó a toquetearla.

En el reporte del arresto se dice que la niña le dijo a García que tenía que usar el baño y que se quedó encerrada en él hasta que supo que se había ido.

García hizo lo mismo en el 2017, le dijo la niña a su madre, cuando ella estaba acostada en una hamaca. El 31 de agosto, según el reporte, la policía escuchó una llamada telefónica entre la madre y García en español y chatino, un idioma que se habla en la región de Oaxaca en el suroeste de México.

En la conversación, García le dijo a la madre que no recodaba haber hecho nada de lo que lo acusaban. Sin embargo, en un mansaje de texto, que se tradujo de español a inglés, García respondió a la acusación diciendo: “Perdónenme, no volveré a hacer eso ni acercarme a la niña. Les prometo que no va a pasar de nuevo. Yo estaba borracho y no me acuerdo. Lo único que recuerdo es que senataba sentado en una silla cuando me desperte, lo prometo...”.

García invocó su derecho a permanecer en silencio cuando investigadores hispanoparlantes se presentaron en su casa.

Está preso sin derecho a fianza. La Policía de Inmigración y Aduanas lo tiene detenido, dijo la policía de Polk.

  Comentarios